Home

Mundo

Artículo

Imagen de referencia, no corresponde al caso en mención.
Imagen de referencia, no corresponde al caso en mención. - Foto: IStock

mundo

Insólito: tras presuntamente asesinar a su esposa, policía culpa a su hijo de tres años

El uniformado llevó a su pareja hasta el hospital.

Conmoción en Argentina tras la muerte de una mujer, al parecer a manos de su esposo, quien es policía. De acuerdo con medios locales, el hecho ocurrió el pasado 26 de noviembre. Ese día, la mujer fue atacada a bala en su propia vivienda con un arma de fuego, al parecer, a manos de su esposo, quien no dudó en culpar a su hijo de tres años de edad.

El hombre afirmó que su pequeño tomó por error su arma de dotación y fue en ese momento en que su esposa supuestamente terminó impactada por las balas en su rostro. Gravemente herida, la mujer fue trasladada a un hospital por su mismo esposo, el mismo que le habría disparado, y quien fue identificado como Franco Cuello.

Debido a la gravedad de las heridas, la mujer de nombre Valeria Ramírez, de 26 años, murió en el centro hospitalario. Luego, las autoridades dieron apertura a una investigación y establecieron que el pequeño no tenía rastro de pólvora en las manos, mientras que su padre sí.

Posteriormente, el policía fue judicializado como presunto responsable del crimen de su propia esposa y le imputaron el delito de homicidio agravado por feminicidio.

A propósito del caso anterior, un hombre de Virginia Gardens, Estados Unidos, fue acusado de asesinato en primer grado e intento de asesinato después de que la policía dijera que le disparó fatalmente al nuevo novio de su esposa en North Bay Village el lunes (28 de noviembre) por la mañana.

La policía de North Bay Village respondió a los informes de disparos justo antes de las 8:00 a. m. en una unidad en un edificio de apartamentos en 7920 East Drive en Harbor Island, cuando llegaron encontraron a las víctimas, cuyos nombres no se divulgan según la Ley de Marsy, y llevó a José Arinbar-Camacho a custodia.

Arinbar-Camacho, de 41 años, que sostenía un arma con las manos ensangrentadas, le dijo a los oficiales que llegaron que “mató al novio de su esposa y le disparó a su esposa”, según un informe de arresto del Departamento de Policía de Miami-Dade, que se hizo cargo de la investigación.

Arinbar-Camacho y la hija pequeña de su esposa estaban dentro del apartamento en ese momento, según la policía. La niña no sufrió daños físicamente.

Funcionarios del Departamento de Niños y Familias de Florida se llevaron a la niña bajo su custodia y la esposa fue llevada a un centro de trauma local en estado crítico. Aún no está claro si permanece en estado crítico.

Después de ser llevado a la Oficina de Homicidios de MDPD para ser interrogado, Arinbar-Camacho dijo a los detectives que estaba enojado porque su esposa “estaba en una nueva relación y que él nuevo novio estaba viviendo con ella”, dijo el informe.

Arinbar-Camacho “llegó al apartamento de las víctimas más de dos horas antes del homicidio y esperó en su vehículo pensando que iba a ‘tomar’ el alma’ (del hombre)”, dijo la policía a los detectives.

“Él también informó que compró un torniquete, y una gasa días antes del tiroteo en caso de que resultara herido durante el tiroteo”, escribieron los detectives.

La noche anterior al tiroteo, Arinbar-Camacho escribió una nota brindando más información sobre el incidente planeado y una disculpa a su propia familia, que los investigadores encontraron dentro de su casa, según el informe.

La policía escribió en su informe que Arinbar-Camacho parecía estar bajo la influencia del alcohol y las drogas.