deportes

Ni Lewandowski, ni nadie: Barcelona tiene tremendo lío para inscribir a sus fichajes

A dos días del partido contra el Rayo Vallecano, Xavi Hernández no podrá usar a ninguna de sus nuevas incorporaciones.


El FC Barcelona fue el equipo que más movimientos rimbombantes realizó en este mercado de verano. La llegada de Robert Lewandowski, Raphinha, Franck Kessié y compañía, a través de las cuatro palancas ejecutadas por la dirigencia, activó la ilusión de los hinchas para una temporada que se antoja positiva bajo el mando de Xavi Hernández.

A pesar de los problemas económicos que han aquejado al club catalán, su presidente Joan Laporta, acompañado de un grupo de trabajo efectivo, lograron conformar una plantilla de lujo, que este sábado ante el Rayo Vallecano iniciará el camino hacia la resurrección a nivel local y europeo.

El problema es que hasta ahora los fichajes no podrán jugar por falta de inscripción ante La Liga, pues el Barça no ha liberado espacio suficiente en la masa salarial para subir al sistema los nombres que llegaron este verano, incluidos Ousmane Dembele y Sergi Roberto, quienes desecharon su contrato anterior y firmaron bajo unas nuevas condiciones.

Son en total siete jugadores los que no podría usar Xavi para el debut frente al Rayo de Falcao García. Lewandowski, Dembele, Roberto, Raphinha, Kessié, Christensen y Jules Kounde, sin embargo, Laporta es optimista en poder desbloquear a los refuerzos antes del pitazo inicial en el Camp Nou este 13 de agosto.

FC Barcelona's Polish forward Robert Lewandowski (R) gestures next to Barcelona's Spanish President Joan Laporta during his official presentation at the Camp Nou stadium in Barcelona on August 5, 2022. (Photo by Pau BARRENA / AFP)
Robert Lewandowski es el nuevo responsable de los goles en el equipo de Xavi Hernández - Foto: AFP

“Todos aquellos que preveían malos augurios para nuestro club no calibraron la fuerza del Barça y la importancia de la marca Barça. No les hicimos caso y nos dedicamos a trabajar para volver a ser una referencia en el mundo del fútbol. El mundo del fútbol vuelve a mirar al Barça”, dijo el presidente esta semana, luego de confirmar que “se podrá inscribir a todos los jugadores”.

Para el club no solo representa la amenaza de no poder tener a toda la plantilla disponible para el primer partido oficial, sino la alerta por una posible rescisión unilateral de los contratos de Kessié y Christensen, que tienen el ‘derecho’ a finalizar sus vínculos si no los logran inscribir, de acuerdo a lo que reveló ESPN.

Laporta se refugia en el trabajo de su director de fútbol, Mateu Alemany, quien se encuentra al frente de las operaciones para liberar espacio en la masa salarial. Durante esta semana se han renegociado los contratos de Gerard Piqué y Sergio Busquets, no obstante, es insuficiente para poder dar el ‘ok’ a Lewandowski y compañía.

“Hemos trabajado y todavía estamos trabajando duro para que el Barça vuelva a ser una referencia mundial. Hemos trabajado para encontrar soluciones para revertir la difícil situación económica, para controlar el gasto, reducir la masa salarial y generar nuevos ingresos”, explicó el dirigiente en una reunión con las peñas (barras) del club azulgrana.

Al margen de esta situación complicada, en las oficinas del Barcelona no solo se enfocan en inscribir a los que ya están, sino en cerrar a un par de jugadores más que podrían sumarse al proyecto antes del final del mercado de verano el próximo 31 de agosto. Marcos Alonso, defensor del Chelsea, ya está prácticamente atado a los catalanes, mientras que el sueño de fichar a Bernardo Silva, procedente del Manchester City, vive sus horas más intensas con la ilusión por todo lo alto.

En caso de firmar estos negocios, irremediablemente el equipo español tendrá que vender y ya tiene algunas fichas en mente para hacerlo. Memphis Depay se debate entre Juventus y Tottenham al no encontrar sitio en un ataque nutrido, mientras que Frenkie De Jong es el as bajo la manga para hacer caja en este sentido. Chelsea parece tomar la delantera por el neerlandés, que ha puesto obstáculos para salir a raíz de un multimillonario contrato que acordó con la directiva de Josep Bartomeu y que quiere cobrar hasta el último centavo antes de irse.