televisión

Las estafas: el género que tiene más éxito hoy en la televisión

Como lo demuestran ‘Inventing Anna’ y ‘El estafador de Tinder’, Netflix está imponiendo una nueva marca con este tipo de historias sacadas de la vida real.


Inventing Anna, una serie de nueve episodios de Netflix, describe la vida de una rusa sin un centavo que logró estafar en Nueva York a millonarios y coleccionistas de arte. The Twinder Swindler es un documental que cuenta la historia de tres mujeres escandinavas a las que un hombre bajo el seudónimo de Simon Leviev, les robó miles de dólares. Ambas producciones han sido éxito arrollador a lado y lado del Atlántico en la plataforma de Netflix. Tienen en común que cuando ruedan los créditos, aparece un letrero que dice: “basado en hechos reales”.

De esta manera, la plataforma de streaming está poniendo de moda este género que explora un nuevo tipo de relatos: la de estafadores famosos que usan las nuevas tecnologías para engañar a sus víctimas. No es que el arte de robar sea nuevo. Lo novedoso aquí es que estas series y documentales muestren de manera cruda cómo los criminales hoy usan las redes sociales para timar a incautos mientras las autoridades puedan hacer poco o nada.

Muchas otras cadenas de televisión y aplicaciones de streaming han seguido el ejemplo de Netflix. La BBC, por ejemplo, realizó ‘Chole’, un relato de suspenso de seis partes para uno de sus canales en el que cuenta la historia de una mujer, con una vida miserable, que asume diferentes personalidades para conectarse con gente de la alta sociedad. Y está también Author: The JT Leroy Story, sobre un escritor que nunca existió, o Sour Grapes, sobre un hombre que se hizo millonario vendiendo palos de vid falsos. Próximamente otro canal de la BBC transmitirá Jobfished, que se promueve así: “La loca historia sobre cómo personas de todo el mundo fueron contratadas durante covid en 2020 para trabajar en una agencia de diseño aparentemente glamurosa y exitosa. Todo resultó ser una farsa”.

Los delincuentes han utilizado el engaño durante siglos. Pero estos nuevos estafadores son un fenómeno moderno, en el cual Internet tiene un papel protagónico, dado que la web ha desdibujado las fronteras sociales y ha abierto las puertas a cualquier persona con una conexión de banda ancha. “En lugar de una conexión social, los estafadores de hoy lo tienen fácil, en comparación con los criminales del pasado”, dice Guy Kelly, en el diario The Telegraph. “El método para iniciar una comunicación y sostenerla, así como averiguar los detalles personales de las posibles las víctimas están allí, con solo tocar un botón.

Según un informe reciente del Better Business Bureau, en Estados Unidos a medida que las personas pasan más tiempo en línea, los delincuentes han encontrado presa fácil. Y no importa la edad. Se estableció que estos delincuentes ganan en promedio la misma cantidad, $150 dólares por estafa en jóvenes de entre 18 y 24 años, igual que en personas mayores. Lo que indica que todos son susceptibles. Pero el mayor riesgo es para ellos, los jóvenes, que viven desesperados por conectarse a estas redes sociales más que cualquier otra generación.

Las estafas de hoy son cada vez más largas. Los estafadores requieren mayor paciencia, preparación, suerte para salir airosos. No de otra forma podría Anna Sorokin haber logrado durante cuatro años posar como la hija glamurosa de un millonario alemán. Sin estos atributos Shimon Hayat, un donnadie de Israel no habría podido convertirse en Simón Leviev, el heredero de un gran emporio de los diamantes. Estas series, tal parece, no solo son una manera de entretenimiento, sino una advertencia de que hay que cuidar la billetera así esta la tenga en la mesa de noche de su casa.

Hace dos semanas, el Departamento de Justicia de los EE. UU. recuperó más de 94.000 bitcoines por valor de 3.600 millones de dólares, robados por una pareja estadounidense del intercambio de criptomonedas Bitfinex. Los ciberladrones podrían enfrentar una condena de hasta 25 años de prisión en lo que se conoce como la estafa de criptomonedas más grande de la historia. Por supuesto, según ‘The telegraph’, Netflix hará un documental sobre este caso.