streaming

Nick Offerman de ‘Pam & Tommy’: “La historia no es ni sexi ni picante, es asquerosa y triste”

Por: Alejandro Pérez Echeverry

Quizás lo recuerde por los memes que su primer gran personaje ha inspirado por casi diez años, pero desde entonces este versátil actor es una garantía de series inteligentes. Offerman, sensato, habló con esta revista sobre un estreno que genera prevención por su tema “asqueroso” pero cuyo comentario social sobre hacer de este un mundo imposible para las mujeres impacta fuerte.


Una expresión

En este punto de la historia, en esta era de redes, es prácticamente imposible que usted no se haya topado con uno de los millones de memes inspirados por Nick Offerman y su inolvidable personaje Ron Swanson, de la serie ‘Parks and Recreation’, que sigue alimentando risas en redes a diario y decorando fotos de perfiles en casi todos rincones del planeta. La personalidad fría y ‘mandonamente’ categórica de Swanson le da contexto al fenómeno, pero se puede argumentar que la sola expresión en el rostro del personaje ES el fenómeno. Simboliza el espíritu del empleado público que, con algo de poder, no puede evitar ser un convencido megalómano (y jodidamente gracioso). Y a nivel más básico, transmite la amargura del empleado convencido, y esa es global.

Como demuestra este trino, Offerman y su personaje siguen inspirando arte y comentarios cinco años después de que la serie se dejara de emitir. Hace días, en su cuenta de Twitter, Offerman compartió este fabulosos rompecabezas, que el fanático acompañó de la cita: “Me preocupa que hayas entendido ‘Dame muchos huevos y tocineta’; lo que dije fue ‘Dame TODOS los huevos y la tocineta que tengas‘”.

Ese rol lo puso en el mapa de la televisión hace diez años y esa expresión intemporal lo mantiene vigente en el mundo entero. Por eso, Nick Offerman sabe perfectamente lo que es el buen lado de esa viralidad, y es perfectamente consciente de que la balanza no va en ese sentido, sobre todo si se es mujer y, encima, figura pública. Y a pesar de las prevenciones sobre la serie ‘Pam & Tommy’, en la que la principal protagonista y mayor afectada no estuvo involucrada, Offerman aceptó. En esta entrevista explica por qué. Pero antes...

Pam Y Tommy Lee vivían un romance de película, pero al baterista se le fueron las luces, amenazó con un arma a un extrabajador que le reclamó un pago, y se llenó de "mal karma".
Pam Y Tommy Lee vivían un romance de película, pero al baterista se le fueron las luces, amenazó con un arma a un extrabajador que le reclamó un pago, y se llenó de "mal karma". - Foto: AP
'Pam & Tommy' en Star +
Los protagonistas la pasan mucho mejor al inicio de la serie que al final, y se hace valiosa en humanizar ese dolor de estas personas, especialmente el de Pamela, más allá de su dinero y de su línea de trabajo. - Foto: Star +

La trama

La miniserie de ocho capítulos que estrenó Star+ esta semana es arriesgada desde su manera de narrar el episodio y pintar su contexto. En sus tres primeros capítulos revela las rocambolescas circunstancias del robo del video sexual íntimo de la pareja del momento: Pam Anderson (bomba sexi, estrella de Baywatch y Playboy, interpretada increíblemente por Lily James) y su marido Tommy Lee (baterista de Mötley Crüe, encarnado por Sebastian Stan, que hace todo bien excepto lucir convincente en la batería).

Todo parece juego, vida intensa y diversión en este punto, pero antes de desatar esta caricaturesca montaña rusa de rock y fiesta, la primera escena de la miniserie explica su propósito final. Vemos a Anderson en el talk show de Jay Leno, y a este preguntarle socarronamente cómo se siente esa exposición que el video le provocó. “Horrible”, responde la rubia, deshecha por dentro. Luego trata de sonreírle a su audiencia para dejar el tema.

Desde ese inicio se nos presenta también otra cara de la moneda igual de importante. El autor del crimen, Rand Gauthier (Seth Rogen), un tipo común y corriente, que trabajaba en 1995 para Lee en la remodelación de su casa, fue despedido y humillado por el rockero. Gauthier no superó el hecho de ser pisoteado una vez más en la vida y, menos, amenazado con un arma de fuego. Así que se propuso robarle a Lee una caja fuerte para vengarse de él. Y, contra toda lógica, lo logró. En esta imaginaba objetos que luego vendería o con los que reclamaría su justo pago, pero encontró un casete que solo pudo ver gracias a un director porno que conocía y había trabajado. Aquí, Uncle Miltie (Offerman) entra en escena. De no ser por él y por sus conexiones en el bajo mundo, nada hubiera salido a la luz. No era un tipo bueno, tampoco un criminal, pero sí era débil ante la tentación. Y una vez supieron ambos lo que había en esa cinta, las ruedas del destino comenzaron a girar.

'Pam & Tommy' en Star +
Rand Gauthier (Seth Rogen) y Uncle Miltie (Nick Offerman) son los agentes del caos en 'Pam & Tommy'. La venganza del hombre común sale de manera muy distinta a la que imaginan. - Foto: Star +

Maneras e impacto

Al estilo de la gran película I, Tonya (el mismo director, Craig Gillespie, asume los tres primeros capítulos) la miniserie explica las causas y las absurdas circunstancias del crimen (y sí que atrapa este relato). En el proceso, pinta muchos detalles de la vida de estas dos figuras públicas millonarias con la vida perfecta y un romance de ensueño rockanrolero. También arma un panorama de esos años noventa en los que el VHS aún era rey, pero internet ya asomaba su revolucionaria cabeza.

Pero el tono cambia y la producción es muy hábil en que no desaparezca la intriga. Ahora duele ver, y los personajes siguen siendo ellos mientras la caricatura se desvanece. Nos reíamos de ellos, luego no tanto, y las diferencias entre la pareja se hacen evidentes, por mas que se adoren. El retrato de Pamela Anderson que entrega la actriz británica es nada menos que asombroso. El maquillaje hace un trabajo excepcional desde el que esta mujer nos entrega una mujer genuina y dulce que nunca quiso dejar eso de lado, y que soportaba humillaciones incluso en su trabajo exitoso en televisión antes desde este episodio.

La magia, parece radicar en que toda esta exposición entre ágil y jocosa se le devuelve a la cara al espectador. Porque si se mantiene ahí, le comienza a impactar, le hace cuestionar su participación en todo esto... en el morbo de consumir, en caer en el juicio rápido que azotó a esta mujer a una escala que ninguna antes había vivido por el hecho de vivir su vida afortunada sin pisar a nadie. Muchas mujeres siguen viviendo humillaciones en esta era de redes, y ver este impacto justifica la producción. Algunos no la verán como más que explotación, y algo de eso hay, es parte del comentario ‘meta’ y de la decisión de contar el cuento, pero diría las conversaciones y reflexiones que genera son duras y valiosas. Lograr esto con otra facha, para que cale, es destacable.

'Pam & Tommy' en Star +
Los malos tiempos dividen hasta los amores más profundos. - Foto: Star +

El hombre / el actor

Offerman no es una canción monotonal. En la comedia ha armado su nicho, actúa, escribe libros, hace rutinas de Stand Up Comedy, y en la actuación también ha saltado a otros géneros. Para la muestra, protagonizó la impresionante miniserie Devs de Alex Garland, un thriller de ciencia ficción impresionante. Pero con nosotros habló sobre ‘Pam & Tommy’, una producción a la que se le mira por encima del hombro, pero que detrás las risas y del morbo se guarda golpes emocionales contundes y un comentario social que impacta hoy.

SEMANA: Mucha gente puede reducir esta serie a una comedia de explotación, y por eso tiende a desecharla, pero va revelando mucho más que eso. ¿Qué lo hizo sumarse al este proyecto?

Nick Offerman: Cuando llegan ofertas de trabajo, tienes una corazonada de inmediato y tiene que ver con quién lo hace y quién se involucra. Si es gente cuyo trabajos conoces y respetas, mejor. Hace poco rechacé una oferta porque la persona no es agradable para trabajar. Así que tan pronto tu agente te menciona quién trabajarás, te haces una idea de aceptar o dejar pasar. La vida es muy corta para trabajar con gente tóxica.

En este caso, se trataba de Craig Gillespie, a quien realmente admiro desde I, Tonya; de Seth Rogen, de quien soy gran admirador y a quien no conocía, y de los escritores, Rob Siegel y DV DeVincentis. Yo conocía a Sebastian Stan (Tommy Lee) por I, Tonya, y conocía a Lily de Downton Abbey, pero en mi cabeza no lograba visualizarlo. Pero leí el guion y entendí el juego narrativo que proponía, un juego de carnada. Ellos te atrapan haciéndote pensar que es todo humor, morbo, sexo alrededor de este, y muy rápidamente te vas dando cuenta de los detalles, de cómo es posible que no se supiera todo esto que sucedió (detalles como que este obrero haya logrado ese robo del video, en una operación salida de ‘Los tres chiflados’ o de Buster Kaaton).

"Había que aclarar esto. Que Pamela sí fue una víctima. Y me sentí parte de esa sociedad cómplice. Entré cuando entendí que el show era entretenido y divertido pero con el corazón en el lugar correcto."

Y entonces viene el ‘switch’, en el que se gira la mirada. No solo porque se trate de Pamela Anderson y Tommy Lee, estas figuras sexis y roqueras, dejan de ser humanos. La historia no es ni sexi ni picante, es asquerosa y triste. Estos dos son víctimas de un crimen, y luego el mundo entero cae encima de esta mujer y le destruye la vida y la carrera. Nuestra cultura sexista y misógina destruye la vida de esta mujer. Y ella misma menciona temas tan duros como que si eres una puta en esta sociedad, o si así te ven, no tienes derechos. No puedes esperar privacidad. Y esto me resultó poderoso, y quise hacer parte de contar esta historia.

Había que aclarar esto. Que Pamela sí fue una víctima. Y me sentí parte de esa sociedad cómplice. Entré cuando entendí que el show era entretenido y divertido pero con el corazón en el lugar correcto. Espero que el universo haya logrado retribuir a Pamela algo de todo lo que le quitó.

SEMANA: ¿Le diría a Pamela algo para convencerla de ver el programa?

N.O.: Yo le diría a Pam, o a quien sea, que vea lo que quiera. Debería gustarnos lo que nos gusta. En esta era de tratar que los Derechos Humanos nos cobijen a todos, sigo aprendiendo a no avergonzar o juzgar a nadie, por lo que sea, por escuchar música Country. ¿Y sabes? Puedes -ríe-, si solo quieres comer tofu, dale.

"El punto de esta miniserie no es explotar a nadie, pero sí dar un marco de justicia para la manera en la que resultó pateada"

En el caso de Pam, siendo esta su historia, si tomara el peor capítulo de mi vida y alguien hiciera un show al respecto, no sé si lo quisiera ver, probablemente no. Seguramente me dolería revivir el momento y exponerlo al mundo de nuevo. No quiero especular sobre cómo se sentirá ella al respecto. Es una sensación extraña, he estado involucrado en varios shows en los que interpreto gente real, y siempre consideré mi responsabilidad de ser fiel a la historia, de involucrar algo de periodismo, especialmente cuando impacta a las personas como lo hizo en este caso. Pero sí espero que si lo ve, o si escucha sobre este programa, espero que entienda cuánto amor le tiene este programa. El punto de esta miniserie no es explotar a nadie, pero sí dar un marco de justicia para la manera en la que resultó pateada.

SEMANA: Desde muchos ángulos es estudio de la masculinidad en los noventa, y pone a los hombres y a la sociedad a revisarse. “El género masculino no es un buen género”, apuntala un personaje...

N.O.: Es interesante porque si hubieras querido retratar el lado oscuro de la masculinidad como lo era a mediados de los años noventa, sería mucho más sucio y feo de lo que lo mostramos en la serie. Esto sucedió muchísimo antes de que llegaran movimientos como #MeToo #TimesUp, que han sido cruciales y que ya era maldita hora de que llegaran. Pero como todo movimiento relacionado a Derechos Humanos, que sucedan no es el fin de la historia. Ahora, finalmente, hay gente que sufre las consecuencias de sus malas acciones, pero va a tomar mucho más tiempo para frenar el racismo, la homofobia, el sexismo. Es fantástico que estos temas estén recibiendo la atención que merecen.

Y, mencionando el mundo del porno. Más gente consume porno que drogas, pero como es tabú y de eso no se habla se permite que a estas personas se les discrimine, que la gente que trabaja en esta industria no tenga condiciones y derechos. Y ese es otro obstáculo más que enfrentamos como sociedad, preguntarnos por qué no se le puede tratar con respeto a esta gente que provee algo a lo que mucha gente acude. Y no hay nada de malo, solo el tabú, el terror de tener sexo antes del matrimonio, o ver la marihuana como una especie de mata infernal.

'Pam & Tommy' en Star +
Lo que tenía que vivir en el set de 'Baywatch' era parte de su trabajo, pero eso no lo hacía fácil. - Foto: Star +

SEMANA: En los años noventa, la sociedad y los medios maltrataban a mujeres por deporte y en su representación mediática eran explícitos en usarlas como carne...

N.O.: A mi cabeza vienen miles de portadas a lo largo de mi vida, y pienso sobre la evolución de lo aceptable en términos de normas sociales y también sobre las causas para la dismorfia física causada por las imágenes que se nos venden. Y hombres y mujeres sienten ese peso. Esta pregunta me lleva a esas tomas en Pam & Tommy, en el rodaje de ‘Baywatch’, en las que los directores se fijan específicamente en los planos de la cola de Pam Anderson y piden ajustes sobre los pliegues del vestido de baño. Y hoy tenemos esos programas de corte Isla Sexi, el Paraíso del amor, en los que abundan escenas de culos y tetas, donde se vende sexo abiertamente. Presentamos una versión noventera de esto, pero creo que hoy todavía prevalece y quizás se ha recrudecido. Esto es algo que espero enfrentemos pronto.

SEMANA: ¿Cuál fue la escena más divertida de rodar?

N.O.: Se me vienen a la cabeza tres opciones, pero destacaré la escena que compartimos con Seth (Roger) y Andrew Dice Clay, en la que nuestros personajes conocen a Butchie Perino, este ‘padrino’ que opera desde el “Restaurante y pizzeria Perino” y come cerezas al marasquino. Trabajar con esta figura avasalladora de mi juventud, ahora transformado en un mafioso del valle de San Fernando fue increíble. Él lo hizo bien y fue muy divertido interpretar a estos dos tipos estúpidos que tratan de perderle el miedo y hacer un trato con él. Otra escena divertida de realizar fue la que introduce a mi personaje cuando Seth lo busca, y va recorriendo el estudio de porno y presenta todo ese mundo.

'Pam & Tommy' en Star +
Del otro lado del video, estos dos. Rand Gauthier (Seth Rogen) y Uncle Miltie (Nick Offerman) "descubren" el video en una era en la que el VHS todavía era rey pero internet asomaba. - Foto: Star +

SEMANA: Cuéntenos de su personaje, Uncle Miltie, uno que rápidamente se rotula como el más asqueroso pero que permite mirar a la industria del porno en sus muchos matices. ¿Cómo lo preparó? ¿Tiene algo de usted?

N.O.: Hay muy poca información sobre Milton Engly, el hombre real, así que la mayoría de detalles vienen de la narrativa de Tommy Lee y de Rand Gauthier. Hay un gran podcast (del escritor Jon Ronson) llamado “Los últimos días de agosto” que me sirvió mucho. Sigue la historia de una actriz de porno que fue asesinada. En principio se pensó que era un suicidio, pero no estaba claro. Y entrevista a muchas personas de la industria, y fue una revelación.

También visité una prisión, como parte de un proyecto el que hago parte, y pasé un día entero hablando con convictos por asesinato. Me gustan proyectos que humanizan, al que entras con una especie de prevención, como un set de porno o un pabellón de convictos por asesinato; mundos de “Pecado” en donde todo el mundo folla todo el tiempo o donde estos “criminales terroríficos que matan gente”. Y en ambos casos, los conoces y no son más que personas. Los asesinos son, en su mayoría, gente con muy mala suerte, cuyas situaciones de vida los llevó a nacer en medio de problemas. Y mucho de lo que hacían nacía del desespero, uno que los llevó a la violencia, a cometer crímenes. A los actores de la industria pornográfica es lo que les ha permitido pagar su arriendo y hacer su mercado de manera más efectiva que otras que tenían disponibles.

"Humanizar a estos personajes era una misión, incluyendo a Miltie, quien es un pedazo de mierda. Todos los personajes de la serie escuchan a los ángeles y a los demonios en sus hombros en diferente medida de eficacia. Miltie es él quien escucha al demonio mucho más que el resto."

Humanizar a estos personajes era una misión, incluyendo a Miltie, quien es un pedazo de mierda. Todos los personajes de la serie escuchan a los ángeles y a los demonios en sus hombros en diferente medida de eficacia. Miltie es él quien escucha al demonio mucho más que el resto. Y hasta bien le ha ido, lleva su estudio, pero parece llevar sus cuentas por debajo de la mesa. Conoce criminales, hace tratos, pero es sobre todo la tentación de este video sexual de celebridades, el potencial valor, es su tiquete de lotería ganador. Lo ve como el dinero rápido, y esa no suele ser una buena manera.

'Pam & Tommy' en Star +
El trabajo de los maquilladores es nada menos que asombroso, y Lily Jamesdeja en su Pamela Anderson que cualquiera puede admirar y respetar. - Foto: Star +

SEMANA: El equipo de maquillaje hace un trabajo impresionante...

N.O.: Ojalá que el departamento de peluquería y maquillaje gane premios. Mi look fue increíble, pero con lo que lograron con Sebastian y Lily fue como ganarse los Olímpicos en su disciplina, impresionante.