Home

Mundo

Artículo

Hombre en India tenía 187 monedas en su estómago (imagen de referencia).
Hombre en India tenía 187 monedas en su estómago (imagen de referencia). - Foto: Getty Images / Autor: Peter Dazeley (izquierda), Reza Estakhrian (derecha).

mundo

A hombre con fuerte dolor de estómago le descubrieron más de 180 monedas en su interior

Las más de 100 monedas tenían un peso total de 1, 2 kilogramos. Dolores de cabeza y vómitos estuvieron entre los síntomas que alertaron a una familia en India.

Un caso inusual llegó a las salas de urgencia de un hospital en India, luego de que un hombre se quejara por un fuerte dolor de estómago y cabeza. Tras los exámenes preliminares, los médicos quedaron estupefactos al descubrir que aquel paciente albergaba en su cuerpo 187 monedas.

Tras practicarle una radiografía, el resultado dejó perplejos a quienes conocieron el caso en la ciudad de Bagalkote, ubicada en el estado de Karnataka. El individuo, de no más de 60 años, había estado ingiriendo esos objetos por al menos dos meses sin que nadie notara que algo andaba mal.

Según informaron medios locales como India Today, esta persona, que responde al nombre de Dyamappa Harijan, tenía un cuadro de esquizofrenia. Para corroborar que efectivamente eran monedas lo que estaba en su estómago, se procedió a una endoscopia que no dejó lugar a más dudas. Lo siguiente fue programar una intervención quirúrgica.

Las más de 100 monedas tenían un peso de 1,2 kilogramos.
Las más de 100 monedas tenían un peso de 1,2 kilogramos. - Foto: Getty Images / Autor: Luis Álvarez

La familia de Harijan no podía creer lo que estaba escuchando. “No sabíamos de esto. No estaba mentalmente bien, pero hacía su trabajo de rutina todos los días. No le dijo a nadie que se había tragado las monedas. Hace solo unos días tenía el estómago hinchado y cuando dormía estaba en agonía (...)”; sin embargo, nunca pasó por la mente “que se había tragado monedas”, dijo su hijo Ravikumar.

Según India Today, las más de 100 piezas tenían un peso de 1,2 kilogramos y su ingesta no solo fue “impensable” para la familia, sino que la extracción representó un reto para los cirujanos.

“Fue un caso desafiante. Su estómago se había vuelto como un globo y había monedas por todas partes en su estómago. Había monedas de una rupia, dos rupias y cinco rupias”, comentó Eshwar Kalburgi, uno de los médicos que participaron en la operación.

Anciano se inmoló en India

El país asiático también ha estado inmerso en otro suceso que prendió las alarmas, después de que las autoridades informaran que un hombre de 85 años se había prendido fuego en el sur. ¿La razón? Según las investigaciones, el sujeto rechazaba la política lingüística del gobierno de Nueva Delhi (la capital).

Se trata de una acusación que permea al Estado por presuntamente querer extender en todo el territorio el uso del hindi, una lengua empleada principalmente en el norte.

El idioma abarca un tema “complejo” en India donde abundan decenas de ellos, siendo el inglés uno de los oficiales, aunque los gobiernos regionales utilizan las lenguas de cada zona. Un último recuento, recopilado por la AFP, da cuenta de que en 2011 solamente el 44 % de la población hablaba hindi.

La disputa empezó en octubre cuando un grupo de legisladores planteó la posibilidad de extender este como el idioma nacional, y el predominante en sectores educativos. Para el primer ministro Narendra Modi, el empleo del inglés supone una “mentalidad esclava”.

Pero el descontento se ha hecho presente en el sur del país, donde no es habitual que se hable hindi y se rechaza una imposición del mismo. Detractores como el campesino MV Thangavel hicieron pública su molestia, aunque en su caso decidió llevarla a la muerte, recogió esa agencia de noticias.

Según la Policía, el octogenario portaba una pancarta en la que podía leerse: “Gobierno Modi, dejen de imponer el hindi. ¿Por qué tenemos que escoger el hindi en detrimento del tamul, con su rica literatura? (...) Esto perjudicará el futuro de nuestros jóvenes”. Frente a un local del partido DMK, este hombre se inmoló al rociar su cuerpo con carburante.