bancos

Davivienda pasó de ser la casita roja a la casita digital

Javier Suárez, nuevo presidente de Davivienda, dice que hoy 90 por ciento de sus 18 millones de clientes usan sus plataformas digitales. También explica el éxito de Daviplata y hacia dónde quieren llevar a esa unidad.


SEMANA: ¿Cómo le fue al banco en 2021?

JAVIER SUÁREZ: Fue un año de franca recuperación, particularmente en el segundo semestre, cuando la economía empezó a reactivarse de forma vigorosa. Aunque aún el desempleo no ha regresado a los niveles de un dígito que todos quisiéramos, es un hecho que los alivios otorgados a los clientes financieros les dieron aire para que, una vez la economía retomara su senda de crecimiento, ellos pudieran seguir demandando crédito y atendiendo sus compromisos con los bancos. Durante este periodo, el sector financiero fue parte de la solución, pues aprendimos que en un trabajo conjunto con los clientes pudimos salir adelante como sociedad. Eso es muy positivo y explica el crecimiento por encima del 10 por ciento que tuvimos en 2021.

SEMANA: En algún momento se temió que los alivios a deudores y el desempleo iban a disparar la morosidad. ¿Sí fue así?

J.S.: Al comienzo de la pandemia, había una incertidumbre muy grande, pero en 2021 empezamos a ver una mejora sostenida en la cartera y un interés de los clientes de ponerse al día. Hay que destacar la cultura de pago de los colombianos, habrá excepciones, pero el que se cuelga es por alguna dificultad y no por gusto. Nuestra forma de abordarlo es buscar una solución en conjunto con el cliente, que no puede ser la de no pagar, porque así el sistema no funciona, pero sí encontrarnos en un punto medio. Ya los niveles de riesgo de la cartera son comparables con los de prepandemia. Eso nos hace ser optimistas con la recuperación.

SEMANA: ¿Cuáles fueron los resultados de la operación de Davivienda en 2021, incluyendo lo que tienen fuera del país?

J.S.: Cerramos con un poco más de 1,2 billones de pesos en utilidades, lo que casi triplica el dato de 2020. Fue un crecimiento enorme, como el de todos los bancos, y creemos que hay espacio para seguir mejorando en 2022.

SEMANA: En el ranking de los bancos por utilidades, ustedes se han consolidado en el tercer lugar. Entre sus metas como ‘nuevo capitán’, ¿se encuentra la de subir en el escalafón o se sienten cómodos en esa posición?

J.S.: Cuando uno mira las entidades financieras, estas no son del todo comparables, pues algunas tienen presencia internacional de diferente envergadura y otras tienen negocios adicionales. Por ende, al comparar solo la operación bancaria en Colombia, ya somos por cartera el segundo banco del país. Hemos venido ganando participación de mercado en los últimos años, y nuestra intención, por supuesto, es seguir en esa senda.

SEMANA: Uno de los negocios que se disparó con la pandemia es Daviplata. ¿Qué viene con esa plataforma?

J.S.: La transformación digital, que dio origen a Daviplata, ha sido nuestra bandera desde hace muchos años. Es un tema que está en nuestra estrategia y que no solo incluye a Daviplata, sino al Davivienda tradicional, término que no me gusta porque nuestros 18 millones de clientes saben que somos de todo menos tradicionales. Davivienda ya es muy digital y eso se complementa con Daviplata y otras alianzas con terceros, como la que tenemos com Rappi. Hoy el 90 por ciento de los clientes de Davivienda en Colombia usan plataformas digitales, y el año pasado más de la mitad de las transacciones del banco fueron digitales. Es más, en 2021, por primera vez en Davivienda, se abrieron más productos (cuentas de ahorros, créditos, tarjetas, etcétera) por el celular que de forma presencial.

SEMANA: ¿Y Daviplata?

J.S.: Daviplata es una plataforma muy particular, que el año pasado estuvo al servicio del país, pues a través de ella se entregaron casi el 70 por ciento de los auxilios que dio el Gobierno en la pandemia; y lo logramos porque teníamos la capacidad para aguantar un incremento en las transacciones. Así pudimos pasar de 6 millones de clientes prepandemia a 14 millones hoy. Además, es muy importante la inclusión financiera que se logró en ese proceso, pues casi 4 millones de esos nuevos clientes no tenían productos con el sector financiero. A ellos se suman otros clientes que ya estaban bancarizados, pero que usan Daviplata para transacciones sencillas y que antes hacían en efectivo. Yo la uso y confieso que cargo muy poquito efectivo. Me sirve hasta para pagar los aguacates en el puesto de la esquina. En resumen, vemos a Daviplata como la banca fácil.

SEMANA: ¿Han exportado Daviplata a los otros países en donde tienen presencia?

J.S.: Sí, ya lo tenemos en Honduras y lo estamos llevando a otros países en la región. Estamos aprendiendo sobre una plataforma que se puede volver universal, y en eso se concentrarán nuestras inversiones. Queremos ampliar la frontera digital, pues esa será la que nos permitirá estar en cualquier parte y, al mismo tiempo, más cerca de los clientes.

SEMANA: Siendo Daviplata tan exitosa, ¿han pensado en escindirla de Davivienda y tal vez listarla en bolsa como lo están haciendo otras fintech?

J.S.: Nuestro foco no está en si lo escindimos o no, tampoco en capturar un valor con una salida a bolsa. Eso no quiere decir que no lo vayamos a hacer, pero no es lo prioritario. Nuestro foco es que sea la mejor alternativa de banca más fácil y accesible para los colombianos.