canadá

¿Cocaína legal? Canadá lanza una polémica estrategia de lucha contra las drogas

El proyecto responde a una fuerte crisis por opioides en el país y los Estados Unidos.


Canadá anunció este martes -31 de mayo- que despenalizará las drogas duras en un proyecto piloto en Columbia Británica, con el que busca atajar una crisis de opioides que deja miles de muertos, al tratar las adicciones en lugar de encarcelar a los consumidores de drogas por su posesión.

En respuesta a un pedido de la provincia de Columbia Británica, la ministra federal de Salud Mental y Adicciones, Carolyn Bennett, dijo que el 31 de enero de 2023 entrará en vigor una exención a la ley que permite la posesión de opioides, cocaína, metanfetamina y otras drogas duras, por un periodo de tres años.

Los adultos en la provincia de la costa Pacífica no podrán ser arrestados ni enfrentarán cargos por posesión de dosis personales de hasta 2,5 gramos de drogas duras, y la policía no podrá confiscar el producto.

En lugar de eso, los usuarios recibirán información sobre como acceder a ayuda médica para las adicciones.

“Durante demasiados años, la oposición ideológica a la reducción del daño ha costado vidas”, dijo Bennett en una conferencia de prensa al anunciar el programa piloto.

“Hacemos esto para salvar vidas, pero también para dar su dignidad y (capacidad de) decisión a los usuarios de drogas”, declaró, agregando que se convertiría en “un modelo para otras jurisdicciones de Canadá”.

Varias ciudades, incluyendo Montreal y Toronto, han manifestado su deseo de obtener exenciones similares.

Una pequeña facción de izquierda en el Parlamento, el Nuevo Partido Democrático, también presentará el miércoles una propuesta de ley para despenalizar la posesión de droga en todo el país, aunque se espera que sea derrotada.

Columbia Británica se convierte así en la segunda jurisdicción en Norteamérica en despenalizar las drogas duras, luego de que lo hiciera en noviembre de 2020 el estado estadounidense de Oregón, ofreciendo hasta el momento resultados mitigados, pues pocas personas se acogieron a los tratamientos de adicciones, mientras cayó el gasto en vigilancia policial.

Según datos del gobierno federal, 26.690 personas murieron por sobredosis de opioides en Canadá entre enero de 2016 y septiembre de 2021.

Se estima que en Columbia Británica seis personas mueren cada día por intoxicaciones relacionadas con opioides.

Más de 2.200 personas fallecieron el año pasado, y unas 9.400 desde que la jefa de salud pública de la provincia, Bonnie Henry, declaró la emergencia de salud pública en 2016.

Crisis de opioides

Más de 100.000 personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos en 2021, cuando la pandemia de covid-19 exacerbó una crisis impulsada por el fentanilo y el acceso online a medicamentos de receta falsificados, según datos publicados el miércoles.

Los expertos dicen que las personas con trastornos por uso de sustancias se han visto muy afectadas por las alteraciones de la vida diaria provocadas por la emergencia sanitaria, en tanto las autoridades están incautando cantidades récord de medicamentos falsificados provenientes de México.

Los datos provisionales del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de Estados Unidos mostraron que hubo 107.622 muertes por sobredosis en 2021, un aumento del 15% frente a las 93.655 muertes en 2020.

Aun así, el aumento de 2021 fue la mitad del de hace un año: las muertes por sobredosis aumentaron un 30% de 2019 a 2020.

El fentanilo, un opioide sintético desarrollado para tratar los síntomas del dolor crónico, fue por lejos el mayor culpable, responsable de 71.238 muertes. Le siguieron las metanfetaminas cristalinas (metanfetamina), la cocaína y los opioides naturales (como la heroína y la morfina).

La administración del presidente Joe Biden anunció en abril una estrategia nacional de control de drogas para abordar la crisis por adicciones no tratadas y el narcotráfico.

Las cifras de la encuesta de 2020 mostraron que entre los 41,1 millones de personas que necesitaban ser tratados por trastornos por uso de sustancias, solo 2,7 millones (6,5%) habían recibido ayuda en un centro especializado en el último año.

La administración Biden está buscando ampliar el acceso a tratamientos que salvan vidas, como el medicamento naloxona, las pruebas reactivas de drogas y los programas de suministro de jeringas.

También ha solicitado un aumento de presupuesto para las agencias antidrogas y de control de fronteras para detener el flujo de drogas ilegales en el país.

*Con información de la AFP.