contenido en colaboración

Impulso a las finanzas de los emprendedores afectados por la pandemia en el Valle de Aburrá

A través de un ambicioso e innovador programa, dirigido especialmente a micro, pequeñas y medianas empresas, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá acelera la recuperación económica de esta subregión antioqueña.


En 2018, Paulina Vanegas inició con su mamá y dos hermanos un negocio de venta de malteadas en un centro comercial de Belén, en Medellín. El año pasado, debido a la pandemia, el mall cerró sus puertas durante siete meses y Vanegas no tuvo otra salida que reinventarse.

La pandemia los aporreó, cuenta, pues el cierre hizo que retrocediera en el proceso de posicionamiento por el que había trabajado durante dos años. “Cuando reabrimos casi fue empezar de cero, eso nos afectó”.

Vanegas es una de las beneficiarias del plan que impulsó el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, como parte de la estrategia de reactivación económica, para que los emprendedores de la subregión antioqueña pudieran mantenerse en pie. “Nos capacitaron a los cuatro”, recuerda. La sinergia entre la entidad y las secretarías de Desarrollo Económico de los diez municipios que la conforman permitió apoyar a más de 1.000 emprendedores durante pandemia, y hasta hoy.

En el caso de Mix Shake, la empresa familiar que dirige Vanegas, se concentró en el manejo de las redes sociales. “Antes de la pandemia no hacíamos domicilio y nos ayudó mucho incorporar ese servicio, pero para atraer clientes tuvimos que trabajar nuestros canales digitales. Ha sido una montaña rusa”, confiesa.

A través de esta iniciativa del Área Metropolitana lograron construir su propio sitio web y reforzar conocimientos digitales para fortalecer las estrategias de promoción y venta. “El proyecto fue muy importante para nosotros, nos sirvió mucho participar en el diplomado de marketing digital, más ahora que la situación está tan difícil y las redes nos ayudan a seguir presentes en el mercado. Son procesos de mucha utilidad para las pequeñas empresas”, concluye Vanegas.

Álvaro Alonso Villada García, subdirector administrativo y financiero del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, advierte que la idea es que más emprendedores de la subregión tengan la posibilidad de acceder, de forma gratuita, a planes y plataformas de trabajo que los ayuden a superar la contingencia.

Álvaro Alonso Villada García, subdirector administrativo y financiero del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.
Álvaro Alonso Villada García, subdirector administrativo y financiero del Área Metropolitana del Valle de Aburrá. - Foto: Cortesía Área Metropolitana del Valle de Aburrá

El Programa de Desarrollo Económico Sostenible, incluido en el Plan de Gestión Futuro Sostenible 2020-2023, contempla extender ese apoyo a 4.000 personas en los próximos tres años. La idea es que este sea replicado y permita fomentar estrategias de empleo sostenible, para disminuir la tasa de desocupación en la región, que el pasado mes de febrero llegó al 15,9 por ciento según el Dane.

Los operadores de este programa son la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas Antioquia (Acopi), entidad que fomenta y promueve el crecimiento empresarial de las mipymes del departamento, y la Corporación Interuniversitaria de Servicios, que apoya a los sectores público y privado en el fomento del conocimiento y la cultura para impulsar el beneficio social y el desarrollo de las organizacioUn programa para microempresas

La Escuela de la Sostenibilidad Empresarial es uno de los ejes del programa que actualmente beneficia a emprendedores de los municipios de Barbosa, Girardota, Copacabana, Bello, Medellín, Itagüí, Envigado, Sabaneta, La Estrella y Caldas. Los participantes reciben formación estratégica para estar en línea y ser competitivos en sus mercados: comercio electrónico, comunicaciones digitales e información clave para las industrias 4.0, de la cultura y las industrias creativas.

Adicionalmente a todo lo relacionado con la transformación digital de sus iniciativas comerciales, los emprendedores reciben acompañamiento para ingresar a las plataformas de contratación y realizar procesos de licitación con entidades públicas; el objetivo Registratón, como se conoce a esta fase del programa, es facilitar el acceso a las distintas oportunidades de negocio.

El programa también contempla la generación de espacios de networking para que estas empresas puedan establecer alianzas y convenios; además de charlas, talleres, diplomados y encuentros, entre otras actividades.

Lorena González, gerente de Desarrollo Económico de Bello, asegura que en este municipio los más golpeados con la emergencia económica que generó la pandemia han sido los micro, pequeños y medianos empresarios. “El aporte del programa ha sido clave para que refuercen sus planes de transformación digital y mejoren los procesos para aumentar ventas e ingresos”.

Por su parte, Rosa Jiménez, primera dama de Copacabana, destaca que este programa es valioso porque les brinda a los emprendedores herramientas de competitividad que fortalecen sus capacidades para enfrentar la emergencia.

Observatorio económico

Este año el programa se complementará con las actividades del Observatorio Económico del Valle de Aburrá, que estaría listo para comienzos del segundo semestre. Aquí se recogerá y validará la información disponible en la región, para luego consolidarla y convertirla en un repositorio de información. De esta manera los territorios podrán, con datos certificados, aportar al proceso de creación de políticas públicas que permitan generar un desarrollo económico sostenible en la subregión.

“Ese trabajo estará en línea con los tres pilares de la estrategia: generación de empleo, transformación digital y apoyo a los emprendedores”, precisa Villada García. Y, como lo establece Acopi, la premisa del programa seguirá siendo promover buenas prácticas empresariales entre los emprendedores para que su reactivación económica se dé en armonía con la conservación de los recursos naturales; y de ese modo se genere un verdadero desarrollo sostenible y equitativo, que mejore la calidad de vida de los habitantes del Valle de Aburrá.Lea también: Misión TIC: el camino hacia la transformación digital en Colombia

Lea también: Juan Manuel Renjifo, el señor de las culebras