gente

“Hay más tiempo que vida, no deje de soñar”: hombre pasó de ser ‘millonario’ a terminar en la quiebra

En entrevista con El Tiempo, este hombre recalcó que definitivamente el ser humano es “muy emocional”.


Aunque algunas personas consideran que el obtener un millonario premio, ya sea en una lotería o en un concurso, es la solución a futuro para la vida; tal vez esa concepción sea errada si no se sabe administrar el dinero que pueda llegar a ganar.

Un hombre reveló al diario El Tiempo una historia que, más allá de haberle dejado frustración en su vida, le dejó enseñanzas; algo que termina siendo muy valioso para el trasegar de la vida.

De acuerdo con el hombre, un día decidió enviar un video para participar en el programa que se emitía en el Canal Caracol, llamado Quién quiere ser millonario, el cual era dirigido por Paulo Laserna.

Para sorpresa de él, con el pasar de los días lo contactaron para notificarle que había sido escogido para ir a derrochar su conocimiento en ese programa y, por qué no, llevarse unos buenos pesos para su casa.

Y así fue. Aunque el hombre lamenta no haberse llevado más dinero para su hogar, terminó ganándose 20 millones de pesos, menos impuestos. Dicho capítulo, cuenta, fue grabado en 2014 y emitido hasta 2015.

Sin embargo, aseguró al medio anteriormente mencionado que, aunque ante los ojos de muchas personas era un millonario, en realidad, paradójicamente no tenía nada, pues considera que ese concepto puede variar de acuerdo con el contexto de cada persona, es decir, que aquello que para muchos puede ser una suma menor, para otros es demasiado dinero.

No obstante, aseveró en El Tiempo que no podía desconocer que fue feliz con el dinero ganado, pero que en su cabeza le daba vueltas la idea de que pudo haber ganado mucho más.

Ya con el dinero en la mano, el hombre reveló que parte de este lo invirtió en un restaurante de comida costeña, pagó unas deudas y se gastó cinco millones en ‘gusticos’ personales.

Asegura que, por su inexperiencia en el manejo de dinero, al final terminó sin plata rápidamente y paradójicamente ‘quebrado’, a tal punto que para recuperarse económicamente debió acudir a otros negocios donde aplicó lo aprendido, dejando de lado el cúmulo de errores que cometió al comienzo cuando tuvo en sus manos el premio obtenido en Quién quiere ser millonario.

De toda esa experiencia, el hombre dijo en el El Tiempo que llegó a la conclusión de que definitivamente el ser humano es “muy emocional” y, por ello, recalcó que un buen empresario debe “desprenderse de lo que no sirve y centrarse en lo que sirve”.

Además, más allá de todo por lo que vivió, donde pasó de tener un buen monto de dinero para luego terminar en la quiebra, recordó en El Tiempoque hay más tiempo que vida; eso si no es por ahí, busque por otro lado y eso le sale, pero no deje de soñar”.

Por último, reconoció que los errores que terminó cometiendo se debieron a que no se tomó el tiempo para pensar serena y tranquilamente lo que quería y de cómo iba llevar a cabo sus proyectos.