empresas

Cerrejón denunció el ingreso, sin permiso, de senadora Aída Avella a predios de su propiedad

La senadora viajó a La Guajira para denunciar las supuestas afectaciones causadas por el desvío del arroyo Bruno, pero la compañía las desmiente.


La compañía Cerrejón, que produce carbón en el departamento de La Guajira, rechazó la entrada, sin autorización, de la senadora Aída Avella del partido Unión Patriótica, a un área propiedad de la compañía el pasado 21 de mayo. Así mismo, manifestó su rechazo a “las graves insinuaciones en relación con las amenazas a líderes sociales”.

Cerrejón calificó como “grave” este incidente, que fue identificado por el equipo de seguridad de la compañía y confirmado a través de un video publicado en la cuenta de la senadora, quien estuvo acompañada de otras personas, entre ellas, la esposa de un alto directivo del sindicato Sintracarbón y cuatro miembros armados de la Unidad Nacional de Protección.

La compañía aseguró que en sus registros no hay ninguna solicitud de visita a sus instalaciones por parte de la senadora o de sus acompañantes. “Todas las personas que deseen acceder a nuestros predios pueden hacerlo previa coordinación. Más de 7.000 personas lo han hecho desde que comenzó el proyecto, incluidas las comunidades y terceros contradictores”, aseguró.

Ante las declaraciones de Cerrejón, la senadora Aída Avella aseguró que ella y su equipo hicieron un recorrido no mayor a tres kilómetros para observar el arroyo Bruno, pero no encontraron “ningún letrero de propiedad privada, prohibición del paso o algo parecido”. Sin embargo, cuando estaban de regreso, se encontraron con vigilantes de la compañía, quienes les advirtieron que la zona era propiedad privada, por lo que la abandonaron.

Cerrejón también aseguró que rechaza “las mentiras y las peligrosas insinuaciones lanzadas por la senadora en redes sociales” sobre las afectaciones causadas por el desvío del arroyo Bruno y, al respecto, decidió hacer varias aclaraciones.

La primera es que el área en la que se hizo la grabación está a unos tres kilómetros de distancia, aguas arriba, del nuevo cauce del arroyo Bruno. Es decir, son parte del cauce natural y se encuentra ubicada antes del área de desviación, por lo que no ha sido intervenida por parte de Cerrejón.

Otra de las imágenes, que se muestra como imagen de apoyo, está a algo más de 100 metros de la vía nacional que conduce hacia los Remedios y a más de tres kilómetros del cauce modificado, según Cerrejón. Por último, la compañía aseguró que otra de las tomas que muestra es en la zona de descarga de la laguna Potrerito, a tres kilómetros de distancia del nuevo cauce del arroyo Bruno. “Ninguna de las tomas se hizo en el nuevo cauce”, agregó.

Cerrejón aseguró que ha sembrado más de 33.500 árboles en el área del nacimiento del arroyo Bruno.
Cerrejón aseguró que ha sembrado más de 33.500 árboles en el área del nacimiento del arroyo Bruno. - Foto: Cerrejón

Además, dijo que las lagunas existentes en el área son lagunas de sedimentación y, por lo tanto, contrario a lo que se ha señalado en las redes y la insinuación de estar contaminando el arroyo, se trata de una medida de mitigación para remover los sedimentos de las escorrentías y asegurar el cumplimiento de la normatividad en materia de vertimiento.

Con respecto a esa misma acusación, la compañía mencionó que la calidad del agua en el nuevo cauce del arroyo Bruno es óptima, “tal y como lo demuestran los análisis periódicos reportados por un laboratorio externo que está acreditado por el Ideam”.

Cerrejón aseguró que las obras de modificación parcial del arroyo Bruno consistieron en mover 700 metros al norte un tramo de 3,6 kilómetros, replicando las condiciones físicas y bióticas naturales en la cuenca baja del arroyo, en predios de propiedad de Cerrejón y ubicados dentro del área de sus títulos mineros. El sector en el que se llevó a cabo el desvío eran antiguas fincas ganaderas en la que no había presencia de comunidades.

La productora de carbón también manifestó que ha sembrado más de 33.500 árboles en el área del nacimiento del arroyo Bruno y ha implementado proyectos con las comunidades para cuidar estos árboles, en las que las mismas se benefician económicamente de dicha actividad. Mientras que en el nuevo cauce se han sembrado 12.000 árboles, los cuales están identificados y marcados para su control.