especial educación

Tecnología: una poderosa herramienta para cerrar brechas educativas

Magdalena Brier, directora de ProFuturo, explica el impacto que ha tenido el programa que lidera en el desarrollo del proceso educativo de millones de niños y niñas en condiciones de vulnerabilidad y pobreza en Colombia y en el mundo.


SEMANA: ¿Cómo desde ProFuturo se contribuye a cerrar las brechas educativas?

MAGDALENA BRIER: Nuestro objetivo es reducir la brecha educativa a través de la tecnología y de experiencias digitales innovadoras, impulsando la práctica pedagógica y la apropiación tecnológica del docente, y el desarrollo de competencias del siglo XXI entre los alumnos para que puedan desarrollarse y trabajar en la sociedad digital. Hemos formado a 914.000 docentes y contribuido a mejorar la educación de 19,7 millones de niños y niñas.

SEMANA: ¿Qué herramientas utilizan para llegar a las poblaciones que no cuentan con los recursos tecnológicos?

M.B.: ProFuturo trabaja en todo tipo de contextos, incluyendo zonas remotas donde no hay conectividad a internet, y con colectivos vulnerables que no poseen dispositivos tecnológicos. Para conectar a las escuelas de estos entornos, ProFuturo provee portátiles y tabletas y habilita una red wifi. Por ejemplo, el cierre de las escuelas a raíz de la pandemia llevó a que docentes y alumnos se quedaran sin este “punto de conexión”. Para llegar a los desconectados transformamos nuestros materiales formativos digitales en formatos alternativos. Por un lado, desarrollamos cuadernos de trabajo que se imprimieron y se entregaron físicamente de casa en casa, y además convertimos los contenidos educativos digitales en piezas para radio y televisión. Nuestros docentes también usaron wasap para enviar links de actividades y establecer una comunicación bidireccional con sus alumnos que, por la misma vía, les hacían llegar sus respuestas y dudas.

SEMANA: ¿Cuáles son los principales retos que deja la pandemia a la educación?

M.B.: La pandemia puso la educación en el centro del debate mundial y ha evidenciado la necesidad de un cambio que prepare a las nuevas generaciones para los retos del siglo XXI. También evidenció que la tecnología y la digitalización serán una herramienta clave para la educación, siempre que no se convierta en un elemento para aumentar la desigualdad.

SEMANA: ¿Cómo se imagina la educación de la pospandemia?

M.B.: Va a ser una educación en la que cada vez tenga mayor peso la tecnología y la educación digital, pero para ello tienen que dejar de ser un lujo. De hecho, la educación digital es una herramienta poderosísima para contribuir a la calidad educativa y para igualar oportunidades. Tenemos que trabajar en cerrar la brecha digital buscando soluciones innovadoras para llegar a los desconectados y en fomentar el desarrollo de competencias digitales en los docentes.

Lea también: ¿Qué podemos aprender de los aciertos y errores de 31 exministros de Educación del mundo?

Lea además: Aprender a controlar las emociones: una de las grandes lecciones de la pandemia