Getty creativo
El dólar en Colombia alcanzó a tocar un precio máximo de 4.421 pesos con 75 centavos. - Foto: Getty Images

divisas

Sin pena ni gloria: así cerró el dólar en Colombia este jueves 8 de septiembre

Después de 10 días la moneda estadounidense volvió a cerrar por debajo de los 4.400 pesos, tras una jornada en la que reinó la estabilidad.

El precio del dólar en Colombia terminó la jornada de este jueves, 8 de septiembre, sin mayores cambios, aunque volvió a estar por debajo de los 4.400 pesos después de 10 días, en medio de los temores por una recesión económica y nuevas alzas de tasas por parte de bancos centrales.

La moneda estadounidense abrió la jornada de este jueves en 4.400 pesos y minutos después comenzó a descender hasta llegar al precio más bajo que registró durante la jornada: 4.366 pesos. Sin embargo, después volvió a repuntar para cerrar el día en 4.397 pesos con 75 centavos.

Frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) que la SuperFinanciera fijó para el día de hoy en 4.446 pesos con 36 centavos, el dólar cayó cerca de 48 pesos. Pero si se compara con el precio de cierre de este miércoles (4.400 pesos con 30 centavos), la caída es menor, de solo un poco menos de 3 pesos.

De acuerdo con datos de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), durante la jornada de este jueves, el dólar en Colombia alcanzó a tocar un precio máximo de 4.421 pesos con 75 centavos, hacia el mediodía. El precio más bajo fue de 4.366 pesos.

La jornada de este jueves estuvo marcada por la decisión del Banco Central Europeo de acelerar el endurecimiento de su política monetaria con un alza de sus tasas de una amplitud inédita para tratar de refrenar la inflación. El incremento fue de 0,75 %, el mayor incremento en la historia de la institución.

La tasa de depósitos bancarios del Banco Central Europeo, que sirve de referencia en un contexto de liquidez abundante, pasó de -0,5 % a 0 % en julio, y ahora pasa a 0,75 %.

Durante ocho años, las tasas de depósito se mantuvieron en terreno negativo, una situación excepcional que buscaba incitar a los bancos de la zona euro a colocar su liquidez en proyectos productivos en lugar de retenerla en las arcas del banco.

Las otras dos tasas directrices, la que se aplica a los bancos para las operaciones de refinanciación a varias semanas y la que busca la facilidad de préstamo marginal a un día, pasan a 1,25 % y a 1,50 %, respectivamente.

Los aumentos de las tasas buscan desacelerar la inversión y el consumo, para rebajar la presión sobre los precios, pues en agosto la inflación de la zona euro volvió a batir un récord en agosto y llegó a 9,1 %, en un contexto de disparada de los precios de energía y de los alimentos por la guerra en Ucrania.

Para los próximos 20 y 21 de septiembre se espera una nueva reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, en la cual se espera una nueva alza de las tasas de interés que actualmente se encuentran en un rango entre 2,25 % y 2,50 %.

La Reserva Federal debe seguir actuando “enérgicamente” para reducir la demanda y contener la presión sobre los precios, evitando así un pico inflacionario como el registrado en Estados Unidos en los años 1970 y 1980, afirmó este jueves el presidente de la Fed, Jerome Powell.

Banco Central Europeo
Los aumentos de las tasas por parte del BCE buscan desacelerar la inversión y el consumo, para rebajar la presión sobre los precios. - Foto: Getty Images

“Necesitamos actuar ahora directamente, enérgicamente como lo hemos estado haciendo y debemos seguir haciéndolo hasta que el trabajo esté terminado para evitar (...) los costos sociales altísimos” de la era Paul Volcker, afirmó Powell.

Los altos precios de los últimos meses han disparado la inflación anual a su nivel más alto en cuatro décadas, lo que ha llevado a la Fed a subir la tasa de interés de referencia cuatro veces este año. Powell reconoció que son medidas duras, pero reiteró que el organismo debe actuar ahora para evitar consecuencias peores en el futuro.

La inflación anual de Estados Unidos subió al 14,8 % a principios de 1980 y se mantuvo en dos dígitos hasta finales del año siguiente. Aunque se moderó en julio luego de un máximo en 40 años en junio, se mantiene alta, en 8,5 %, según el índice de precios al consumo CPI, y en 6,3 % según el índice PCE que es el preferido de la Fed.

La inflación erosiona el poder de compra de las familias estadounidenses, en un contexto de problemas en las cadenas de suministro y, sobre todo, aumento del precio de la gasolina después de la invasión rusa de Ucrania.

La “historia ofrece fuertes advertencias contra una flexibilización prematura de la política” monetaria, concluyó Powell, moderando nuevamente la expectativa de algún cambio de rumbo cercano para las tasas de interés.

*Con información de la Agencia AFP