Tendencias

Home

Gente

Artículo

Bogotá, Colombia: Cerro de Monserrate
El Cerro de Monserrate es uno de los más transitados en temporadas especiales como Semana Santa y diciembre. También en el Día del Amor y la Amistad. Foto por M.Torres - Foto: Getty Images/iStockphoto

gente

Día del Amor y la Amistad: anécdotas de las parejas que visitan el cerro de Monserrate, ¿es cierto que terminan?

Uno de los planes para los amigos y enamorados el 17 de septiembre es recorrer los 1,034 escalones de piedra, a más de 3.200 metros de altura

Visitar el Santuario de Monserrate, en el centro de Bogotá, puede ser una opción para quienes, a falta de unas horas para la celebración del Día del Amor y la Amistad, aún no tienen plan.

Subir este cerro a 3.200 metros de altura sobre el nivel del mar implica algunos riesgos: más allá de la condición física que exige recorrer el camino de piedra, se trata de un reto para quienes asuman la posibilidad de terminar con su pareja. Al menos eso es lo que reza la tradición.

Aunque no hay certeza de dónde surgió tal imaginario, quienes residen en la capital sostienen que subir a Monserrate con su enamorado conlleva pelear y darle fin a su relación, como si se tratara de una condena. Ahora, hay quienes consideran que solo ocurre si se sube o pie, no en funicular o en teleférico. También existe la interrogación de si aplica para los visitantes del restaurante Casa San Isidro, romántico, por lo demás, e ideal para los amantes de la comida francesa.

Pues bien, Leidy Díaz, guía del Instituto Distrital de Turismo (IDT) de Bogotá, cuenta algunas anécdotas que ha escuchado cada vez que acompaña a los visitantes en sus en su ascenso al santuario.

“Hay muchas versiones y creencias populares sobre este tema. Una de ellas es que se cree que las personas que están comprometidas con su pareja o quizá se quieran casar, suben a Monserrate y si esta persona no les conviene o no es la indicada, definitivamente se separan”, contó la guía turística para el portal informativo de la Alcaldía de Bogotá.

Bogotá, Colombia
Bogotá, Colombia - Mirando la vista de ángulo alto desde el pico de la montaña de Monserrate en los Andes. La imagen fue tomada desde unos 1,500 pies sobre la ciudad capital. (Foto: Getty Images). - Foto: Getty Images

Díaz, sin embargo, envió un mensaje de aliento para los osados que apuestan por subir los 1.034 escalones rumbo al santuario este próximo 17 de septiembre: “Por otro lado, hay quienes dicen que si la persona es la correcta en la vida de alguien y suben a Monserrate, van a permanecer toda la vida”. Y puede que tal versión tenga algo de verdad, por lo cual algunos ciudadanos consideran tanto el templo como la estatua del Cristo Caído como milagrosos.

La guía del IDT también contó que conoce de un enamorado que quiso darle un concierto a su pareja en lo alto del cerro y, quizá por la maldición, no lo logró.

“Alguna vez una persona se acercó y me pidió que le prestara electricidad para conectar un bafle porque le iba a dar un concierto a la novia de su amigo que estaba abajo en la taquilla para subir. Él tenía un ramo de flores y después de esperar mucho tiempo, nunca subieron los enamorados. Según el amigo que estaba arriba, la pareja se había peleado en la taquilla; no alcanzaron a subir y terminaron su relación”, narró.

Horarios de Monserrate en Amor y Amistad

Quienes deseen visitar el santuario de Monserrate para hacerle honor al amor y a la amistad podrán hacerlo tanto en la mañana como en la tarde, dado que está abierto desde las 6 a. m. hasta las 12 de la noche. Eso sí, el cierre de taquilla del teleférico es a las 8:30 p. m., por lo que es necesario comprar los tiquetes antes del descenso a esta hora.

A lo mejor, hay que tener coraje y hacerle caso a la canción Los cucaracheros, de dos viejos conocidos de la música tradicional colombiana, Garzón y Collazos:

El que en Bogotá no ha ido con su novia a Monserrate.

el que en Bogotá no ha ido con su novia a Monserrate,

no sabe lo que es canela, ni tamal con chocolate.

Oye, chinita querida, de la alborada lucero,

si tú me dejas por otro, del guayabo yo me muero.