empresas

¿Cuáles son los nuevos retos de las empresas en la era poscovid?

Un estudio reveló que solo el 48 % se han adaptado a las nuevas exigencias, no solo en materia tecnológica.


Así se haya dicho más de lo deseado, cada vez es más notorio que la pandemia de la covid-19 cambió muchas cosas en el mundo. Los retos que trajo consigo este suceso mundial obligaron a que las personas cambiaran la forma en que venían haciendo las cosas para no perecer, especialmente en materia de negocios.

Como resultado de esto, hoy en día se ven avances en áreas como el comercio electrónico, la salud, el fortalecimiento del mundo digital y hasta la manera en que normalmente se compraba. La sociedad descubrió muchas maneras diferentes de hacer las cosas, lo que sin duda se tradujo en un avance notable para todos.

No obstante, algunas empresas aún no tienen claro lo que está pasando y hacia dónde apuntar, razón por la cual, hoy más que nunca, las organizaciones necesitan aprender, desaprender y adaptarse rápidamente. De acuerdo con expertos, esto solo se logra teniendo una fuerza de trabajo con las competencias requeridas para hacerlo.

Según Natalia Camacho, consultora sénior de Estrategia de Talento de Mercer para Colombia, las empresas que invierten en la formación de líderes y en su desarrollo tienen mejores resultados para el equipo de trabajo. Esto se debe entender como un impacto positivo que se puede evidenciar con mayores índices de fidelización de sus colaboradores.

“Eso significa que las empresas necesitan tener sucesores listos que ocupan, en algunas ocasiones, roles de liderazgo y en otras, posiciones de tipo técnico que hacen posible la viabilidad de un negocio. Sin embargo, el 32 % de los directores de recursos humanos afirma no saber qué talento tienen disponible en sus organizaciones”, dijo Camacho.

Esta profesional agregó que apostarle al talento humano es la mejor manera de ir de la mano con los retos que está imponiendo esta nueva era. En este punto, asegura que es importante el liderazgo, ya que según el estudio Global Talent Trends de Mercer, el desarrollo de nuevas habilidades y el trabajo con líderes construyen una propuesta de valor para el empleado, que hace que la gente se quede, sea más productiva e impacte positivamente en los indicadores de negocio.

“¿Por qué las empresas requieren del liderazgo como una parte de la estrategia integral del talento? Básicamente, porque se necesita sostenibilidad en una organización; con la llegada de modelos híbridos de trabajo, equipos diversos, transformación digital y automatización de procesos que se han potencializado en los dos últimos años, los líderes deben empezar a asumir estos nuevos retos”, indicó esta consultora.

El 24 % de las compañías dice tener sucesores listos para ocupar todos los puestos críticos de su estructura. Por consiguiente, se necesita tener sucesores preparados con habilidades que, adicionalmente, están enmarcadas en lo digital. El 48 % de las organizaciones que hicieron parte del estudio global de tendencias de Mercer señaló que tuvo que adaptar esas nuevas habilidades.

“Identificando la nueva realidad de las compañías, Mercer ha encontrado cuatro grandes desafíos post COVID- 19 que deben asumir las organizaciones y diseñó una solución organizacional llamada LiderazGO, la cual consiste en preparar, desarrollar e impulsar líderes para ser agentes de cambio dentro de las compañías, generando beneficios materializados en resultados en el ámbito empresarial, los cuales buscan impactar positivamente los equipos de trabajo”, explicó Natalia Camacho.

El primer eje es la innovación, teniendo presente que las empresas deben concentrarse en el futuro para tratar de anticiparse y analizar cuáles son las habilidades que hay que formar. Por lo tanto, la transformación de los procesos y la evolución de los sistemas para contribuir en la agilidad y eficiencia de las personas y de la operación serán claves para las organizaciones.

Lo segundo, según Mercer, es la velocidad de adaptación, ya que se requiere de esta competencia de liderazgo para gestionar un mundo de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA), en donde el agilismo, el mindset digital y la flexibilidad de aprendizaje sean protagonistas.

Se necesitan aproximadamente unas 12 competencias que se pueden agrupar en tres: las primeras están muy orientadas al pensamiento, innovación, resolución de problemas y visión global. Las segundas, con la inteligencia emocional, cómo se conoce, cómo se autogestiona y cómo puede conectar con otros. Las terceras son todas estas habilidades que tienen que ver con la interacción, con la conexión y comprensión con los demás”, dijo la consultora sénior de Estrategia de Talento de Mercer.

Luego de esto viene el uso de la tecnología y la forma como se percibe la realidad a través de la ciencia, usando los recursos tecnológicos para estar a tono con lo que se requiere. Una muestra de ello puede ser la realidad aumentada, realidad virtual, tecnologías de realidades inmersivas que permiten hacer entrenamientos como de polígonos, haciendo que la innovación apoye a las empresas en la eficiencia.

“Por último, pero no menos importante, está el cambio cultural, el mayor desafío post COVID. El marco legal en la mayoría de países no está claro; no obstante, dentro de ese cambio cultural, el camino va orientado hacia los modelos de trabajo flexibles, lo que va a implicar que exista mayor confianza, empoderamiento y empatía”, dijo Natalia Camacho.

El informe de Mercer hace un llamado para que las empresas no se estanquen con respecto a los procesos de innovación y no se queden solo con lo que ya está hecho, advirtiendo que esto podría repercutir en una pérdida de competitividad.