En el debate organizado por la alianza informativa de SEMANA y El Tiempo, el candidato Gustavo Petro respondió una pregunta incómoda sobre el lugar que tendrían Piedad Córdoba, Roy Barreras y Alfonso Prada en su eventual gobierno. En principio, el candidato respondió argumentando que dos de ellos son senadores electos y que abrirles un espacio diferente es imposible.

“Los dos primeros son senadores, no pueden jugar ningún papel en el Gobierno. Es absolutamente, constitucionalmente imposible”, dijo Petro.

Frente al cuestionamiento de la posible alianza entre su eventual gobierno y los parlamentarios, el candidato presidencial reiteró que son senadores.

“Su papel es ser senadores, parlamentarios como cualquier otro parlamentario”, recalcó.

Sin embargo, Alfonso Prada, jefe de debate de Petro, no tiene ese impedimento y el candidato presidencial no dudó en llenarlo de cumplidos. Mientras el exfuncionario de Juan Manuel Santos era director del Sena, el candidato calificó su gestión como “valiosa”.

“Ahora que ha estado de jefe de debate de mi campaña, he encontrado un señor decente, aplicado y trabajador. ¿Qué hará en el gobierno? Ya lo veremos. Me gustaría que estuviera cerca de la Presidencia, físicamente de la oficina de la Presidencia de la República”, aseveró.

Frente al cuestionamiento por ser el candidato de Juan Manuel Santos, dada la presencia de varios hombres cercanos al expresidente dentro de su campaña, Petro recordó que votó por su reelección.

“Quise que hiciera la paz y creo que casi hace la paz. Lo dije públicamente, no soy santista. Yo en ese momento era progresista, alcalde de Bogotá y me destituyeron. Ahí recobré mi capacidad de opinar políticamente”, respondió.

Recordó también que Santos era uribista y aseguró que no le importa el pasado político de las personas. “La sociedad colombiana tiene que reconciliarse y no puede pasar por juicios de pureza ideológica”.

2022-05-24

Otros Confidenciales

VICKY EN SEMANA

“La oposición a Gustavo Petro parece inexistente”

Ingrid Betancourt señaló que el acuerdo nacional es bueno, siempre y cuando no sea de “mermelada”.