especial 100 empresas

Crecimiento saludable: EPS Sanitas se consolidó como líder de crecimiento por quinto año consecutivo

Las EPS del país tuvieron que prepararse con rapidez ante lo que estaba por venir: aumentaron sus unidades de cuidados intensivos, capacitaron a su recurso humano e implementaron la telemedicina. Así lo vivió EPS Sanitas.


Una verdadera carrera por la salud de los colombianos comenzó el 6 de marzo de 2020, cuando se confirmó el primer caso de coronavirus en el país. Desde ese momento, las entidades promotoras de salud (EPS) comenzaron a adaptar su atención y servicios a los requerimientos de esta enfermedad. Juan Pablo Rueda, presidente de la EPS Sanitas, asegura que en cuanto empezó esta situación, la organización fijó como objetivo primordial salvar el mayor número de vidas posibles.

“Después de todo este tiempo, lo que hemos encontrado es que se han logrado unos niveles de mortalidad no solo mucho más bajos que los del resto del país, sino que en cifras comparables a los de ciertos lugares del mundo en los que ha habido un buen manejo de la pandemia”, destaca el directivo.

Para hacerlo posible debieron apostarle a una transformación importante de su modelo de atención desde diversos frentes. Esta estrategia permitió que la letalidad entre los afiliados a esta EPS fuera solo una tercera parte de la registrada en la nación. Y consolidarse, por quinto año consecutivo, como líder de crecimiento en el mercado.

La EPS Sanitas forma parte del Grupo Keralty, que el año pasado hizo inversiones por 226.467 millones de pesos para prepararse y estar en la primera línea de batalla contra el virus.

El grupo implementó estrategias de atención domiciliaria, como la teleconsulta, para brindarles protección y seguimiento a los usuarios, incluso durante los confinamientos. De igual manera, amplió la capacidad de unidades de cuidados intensivos: antes de la pandemia tenía cerca de 74, y hoy ya superan las 462.

Como parte de su cambio, también adecuaron cinco hoteles en distintos lugares del país a fin de extender su capacidad hospitalaria y responder a la demanda de atención de los pacientes. Rueda destacó los esfuerzos que hizo el Gobierno nacional para apoyar dicho proceso, con el suministro de equipos médicos como los ventiladores, que han facilitado la atención y esa capacidad de expansión.

De igual manera, la EPS Sanitas ha liderado la realización de pruebas de covid, llegando a hacer más de 13.000 al día.

Además de su crecimiento en sitios físicos, han trabajado en sus canales virtuales para fortalecer la atención de pacientes, e inclusive han incursionado en la implementación de chatbots, un soporte importante para el relacionamiento con los usuarios.

Un mal conocido

“La pandemia llegó al país en un momento en el que teníamos muchos temas no resueltos en términos de flujo de caja y de financiación del sistema”, dice el ejecutivo. A las EPS no solo las embargó la incertidumbre por el misterioso virus que se extendía por el mundo, sino también por un mal conocido que amenazaba con ponerlas en cuidados intensivos.

En ese sentido, el Acuerdo de Punto Final era un tema importante en la agenda del año pasado. Sin embargo, Rueda asevera: “No hemos avanzado mucho y ahí todavía hay unos volúmenes importantes de recursos, no solo para esta EPS; también para el sistema en general, que, desafortunadamente, aún no han fluido y que ayudarían a balancear un poco las cargas fuertes que han tenido tanto aseguradoras como prestadoras”.

Estos asuntos pendientes, sumados a los retos financieros que ha implicado reforzar su operación durante la pandemia, están llevando al sistema a una situación compleja. Para Rueda, “no solo estamos enfrentando una dificultad epidemiológica muy fuerte, sino que además estamos enfrentando como sistema una dificultad de financiación muy grande”.

Atender los desafíos de la propagación del coronavirus no solo implicó una inversión importante en la transformación del cómo prestar los servicios de salud, pero asimismo en fortalecer el recurso humano, el quién está detrás de esa gestión. Rueda afirma que “tan importante como ha sido proteger a nuestros usuarios, para nosotros también ha sido proteger a nuestros trabajadores”.

Durante la crisis sanitaria, la EPS Sanitas ha mantenido las condiciones y la vinculación laboral de sus colaboradores y, además, ha ampliado su planta de personal. De 6.165 empleados en su nómina directa pasaron a 8.608 al cierre del mes anterior. Lo anterior representó un crecimiento del 30 por ciento aproximadamente, algo clave para responder a las necesidades de atención de los afiliados.

default
- Foto:

También fue fundamental que los trabajadores se comprometieran con lo que estábamos haciendo como organización y reconocieran que, aun si no estaban desarrollando su labor tradicional, estaban siendo valiosos y aportándole a la sociedad y a la protección de nuestros afiliados. Eso ha sido importante; ha sido uno de los motores que nos han permitido tener los buenos resultados que hemos logrado”, agrega.

Mantener el ritmo de crecimiento que venía presentando la EPS Sanitas fue uno de los mayores desafíos. Y lo logró, consolidándose por quinto año consecutivo como líder de crecimiento en el mercado.

Días antes de iniciar la pandemia, la entidad tenía 3.260.000 afiliados en el Plan de Beneficios en Salud, a los que se sumaron 693.000 usuarios en este último año, lo que equivale a un crecimiento del 21 por ciento. “Ha sido resultado de un esfuerzo grande no solo de nuestros equipos comerciales por mantener su gestión, sino también de la construcción de un modelo que sin duda generó confianza en muchos colombianos”, resalta Rueda.

Por su parte, en el Plan de Atención Complementaria también presentaron un crecimiento importante, pasando de 109.000 a 146.000 usuarios, lo que representa un incremento del 32 por ciento. Así mismo, ampliaron la cobertura de esta línea a diez nuevas ciudades del país.

De acuerdo con Rueda, esta evolución responde a la construcción de un modelo no solo de atención en salud; también de servicio, que ha respondido a las necesidades particulares de los ciudadanos en medio de la crisis sanitaria.

La proyección de EPS Sanitas es cerrar 2021 con 4.030.000 afiliados en el Plan de Beneficios en Salud, y con cerca de 200.000 en el Plan de Atención Complementaria.

En 2020 se logró la apertura de diez nuevos centros médicos en varias ciudades de Colombia y una nueva central de urgencias en Bogotá. Para este año, se adelantan más de 20 estrategias de desarrollo de sitios de atención; varios de estos son unidades de urgencia de baja complejidad.

De igual manera, como Grupo Keralty continúan los planes de inversión y crecimiento en las diferentes naciones donde tienen operación.

“Crecer durante los tiempos de la pandemia no ha sido fácil. Nosotros, a pesar de que teníamos y hemos tenido una estrategia muy clara en términos de a dónde queremos llegar como organización, nos ha sorprendido lo que se ha logrado durante este último año”, celebra Rueda.

Noticias relacionadas