Fachada Banco de la Republica
Archivo Tasa de Cambio - Dólar
Bogotá 10 de septiembre 2019
Fachada Banco de la Republica en Bogotá. - Foto: Bani Gabriel Ortega

política monetaria

Esta es la razón por la que junta del BanRepública no subió más las tasas de interés

El Emisor destapó las minutas. El país no se escapará de nuevas alzas que finalmente llegarán a encarecer los créditos, aunque los incrementos se harán con moderación.

El choque que ha provocado la subida de la inflación en Colombia no ha terminado de asestar el golpe al bolsillo de los colombianos.

El Banco de la República destapó las minutas, que son el compendio de los argumentos que tiene en cuenta la junta del Banco de la República para decidir si sube o no las tasas de interés de referencia, las cuales, en algún momento, se verán reflejadas en los intereses a la hora de tomar créditos con la banca comercial.

La sesión de la junta fue el jueves 31 de marzo, pero el documento que sustenta la subida en 100 puntos en la tasa de interés, para dejarla en 5 %, solo se conoció hasta este lunes.

Allí se ratifica lo que ya había expresado el gerente del Banco de la República, Leonardo Villar, acerca de la manera como votaron los siete integrantes de la junta: 5 por subir 100 puntos y 2 por aplicar un apretón mayor, de 150 puntos básicos, y las razones acerca de por qué el consenso no llegó a la decisión de aumentar más las tasas, como lo esperaba el mercado, las expusieron en las minutas.

En general, las minutas revelan que los miembros de la junta tuvieron en cuenta el fuerte incremento de la variación en febrero y el mantenimiento de las circunstancias que están produciendo la tendencia alcista de la inflación en Colombia. En ese contexto, el Emisor continuará avanzando en el ajuste de la política monetaria, a través del aumento en la tasa de interés de referencia.

Banco de la República
El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, junto con el gerente del Banco de la República, Leonardo Villar. - Foto: Banco de la República

¿Por qué no subieron más de una vez?

Lo más preocupante para los rectores de la política monetaria en el país sigue siendo la inflación de los alimentos que se incrementó en 23,3 % en febrero, algo que no se veía en dos décadas.

Como la inflación es considerada como el impuesto más fuerte para las familias, principalmente para las más vulnerables, el Banco de la República sustentó su convicción de que este y los demás aumentos en las tasas ayudarán a la convergencia gradual de la inflación a la meta establecida.

No obstante, las alzas seguirán siendo moderadas, pues está el riesgo de que un ajuste demasiado alto pueda causar un efecto negativo sobre el crecimiento de la economía. De hecho, los expertos subieron su apuesta por la cifra de expansión que tendrá la producción en Colombia al cierre del año: pasaron su pronóstico del 4,3 % al 4,7 %, teniendo en cuenta las señales que envía un desempleo a la baja y un crecimiento de la actividad manufacturera en lo que va de este año, entre otros.

“Los cinco directores que respaldaron un aumento de 100 puntos básicos consideraron que se trata de un ajuste significativo de la tasa de interés, que replica la decisión adoptada en enero. Estos directores estiman prudente mantener el ritmo de aumento que se utilizó en la junta de enero teniendo en cuenta la incertidumbre que rodea el contexto internacional, la necesidad de continuar con la recuperación del nivel de empleo y la importancia de preservar el fortalecimiento de la economía colombiana luego del duro golpe causado por la pandemia”. En otras palabras, deben mantener la moderación en las alzas y estiman que los aumentos decididos son suficientes dentro de un proceso gradual para controlar el incremento de las expectativas de inflación.

El productor y la gasolina

Los integrantes de la junta del Banco de la República ven nubarrones en el horizonte, pese a que la economía colombiana seguirá su desempeño robusto. Pero no se puede dejar de lado el hecho de que al productor le está costando mucho conseguir insumos para elaborar los productos que demandan los colombianos. En parte, por fenómenos externos al país, como los problemas en la cadena de suministros y la situación entre Rusia y Ucrania, que podría ayudar a afectar la capacidad productiva de la economía.

Las presiones en precios podrían provenir de los significativos aumentos registrados en el Índice de Precios al Productor (IPP) y la probable insostenibilidad del subsidio a los precios de la gasolina que ha venido brindando un alivio al consumidor”. Además, expresaron su preocupación respecto al retiro más acelerado de lo previsto del estímulo monetario en los Estados Unidos, lo que coincide con incrementos en las primas de riesgo para Colombia. Dichos incrementos están asociados en gran medida a la incertidumbre política.

El objetivo final de los integrantes de la junta sigue siendo el de conseguir un retorno gradual de la inflación hacia la meta del 3 % anual.