Tendencias
Televisores.
Televisores. - Foto: Getty Images

día sin iva

A prepararse para los Días sin IVA: el Gobierno ya no eliminará las jornadas y los comerciantes seguirán aprovechando para sacar sus descuentos

Dentro de los ajustes del texto de reforma tributaria se contempla no eliminar los tradicionales Días sin IVA, pero se propone que tengan una transformación.

El proyecto de ley de Reforma Tributaria del gobierno Petro, que inicialmente contemplaba la posibilidad eliminar los Días sin IVA que había instaurado el gobierno Duque, busca que ya no se quiten las jornadas. Desde que comenzó esta semana, el texto del proyecto ha tenido algunos cambios, según dio a conocer el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, al término de las reuniones con los ponentes de la Tributaria.

Esta vez, son buenas noticias para los comerciantes que habían manifestado su descontento cuando se anunció la posible eliminación de los Días sin IVA que, por supuesto, ellos aprovechan para atraer a clientes que quieren disfrutar de los descuentos que ofertan dueños de negocios en el país; pues ahora, según la propuesta, el primer día se realizará el próximo año 2023 entre febrero y marzo.

“Desde Fenalco celebramos que se mantengan los Días sin IVA, pero transformándolos hacia productos elaborados y producidos en Colombia. De esta manera se continúa estimulando el pequeño y mediano comercio y también la producción y la industria nacional”, aseguró el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

De acuerdo con el Gobierno nacional, en las jornadas se aplicarán los descuentos del impuesto solo para productos colombianos y para artículos de precio inferior a 3 millones de pesos. La idea es que para el próximo año sea realizada la jornada en dos fechas, en febrero y agosto.

“Veo que es una buena alternativa. De hecho, ya había estado hablando con Fenalco sobre esa materia. Eso sí, productos nacionales, porque los Días sin IVA que venían funcionando antes tenían básicamente productos importados”, indicó el ministro de Hacienda al respecto.

Sin embargo, la iniciativa puede tener ajustes, la ponencia de la Reforma Tributaria será radicada el próximo lunes –3 de octubre– ante el Congreso de la República. El ministro de hacienda también se refirió a los impactos fiscales de los Días sin IVA, asegurando que “según la Dian, será realmente pequeño, unos $100.000 millones, pero tendría un impacto social interesante y un impacto sobre la industria nacional positivo”, puntualizó Ocampo.

Otros cambios del Proyecto de Reforma Tributaria

Bebidas azucaradas

El impuesto a las bebidas azucaradas también ha sido el punto de quiebre para muchos sectores, sobre todo para los restaurantes y tiendas de barrio, que han manifestado descontento; el ministro aseguró esta vez que: “Va a quedar, por lo menos en un par de años, en 6 %, de 6 a 10 % y más del 10 %”. En el caso de los alimentos ultraprocesados, el salchichón sale de la lista de la tributaria que también había generado polémica.

Impuesto a las exportaciones

La propuesta es que se partirá de una base más alta, la cual será basada en el precio promedio de los últimos 20 años, con la aplicación de un impuesto del 20 %. Para este caso, el precio promedio estimado en el tiempo mencionado es de 71 dólares. Por otro lado, desistieron de poner un impuesto a la exportación de oro, que contemplaba que fuera del 10 %.

Dividendos y ganancias ocasionales

En cuanto a los ajustes a los dividendos y ganancias ocasionales, también se volvió a referir, puntualizado: “Una tarifa adicional para patrimonios de más de 10.000 millones, del 1,5 %”. Sobre el impuesto al carbón y al petróleo, dijo: “En el impuesto a los recursos naturales, al carbón y al petróleo, hay un acuerdo de cambiar la no deducibilidad por 5 puntos extra sobre el impuesto de renta”.

En cuanto al recaudo de la reforma, el Gobierno nacional se trazó el propósito de recolectar $25 billones, a lo que esta vez Ocampo también cedió es este punto manifestando que “estamos viendo si llegamos a un poco menos de $25 billones, pero llegando a $25 billones en el cuarto año; anteriormente se había hablado de la meta de llegar a los $50 billones anuales. Esa meta se mantiene, solo que diferencia que esos $25 billones restantes no corresponden a recaudo, sino a control a la evasión”.