petróleo

Petróleo alcanzó su máximo en siete años en medio de las tensiones en la oferta

Pese a la variante de ómicron y los riesgos geopolíticos, el petróleo subió a un valor que no alcanzaba en siete años.


El petróleo tocó el martes un máximo en siete años impulsado por las perturbaciones de la oferta, las tensiones geopolíticas y un aumento de la demanda, pese a los temores por avance de la variante ómicron.

El barril de Brent del mar del Norte cotizaba en 87,26 dólares (+0,9 %) sobre las 04H50 GMT del martes, marcando un máximo desde el 30 de octubre de 2014 cuando llegó a 86,74 dólares.

El barril de West Texas Intermediate (WTI) siguió la tendencia,, trepó hasta los 85,66 dólares llegando a un nivel no visto desde 2014.

Varios factores contribuyen a este incremento. Por un lado, la interrupción de la producción “en Libia, en Nigeria, en Angola, en Ecuador y, más recientemente, en Canadá por el frío extremo”, explicó Hussein Sayed, analista en Exinity.

La producción disminuye en países como Angola o Nigeria, que aporta medio millón de barriles diarios menos que a mediados de 2020.

“Los mercados siguen concentrados en el delicado equilibrio entre oferta y demanda, que parece tener un impacto bastante importante en las fluctuaciones de precios a lo largo de toda la recuperación económica pospandemia”, indicó Walid Koudmani, analista en la firma XTB.

Tensiones geopolíticas

También influyen las tensiones geopolíticas entre Rusia y Ucrania, que podrían perturbar el suministro de gas a Europa, o en el golfo Pérsico, donde los rebeldes hutíes de Yemen reivindicaron un ataque contra unas instalaciones de suministro de petróleo en Emiratos Árabes Unidos.

Estos incidentes “atizaron aún más los precios” del petróleo, explicó el analista de ING Warren Patterson.

Junto a estas presiones sobre la oferta, la demanda sigue en aumento a medida que la economía mundial regresa paulatinamente a su nivel de actividad prepandémico, pese a las inquietudes por la aparición de la variante ómicron.

Además, el precio del gas natural, que todavía está en un nivel alto, contribuye al encarecimiento del petróleo, porque provoca un “aumento de la demanda de diésel y de fuel como un reemplazo del gas natural”, señala Bjarne Schieldrop, del grupo de análisis SEB.

La OPEP en posición de fuerza

Los expertos apuntan a la Organización de Países Exportadores de Petróleo como solución a esta escalada, pero sus miembros no quieren revertir precipitadamente los recortes de producción decretados al llegar la pandemia, cuando los precios se desplomaron.

“Solo los miembros de la OPEP y sus aliados pueden hacer bajar los precios ahora bombeando más crudo. Pero en vez de ello, probablemente se aferren a su estrategia de relajación progresiva de la reducción de producción, puesto que se benefician de los altos precios actuales”, dijo Hussein Sayed.

La OPEP y sus aliados (OPEP+) anuncian desde hace meses aumentos marginales de su producción que no responden a las necesidades de la demanda. Arabia Saudita reafirmó este año el respeto a estos acuerdos y la importancia de estos topes.

Esto hace prever a numerosos analistas que los precios sigan escalando hasta superar la barrera de los 90 dólares el barril, o incluso los 100 dólares.

Para Sayed, “lo que parecía imposible hace meses, ahora tiene muchas posibilidades de ocurrir”.

Por ejemplo, los analistas de Goldman Sachs esperan que el Brent alcance 96 dólares este año y 105 dólares en 2023, según una nota publicada el lunes.

El pasado viernes cerró en verde este viernes pese a que “las fuentes aseguran que China liberará reservas de crudo alrededor del Año Nuevo Lunar”, según CNBC.

Dicho lo anterior, el barril de petróleo Brent del mar del Norte, que es el de referencia de Colombia para sus cuentas fiscales, para entrega en marzo, ganó 1,88 % y alcanzó los 86,06 dólares; mientras que en Nueva York, el barril WTI, para entrega en febrero, cerró a 83,82 dólares con una subida del 2,1 %, en comparación con la jornada anterior, cuando finalizó en 82,12 dólares.

*Con información de AFP