especial inversión social

Billeteras digitales han facilitado la entrega de subsidios a las poblaciones más vulnerables

La solución financiera ha sido clave para incrementar el número de beneficiarios de los programas de inversión social del Estado y garantizar la entrega de recursos. Además, elevó el nivel de bancarización entre los más vulnerables.


Aunque las soluciones fintech existen hace más de una década, la pandemia hizo que la adopción de esta solución financiera se acelerara. Uno de los factores que impulsó su crecimiento fue la necesidad de que los colombianos no bancarizados pudieran recibir las transferencias monetarias de los programas del Estado, en especial las de Ingreso Solidario, que nació en pandemia para apoyar a los más pobres y vulnerables que no recibían ayuda de otro programa. Los beneficiarios solo necesitan la cédula de identidad vigente y un teléfono inteligente con internet que permita bajar las aplicaciones para recibir los recursos.

En menos de dos años, estas plataformas virtuales se han convertido en herramientas vitales para facilitar la inclusión y adopción digital de muchas personas en el país.De hecho, del 2020 al 2021 aumentó en 99 por ciento el número de usuarios que usaron las plataformas; en 122 por ciento, las transacciones; y en 195 por ciento, el volumen transado. La diferencia más evidente se deja ver en los clientes, que pasaron de 8,1 millones en 2019 a 29 millones en mayo de 2022. Solo por las ayudas del Gobierno hoy los usuarios ascienden a los 10 millones”, asegura Erick Rincón, presidente de Colombia Fintech.

Pierre García, director (e) de Prosperidad Social, explica que actualmente las transferencias monetarias se efectúan por giros bancarios automáticos mediante operadores como Supergiros, Daviplata, Nequi y Movii, “que tienen unos costos marginales, que, además, asume la entidad y no afectan al beneficiario”.

Solo Tpaga “ayudó a más de 600.000 personas a recibir los recursos del programa Ingreso Solidario durante la pandemia”, sostiene su CEO, Andrés Gutiérrez. Y otras soluciones, como Daviplata, facilitan la entrega del efectivo de esas transferencias monetarias en centros de recaudo, como Efecty, Puntored y Reval, entre otros, “a través de la plataforma, sin tener tarjeta, cuenta bancaria o realizar trámites”, precisa Davivienda.

Los subsidios económicos lograron un doble impacto: ayudar a que la gente más vulnerable reciba los recursos sin tener que ir a un banco y empoderarla financieramente por medio de la economía digital.En Movii, por ejemplo, ya son cerca de 4 millones de usuarios quienes usan esta billetera digital, de los cuales un millón se benefician de algún programa del Gobierno”, sostiene Hernando Rubio, CEO de Movii.

Daviplata, que actualmente cuenta con 15,5 millones de usuarios, logró bancarizar y entregar el 75 por ciento de los subsidios del Gobierno nacional. Actualmente, cubre el 98 por ciento de los municipios del país, cuenta como aliadas a 500.000 familias vulnerables y en 2021 logró transacciones por 34 billones de pesos.

El crecimiento de las plataformas digitales nos ha permitido avanzar en la bancarización de las personas que viven en pobreza extrema y pobreza moderada: la cifra ya supera el 87 por ciento entre esas comunidades”, concluye García.

Lea también: ¿Cómo Colombia logró la mayor reducción de la pobreza multidimensional en diez años?

Le puede interesar: “Las transferencias monetarias son una herramienta para la paz”: Prosperidad Social