inversionistas

Comercio y energía impulsaron una buena jornada en la Bolsa de Valores de Colombia

Ecopetrol también terminó el día con buenos resultados.


Al parecer el temor e incertidumbre que hay en los mercados internacionales por la tensión entre Estados Unidos y China jugó a favor del mercado nacional de valores, este martes –2 de agosto–, que cerró con un repunte que lo puso en niveles que no se veían desde la semana pasada y fortalece el optimismo entre los inversionistas.

De acuerdo con los reportes de la Bolsa de Valores de Colombia, al término de las operaciones el índice MSCI Colcap finalizó en terreno positivo tras lograr un crecimiento del 0,72 % y cerrar en 1.281,28 unidades, por encima de las 1.272 que marcaron la referencia para hoy.

Vale la pena recordar que ayer lunes, en su primera sesión de agosto, este indicador no tuvo un buen día y terminó sobre las 1.272,10 unidades, cayendo un -1,84 % respecto a las 1.295 que estaban de referencia. Desde su apertura ayer, los registros de este indicador mostraron una leve tendencia a la baja que se mantuvo durante todo el día; no obstante, la dinámica de hoy fue diferente.

Entre tanto, al parecer los recientes anuncios de Ecopetrol en materia de gas con los hallazgos ‘off shore’ y hasta la posibilidad de importar gas natural por la costa Pacífica, tuvieron acogida entre los analistas e inversores, ya que el precio por acción de esta compañía se disparó y regresó a la barrera de los 2.300, tras obtener un crecimiento del 2,22 %.

Este es uno de los mejores resultados para esta firma en las últimas semanas. Basta con tener presente que ayer mantuvo una tendencia a la baja y terminó con una caída del -1,32 % y un precio por acción de 2.250 pesos, afectada, entre otras cosas, por la baja en los precios internacionales del petróleo y la incertidumbre que hay en este mercado, ante los anuncios que haga la Opep+ sobre sus niveles de producción.

Cemex LatAm Holdings fue la acción más valorizada del día y encabezó el grupo de los mejores rendimientos tras crecer un 8,50 % y finalizar con un precio por acción de 3.038 pesos. A esta le siguieron Éxito, con un resultado positivo del 3,73 %, Canacol Energy que subió un 3,49 %, preferencial Bancolombia que aumentó su cotización un 2,78 % y BVC, con un 2,67 %.

Caso contrario sucedió con Nutresa, que pese a los buenos reportes de utilidades que se conocieron la semana pasada, hoy cayó un -2,80 % y encabezó el ranking de las más desvalorizadas, seguida por Cementos Argos (-2,18 %), Grupo Energía Bogotá (-2,16 %), Grupo Bolívar (-1,99 %) y Mineros (-1,86 %).

Empresas de personas naturales y con poco empleo, lo que más se crea en el país

Es bien sabido que en Colombia es bajo el recaudo tributario y el mercado laboral no se mueve mucho de la estación en la que se ha estancado desde hace tiempo, en donde está rodeado de informalidad y poca generación de empleo digno.

La dinámica en creación de empresas se está dando, según los números, pero no se trata de compañías que tengan garantizada su sostenibilidad en el largo plazo, pues la mayoría son de personas naturales, es decir, unipersonales que a veces trabajan por cuenta propia, con su creador asumiendo todo el riesgo que implica producir, lo que –en general– las lleva a permanecer muy poco tiempo en el escenario del tejido empresarial.

Esa es la realidad que mostró el Dane, al presentar los resultados del Relab (Registro Estadístico de Relaciones Laborales) en el que se observa que hacer un plan en el país, en materia laboral, será todo un desafío para el gobierno del presidente electo Gustavo Petro.

Aunque el directorio de empresas que ha construido la entidad de las estadísticas en Colombia alcanzó 5,7 millones compañías inscritas en 2021, lo que representa un crecimiento del 13,1 %, 4.837.778 son registradas como persona natural y 866.530 como personas jurídicas.

El 98,1 % son microempresas, 1,4 % son pequeñas empresas, 0,4 % son medianas compañías y solo el 0,1 % están registradas como grandes empresas. Ese panorama, por supuesto, también es una de las razones de que en Colombia se tenga un bajo recaudo tributario y las compañías que aportan tributos sientan que sobre ellas hay una pesada carga.