macroeconomía

Sistema financiero en Colombia muestra buenos niveles de solvencia y liquidez

El Comité de Coordinación y Seguimiento resaltó el fortalecimiento de ofertas de crédito.


Tras la reunión realizada por las cabezas del Ministerio de Hacienda, el Banco de la República, la Superintendencia Financiera, el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras – Fogafín y la Unidad de Regulación Financiera, los representantes de cada una de estas entidades destacaron el buen momento que atraviesa el sistema financiero en Colombia y la forma como se ha ajustado al proceso de reactivación económica.

Estas conclusiones se dieron al término del reciente encuentro del Comité de Coordinación y Seguimiento del Sistema Financiero en Colombia, en el cual se destacaron -entre otras cosas- sus buenos niveles de solvencia y liquidez, así como el fortalecimiento de las ofertas de crédito en el mercado colombiano.

De acuerdo con esa autoridad, para lo corrido de este año (con corte a abril) se reconoce que el proceso de reactivación continúa su curso y reiteran su diagnóstico sobre la estabilidad, apoyados en el comportamiento de los niveles de solvencia (17,93%) y gestión de la liquidez (195,09%), que ha permitido que el flujo de financiación a hogares y empresas se mantenga positivo, con especial impulso en el portafolio de consumo.

Así mismo, el Comité destacó la resiliencia que ha tenido este sector para ajustarse a las volatilidades que factores como la inflación, la desaceleración de la economía en China y Ucrania, los precios del petróleo y el dólar; y la guerra en Ucrania; ha ocasionado en el mercado, manteniendo una estabilidad que le ha permitido crecer.

Los miembros del comité concluyeron que la banca colombiana ha mostrado en los últimos años una “capacidad patrimonial”, no solo para hacer frente a los riesgos exógenos que ha enfrentado el sistema financiero, sino para mantener la continuidad en la oferta de productos y servicios a empresas y hogares, conforme la demanda de estos agentes.

“En esa línea, y producto de los más recientes hechos macroeconómicos, consideran prudente un monitoreo cercano a las tendencias de crecimiento de la cartera de consumo, al endeudamiento de los hogares, así como al flujo de la liquidez de la industria, con el fin de anticipar fenómenos que puedan impactar la estabilidad financiera y, de ser el caso, adoptar las medidas necesarias de manera articulada”, agregó esta autoridad financiera.

¿Riesgos para tener en cuenta?

Tomando en cuenta los indicadores mostrados por el sistema financiero en lo corrido de este año, el comité evaluó los potenciales riesgos que se derivan de una coyuntura marcada por factores exógenos como “la normalización de medidas de estímulo a nivel global, la volatilidad de los mercados y factores endógenos como el comportamiento de la inflación”, entre otros, y señaló que hay unos riesgos latentes:

El primero parte de la necesidad de monitorear la velocidad en el crecimiento real del portafolio de consumo (9,39 %) en aras de promover su sostenibilidad en el mediano y largo plazo, para de esta forma evitar cualquier sorpresa para estos periodos.

Así mismo, es necesario tener en cuenta la oportunidad de implementar medidas de seguimiento a la carga financiera de los hogares, con el fin de identificar situaciones que puedan impactar un desempeño positivo de los indicadores de calidad que hoy exhibe el portafolio de los hogares.

Por último, el Comité resaltó la necesidad de continuar monitoreando los efectos del entorno internacional local sobre el comportamiento de la liquidez de los mercados, manteniendo la articulación permanente de las autoridades económicas, con el fin de continuar asegurando la confianza y estabilidad del sistema financiero ante una coyuntura marcada por la volatilidad.

Los miembros del Comité resaltaron la capacidad del sistema financiero para continuar apoyando el crecimiento sostenible y en línea con el proceso de reactivación económica que arrancó durante 2021. Esto, teniendo en cuenta que pese a las presiones que impactaron el mercado, se mantuvo la oferta de crédito y apoyo a los hogares colombianos.