El expresidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, exjefe de las Farc, ya parecen viejos amigos y lo confirmaron en el quinto aniversario de la firma del Acuerdo de Paz entre Colombia y la extinta guerrilla. Después del evento del gobierno de Iván Duque, ambos se fueron a tomar una cerveza en la Casa por la Paz, ubicada en Chapinero, para conversar sobre la media década que pasó desde que se consumó el pacto en La Habana.

“Un brindis por la paz de Colombia con las cervezas de los firmantes de la paz. ¡Salud!”, dijo Londoño, publicando la foto del encuentro.

Las fotos no faltaron y los trinos tampoco. En todos los ángulos, se les vio reír y compartir la bebida de la marca ‘La Trocha’, de fabricación artesanal y con manos de excombatientes de la extinta guerrilla. “Hija del proceso de paz, fabricada con amor fariano, anhelo de cambio y voluntad de paz”, se autodefinen ellos en redes sociales.

En el momento del brindis, Santos elogió la fabricación del producto. “Que este sea un momento feliz para brindar con una cerveza producida por excombatientes que hoy están en la vida civil. ¡Salud!”, exclamó el exmandatario.

Quien también tomó cerveza fariana fue el precandidato Juan Fernando Cristo, visitando Confecciones La Montaña, otro emprendimiento de excombatientes, con el expresidente.

“Las segundas oportunidades existen y debemos seguir trabajando por la implementación integral de los acuerdos, para que cada vez existan más emprendimientos de excombatientes y menos violencia”, señaló Cristo, con respecto al encuentro.

Los emprendimientos de excombatientes son un logro del Acuerdo de Paz, pero parece que toda la atención del expresidente en el aniversario de su máximo logro se la llevaron quienes hicieron parte de las Farc. Por esto, trasciende la pregunta: ¿habrá cerveza para las víctimas de los crímenes cometidos por la guerrilla que se enfrentó al país por cerca de 60 años?

2021-11-25

Otros Confidenciales

VACUNA

Coronavirus | Una mujer recibió por error seis dosis de la vacuna de Pfizer

Según expertos, la experimentación sobre los efectos de una posible sobredosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech se limitó a cuatro dosis, por lo que este caso de seis dosis es desconocido en la literatura médica.