Tendencias

Home

Economía

Artículo

- Foto: Medios y Media / Getty Images

mundo

Latinoamericanos venden sus casas y toman más préstamos por deudas ocasionadas por la pandemia

La Cepal reveló que los actuales niveles de pobreza y desigualdad no se veían en América Latina desde hacía dos décadas.

Los avances que había logrado América Latina en términos de reducción de la pobreza y consolidación de la clase media durante la última década sufrieron un notable retroceso por cuenta de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reveló recientemente que 22 millones de latinoamericanos entraron el año pasado a la franja socioeconómica de pobreza, de manera que la región ya acumula 209 millones de personas sin las condiciones básicas para llevar una vida digna.

El organismo internacional agregó que esos niveles de pobreza y pobreza extrema no se veían en América Latina desde hacía una o dos décadas, mientras que las desigualdades y falencias del mercado laboral se han profundizado.

Las deudas generadas durante un poco más de un año de pandemia han obligado a miles de latinoamericanos a vender sus casas y tomar nuevos préstamos con el objetivo de sobrellevar la crisis económica, además de que muchos han tenido que pagar atención médica particular pues la capacidad hospitalaria de algunos países de la región no ha dado abasto.

En Paraguay, por ejemplo, se estima que apenas un 20 % de los casi 7 millones de habitantes del país tienen cobertura sanitaria de la seguridad social, mientras que un 7 % contrata seguros privados y el resto acude a la red estatal para recibir atención médica, lo que revela las profundas desigualdades alertadas por la Cepal.

El centro calificó como “aterradoras” las últimas cifras del Dane sobre que el 35 % de la población fue pobre en 2019 y señaló que hay incertidumbre sobre el alcance de este número para 2020 por la pandemia de la covid-19.
Las deudas generadas durante un poco más de un año de pandemia han obligado a miles de latinoamericanos a vender sus casas y tomar nuevos préstamos. - Foto: Getty Images

La expansión del mercado laboral informal y la profundización de los índices de desigualdad han afectado en mayor medida a la población femenina y a los jóvenes en América Latina. Si bien el impacto ha sido significativo, desde la Cepal reconocen que los planes sociales desplegados por los Estados hicieron que los efectos no resultaran peores.

“Los Gobiernos de la región implementaron 263 medidas de protección social de emergencia en 2020. Estas alcanzaron al 49,4 % de la población, aproximadamente 84 millones de hogares o 326 millones de personas. Sin esas medidas, la incidencia de la pobreza extrema habría alcanzado el 15,8 % y la pobreza el 37,2 % de la población”, precisa el informe.

No obstante, el organismo también agrega que la situación puede empeorar si los Gobiernos latinoamericanos no mantienen los esfuerzos para tomar medidas que permitan una recuperación económica acelerada, un plan de vacunación eficiente y una reactivación del mercado laboral lo antes posible.

La pandemia profundizó los problemas

“La pandemia irrumpe en un escenario económico, social y político complejo: bajo crecimiento, aumento de la pobreza y crecientes tensiones sociales. Además, pone al desnudo las desigualdades estructurales que caracterizan las sociedades latinoamericanas y los altos niveles de informalidad y desprotección social, así como la injusta división sexual del trabajo y organización social del cuidado”, aseguró la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

Hay un índice alto de informalidad de las mujeres migrantes venezolanas en Colombia, lo que les impide tener una protección social. - Foto: Getty Images

De acuerdo con las nuevas proyecciones reveladas en el informe, la región registra una caída del PIB de -7,7 %, mientras la tasa de pobreza extrema se situó en 12,5 % y la tasa de pobreza alcanzó el 33,7 % de la población.

Ello supone que el total de personas pobres ascendió a 209 millones a finales de 2020, lo que corresponde a 22 millones de personas más que el año anterior. De ese total, 78 millones de personas se encontraron en situación de pobreza extrema, 8 millones más que en 2019″, explica el estudio de la Cepal.

El documento también indica que las brechas han golpeado con mayor fuerza a los habitantes de áreas rurales, entre niñas, niños y adolescentes; indígenas y afrodescendientes; como también a la población rural o urbana con menores niveles educativos.