elecciones 2022

Precio del dólar en Colombia se duplicaría con una suspensión de exploración petrolera: Andi

Este y otros efectos en cascada se darían con una medida que no tiene por qué asumir una nación como Colombia, que solo aporta 0,6 % de los gases de efecto invernadero en el mundo. Estas son las cuentas.


Se acerca la hora cero de las votaciones en Colombia para elegir el nuevo mandatario que llevará las riendas del país en el siguiente cuatrienio y los analistas siguen haciendo cábalas de lo que pasaría si gana uno u otro candidato, según las propuestas que han sustentado hasta ahora.

La Andi, gremio de empresarios de Colombia, ha realizado una serie de análisis en cada caso, basado en revisión de cuentas. En esta oportunidad, se refiere a una eventual decisión de suspender la exploración petrolera en Colombia, propuesta del aspirante a la Presidencia Gustavo Petro.

Según las explicaciones de Bruce Mac Master, habría un efecto cascada que no solo dejaría un faltante presupuestal, tanto para la nación como para las regiones, sino otros impactos más agresivos que terminarían llegando directo al ciudadano, que es a quien más se debe proteger en un estado.

De acuerdo con las cuentas realizadas por Mac Master, el dólar casi se duplicaría en precio, es decir, pasaría de estar cercano a los 4.000 pesos, a llegar hasta 8.000 o 9.000 pesos, porque el país dejaría de recibir cifras astronómicas en dólares, como los US$20 mil millones provenientes de la exportación de hidrocarburos (la mitad de las exportaciones de Colombia).

Sin recursos de este sector de la economía se dejaría de contar con 18 billones de pesos que recibe el Gobierno cada año, contando con rentas petroleras y otros rubros que se destinan para inversión social principalmente. Las regiones serían privadas de 6 billones de pesos en regalías que aportan las empresas que explotan el subsuelo.

De ser productor, Colombia pasaría a importar gas, lo que costaría 3.000 millones de dólares al año, encareciendo este producto que requieren los hogares colombianos para prender sus estufas.

¿Y es necesario cerrar la llave?

Todo ese cúmulo de efectos que recibiría Colombia sería una carga que el país no tiene por qué asumir, teniendo en cuenta que, si bien la transición energética debe ser una realidad, son todas las naciones las que deben poner el hombro. Y, principalmente, haciendo su esfuerzo con base en el aporte a los gases de efecto invernadero que hace cada país, sostuvo Mac Master.

bruce mac master Presidente de la Andi
Bruce Mac Master, presidente de la Andi - Foto: juan carlos sierra

En el caso de nuestro país, el aporte es mínimo, de solo 0,6 %, pues, según recordó el líder del gremio empresarial, esta nación ha hecho la tarea en reducción de gases que contribuyen al cambio climático. “Somos la sexta matriz más limpia del mundo”, expresó Mac Master.

En esta nación, la energía, en casi un 70 % se obtiene con recursos hídricos. Además, “se está limpiando aún más. La energía eólica y solar se están produciendo cada vez en más grandes cantidades”, agregó el dirigente de la Andi.

Seguridad energética, la clave

Otro de los elementos que Mac Master puso en el debate es el hecho de que todas las naciones están buscando la seguridad energética para poder garantizar que la gente pueda movilizarse, que los hogares puedan tener la energía que necesitan y también las industrias, sin depender de otros.

De hecho, recordó que la falta de seguridad energética es una de las razones por las cuales la guerra entre Rusia y Ucrania han hecho estragos en la inflación global de productos básicos. Todo porque Rusia produce 11.000 millones de barriles de petróleo, de los cuales 8.000 son para exportar. “Es el principal exportador en el mundo”. Al estar las demás naciones dependientes de ese combustible, con la situación que generó la invasión de Rusia a Ucrania y las posteriores sanciones económicas de las demás naciones, empezaron las presiones inflacionarias sobre los alimentos.

La pregunta que queda flotando en el ambiente, tras el análisis de la Andi, es: con todas esas cifras sobre la mesa, ¿vale la pena el sacrificio inmediato de una nación como Colombia, que no aporta mucho a los gases de efecto invernadero, que ha avanzado en introducción de energías limpias, y que requiere por ahora los recursos que llegan con el petróleo?