mundo

Airbnb cesó sus operaciones en China: este fue el motivo

La plataforma tenía presencia en China desde 2016.


Airbnb decidió suspender su oferta de viviendas en alquiler en China debido a los repetidos confinamientos desde principios de 2020, según una fuente familiarizada con el tema.

La plataforma de reserva de habitaciones, apartamentos y casas se lanzó en el mercado de China en 2016, para atraer a los turistas que viajan al extranjero y también para desarrollar una oferta de alojamiento en el país.

Desde entonces, más de 25 millones de personas han visitado viviendas asociadas, pero la actividad local siempre ha sido costosa y compleja de gestionar, según la fuente. Y la covid-19 no ayudó en nada.

Estas estancias en China han representado solo alrededor del 1 % de los ingresos del grupo en los últimos años.

A diferencia de otras economías importantes, China sigue una política estricta de covid cero, que consiste en aislar las fuentes de contaminación para detener la propagación del virus.

Shanghái, por ejemplo, vive un estricto confinamiento desde abril, con la prohibición de salir de casa en gran parte de la ciudad, privando a muchas personas del acceso adecuado a la atención médica y a la alimentación. Airbnb se negó a comentar sobre esta información.

Política cero covid en China se convierte en desventaja para Xi Jinping

Habitantes cada vez más exasperados, tras los indicadores económicos en rojo: la estrategia china de cero covid -éxito sanitario y propagandístico celebrado incansablemente por los medios oficiales- parece en camino de convertirse en una desventaja para el presidente Xi Jinping.

Si bien el cero covid permitió limitar el balance oficial de decesos a algunos miles -en un país de 1.400 millones de habitantes- esta política pesa mucho sobre la economía y la moral debido a sus facetas de cuarentenas forzadas, reducción de las conexiones aéreas, no expedición de pasaportes salvo por razones consideradas esenciales e incesantes pruebas PCR.

A diferencia de un Occidente casi paralizado por la epidemia en los últimos dos años, China ya había reanudado una vida casi normal desde la primavera de 2020.

Desde entonces, la política sanitaria ha sido elogiada en China como un símbolo del liderazgo de Xi Jinping y de la superioridad del sistema chino sobre las democracias liberales.

Ferviente defensor del “cero covid”, el dirigente de 68 años debería obtener a finales de 2022 un tercer mandato al frente del Partido Comunista (PCC).

Pero la actual ola de la variante ómicron en China pone de manifiesto los aspectos negativos de esta política sanitaria, y desacredita la imagen del presidente.

Cientos de personas murieron por el coronavirus en las últimas semanas en Shanghái, donde la población, confinada desde hace casi dos meses, está al límite.

La economía comienza a tambalear debido a los confinamientos impuestos en todo el país, que impiden a muchos chinos viajar, consumir e incluso trabajar. Sin olvidar la interrupción de las cadenas de suministro.

Provincia china impone test anticovid cada 48 horas

La provincia china de Henan, una de las más pobladas del país, va a imponer a sus 99 millones habitantes una prueba para la covid cada 48 horas, ante el aumento de los contagios.

China mantiene una estrategia cero covid que incluye cuarentenas, confinamientos y la realización de pruebas masivas, frente una relajación de las restricciones en otros países.

Esta política es eficaz desde el punto de vista sanitario y según los registros oficiales, China supone un duro golpe para la economía.

El confinamiento impuesto en la mega urbe de Shanghái a principios de abril y las restricciones y cierres de los comercios en Pekín ya generaron perturbaciones en las cadenas de abastecimiento.

Para evitar un escenario similar, Henan decidió aplicar las pruebas masivas, con la esperanza de detectar casos positivos y aislarlos lo antes posible.

La provincia situada en el centro de país, a unos 400 km al sur de Pekín, había logrado mantenerse al margen del último brote de los contagios, pero registró decenas de nuevos casos en los últimos días.

Los habitantes que no se sometan a las pruebas perderán el pase verde que permite el acceso a los transportes y lugares públicos.

*Con información de AFP.