calificadoras

Las agencias calificadoras están “abusando de sus atribuciones”: Rudolf Hommes

El exministro de Hacienda dice que Standard & Poor’s se equivocó, porque a los países les está tocando enfrentar una dura situación social y fiscal, que no se puede mirar con el mismo lente de tiempos de prosperidad.


El economista y exministro de Hacienda Rudolf Hommes criticó la decisión de Standard & Poor’s de reducirle la calificación de riesgo soberano a Colombia y sugirió que las otras agencias deberían darle un compás de espera no solo a nuestra economía, sino a todos los países emergentes que enfrentan enormes dificultades fiscales, sociales y políticas por cuenta de la pandemia.

En entrevista con Dinero, Hommes aseguró que “lo que realmente llama la atención de las calificadoras es que no suspendan su actividad hasta que pase esta crisis, porque seguramente en todas las economías en desarrollo va a haber heterodoxia, para enfrentar una situación que es insostenible, porque no puedes estar atendiendo tensión social, pero sin recursos. Es el colmo que los países se vean avocados a unos tipos que les están quitando el respaldo y haciendo perder la credibilidad de los mercados, sin entender esta situación”, explicó.

Hommes fue más enfático y aseguró que las agencias calificadoras “están abusando de sus atribuciones y eso les va a hacer un daño, porque los mercados no son estúpidos. Ellos tendrán que darse cuenta en algún momento que los países tienen que resolver sus problemas”, comentó.

El economista, que estuvo al frente de la cartera de la economía durante el gobierno de César Gaviria entre 1990 y 1994, se mostró crítico también frente a talanqueras al gasto como la regla fiscal, “porque se vuelve una camisa de fuerza en momentos de crisis. Ahora mismo lo que se necesitan son soluciones creativas; hay que ser distintos. Me parece el colmo que tengamos que someternos a una regla fiscal con gente muerta de hambre y furiosa”.

La salidas

Dice que el país necesita trabajar en varios frentes: primero una reforma tributaria que grave a las empresas y a los más ricos, recortar el gasto inoficioso, reactivar el aparato productivo y profundizar los programas sociales como Ingreso Solidario, Jóvenes en Acción, Familias en Acción y Colombia Mayor.

Explicó que aunque él no está proponiendo eso, la Constitución inclusive establece que el Gobierno podría ir al Banco de la República a solicitar un préstamo. Su énfasis está en la necesidad de discutir todas las soluciones posibles para encontrar las más adecuadas. Por ejemplo, en su consideración es hora de vender acciones de Ecopetrol para prepagar deuda y lograr un mejor flujo de caja para el fisco.

“En este momento no se puede hacer la abstracción de la realidad política para hablar de economía. El debate económico debe estar en ese marco”, explicó al decir que son necesarios consensos sobre todas las salidas posibles.

Hizo énfasis en la necesidad de recortar gastos. “Hay muchos gastos innecesarios, clientelismo politiquería y corrupción. Todo eso hay que reducirlo. Eso nos daría campo para una política social más agresiva. También tenemos muchos subsidios mal orientados y todo eso tenemos que hacerlo para dar con una política social que responda a la situación”, afirmó.

Dijo que los acuerdos son necesarios, porque mientras quienes han tenido que manejar desde el gobierno la situación del paro no han entendido que el mundo cambió, los líderes del paro tampoco han entendido que no tienen todo el poder que creen tener. Así que es necesario encontrar el punto medio para poder avanzar.

La economía no arranca

Otro factor preocupante, según Hommes, es que la economía no ha podido arrancar al 100 %, porque la pandemia ha obligado a medidas de aislamiento más duras para el segundo y tercer pico.

Vio un factor positivo en los resultados que vienen mostrando los sectores de materias primas como petróleo y café y dijo que “ojalá nos duren”, porque eso alivia la presión por la búsqueda de divisas, pues son sectores netamente exportadores y se genera actividad económica interna.

“Eso nos ayuda muchísimo, pero tengo mucha preocupación por el crecimiento. No estamos haciendo nada. No veo gente pensando en eso”, comentó.

Se refiere a que debe haber una reflexión y una estrategia de medidas concretas para transformar la economía que desde antes de la pandemia venía mostrando fisuras, porque no estaba absorbiendo mucha mano de obra de jóvenes y mujeres que son los segmentos de la población más insatisfechos hoy.

“Estamos atascados económicamente; hay que salir de eso. Ese tipo de discusión no lo veo presente en Colombia”, aseguró.

Ratificó que propuestas como las que lanzaron Luis Fernando Mejía y Eduardo Lora para buscar una estrategia de ingreso mínimo garantizado son las que necesita el país. “Garantizar un piso de ingreso a la población cambiaría el panorama social. Eso le pondría una malla a los colombianos para que en momentos de crisis no caigan tan duro”, explicó.

Otra medida sería garantizar una pensión de salario mínimo a las personas mayores de 75 años. Esas dos estrategias significarían un gasto anual de un punto del PIB, cerca de 10 billones de pesos. “Hay que buscarle recursos a esto a través de la reforma tributaria y del recorte a los gastos”, señaló.

“Hay muchas ideas de gasto social que tendrían que ponerse en práctica y hay que abrirles campo fiscal; no podemos quedarnos sin responder al tema social”, finalizó.