Alza salario mínimo 2022
La concertación del salario mínimo para 2023 no será para nada fácil gracias a la inflación. - Foto: Getty Images

salario mínimo

Salario mínimo: ¿el aumento es igual para todos los trabajadores?

Actualmente, los empresarios y las centrales obreras discuten de cuánto será el aumento para 2023.

Queda poco más de un mes para que las centrales obreras y los empresarios se pongan de acuerdo frente a cuánto subirá el salario mínimo 2023 y desde ya muchas personas empiezan a hacer cuentas frente a ese dinero que agregarán a su presupuesto a partir del primero de enero para algunos y unos días después para otros. Este es uno de los temas más importantes de la agenda informativa y económica del país cada fin de año.

La inflación, la disparada del dólar, la crisis económica que se avecina para algunas potencias y hasta el covid-19, que sigue azotando a China, son algunas de las aristas que se analizan por la mesa de concertación salarial, que empezó a reunirse a finales del mes pasado y tiene hasta el 30 de diciembre para tomar una decisión, o este aumento se irá por decreto y quedará a juicio del Gobierno nacional.

Son muchas las propuestas que se han venido escuchando desde diversos sectores, las cuales ponen este aumento en un rango de entre el 12 % (teniendo en cuenta el dato actual de inflación) y hasta 20 o 25 %, según las recomendaciones de centros de pensamientos como Fedesarrollo. Expertos aseguran que se debe ser muy cuidadoso con el monto que se decida finalmente, ya que podría ser peor la cura que la enfermedad, teniendo en cuenta las dinámicas actuales de la inflación.

Si se quiere dar un vistazo a lo que piensa el gobierno del presidente Gustavo Petro, de acuerdo con recientes declaraciones del viceministro técnico de Hacienda, Diego Guevara, al medio digital Bloomberg Línea, el salario mínimo para 2023 quedaría entre 1.110.000 y 1.150.000 pesos. Esto, teniendo en cuenta que sus proyecciones para la inflación a final de año rondan el 10 y el 10,5 %.

La inflación en Colombia empieza a trazar un camino tortuoso para la negociación del incremento en el salario mínimo. A menos de un mes de iniciarse el cronograma establecido para que las tres partes que son parte de la mesa de concertación: trabajadores, Gobierno y empresarios, el país se vio sorprendido con una inflación de 12,22 % en octubre, según lo reveló el Dane el pasado 5 de noviembre.

Desde ya se ve venir un incremento voluminoso en el salario mínimo, lo que empieza a poner nerviosos a los empresarios, pues de volverse muy costosa la contratación de mano de obra, podrían frenar la generación de empleo, lo que en nada le conviene a Colombia en los actuales momentos en los que ya, de por sí, el desempleo se mantiene en dos dígitos, pese a que el país ha tenido algo de recuperación de puestos de trabajo desde la debacle de la pandemia de covid-19.

¿El aumento es igual para todos los trabajadores?

Para resolver este interrogante es necesario analizar los dos escenarios que existen actualmente en la legislación colombiana, el primero es para todos aquellos empleados que ganan exactamente un salario mínimo en el país, que son un poco más de 10,2 millones de personas. Todos ellos tendrán un ajuste automático a partir del 1 de enero del año entrante, que será igual a lo que pacten en la mesa de concertación o se determine por parte del Gobierno nacional en caso de que no haya un acuerdo.

Para todos los demás trabajadores, que ganen más del mínimo, hay que tener en cuenta que según la Constitución Política de Colombia, en su artículo 53, todos los salarios deben ajustarse en el país. Esto con el fin de garantizar un mínimo vital y una vida digna para los trabajadores en el país y evitar un deterioro de su calidad de vida conforme pasa el tiempo y se disparan indicadores como el de la inflación.

No obstante, el salario de estos trabajadores no se ajusta con base en lo pactado entre los empresarios o sindicalistas, o lo determinado por decreto desde el gobierno de turno, sino que se toma en cuenta el Índice de Precios al Consumidor, del cual se saca el dato de inflación o costo de vida. Esto se hace con el fin de evitar un deterioro del estilo de vida de las personas que logran subsistir gracias a este sueldo. Esto también aplica para quienes trabajan por prestación de servicios.

Para este grupo de trabajadores el aumento no es inmediato desde el primero de enero, sino que se debe esperar a que salga el consolidado final de inflación para este año y desde ahí se toma como referencia el IPC.