mundo

Corea del Norte amenaza con “cuarentenas en todo el país” si aumentan los casos por covid-19

El país asiático ha sido aún más estricto durante la pandemia, con sus fronteras cerradas desde 2020.


Las autoridades norcoreanas han instado este 9 de mayo a la población a seguir las medidas y restricciones sanitarias impuestas a raíz de la pandemia para evitar nuevos brotes y frenar la covid-19.

Así, han pedido a la población no bajar la guardia y han recalcado que la más mínima violación de estas medidas puede llevar a un “sistema completo de cuarentenas en todo el país”, según informaciones del diario ‘The Rodong Sinmun’.

En este sentido, han declarado que el “mayor enemigo” es la pandemia de coronavirus, especialmente en un momento de mayor “laxitud” en relación con las restricciones.

El país introdujo una cuarentena temporal la semana pasada que, según informaciones de la agencia de noticias Yonhap, podría deberse a un nuevo brote, si bien no se descartan otras enfermedades, como la fiebre tifoidea.

Mientras, Pyongyang sigue insistiendo en que no se han registrado casos de coronavirus en el país. No obstante, las fronteras de Corea del Norte llevan cerradas desde enero de 2020 tanto a ciudadanos extranjeros como locales.

¿Aumento de la covid-19 en Asia?

Cabe recordar que la preocupación de las autoridades norcoreanas se da en medio de una arremetida de la covid-19 en China, país asiático que desde abril ha tenido problemas con el aumento de casos de esta enfermedad en su territorio.

Por ejemplo, este lunes millones de habitantes de Pekín trabajaron desde casa, después de que las autoridades reforzaran las medidas anticovid, dando a la capital china de 22 millones de personas una imagen de ciudad fantasma.

China se enfrenta desde hace dos meses al peor brote epidémico desde inicios de 2020. Aunque las cifras de contagios son mínimas respecto al nivel mundial, las autoridades aplican estrictamente la política de “cero covid” e imponen confinamientos en ciudades enteras en cuanto se detectan algunos casos.

Después de Shanghái, la ciudad más poblada del país confinada desde principios de abril, Pekín se encuentra desde hace una semana bajo restricciones de desplazamientos y muchos lugares públicos (restaurantes, cafés, gimnasios...) están cerrados.

El lunes, las autoridades limitaron estrictamente el acceso a los servicios no esenciales en el distrito de Chaoyang, el más dinámico y poblado de la capital. El animado barrio comercial de Sanlitun, en el este de Pekín, estaba desierto el lunes. La tienda Apple, por ejemplo, recibió la orden de cerrar minutos después de haber abierto sus puertas.

“No me siento cómoda con tan poca gente a mi alrededor”, dijo a la AFP una trabajadora de la limpieza llamada Wang, mientras esperaba poder entrar en el restaurante donde está empleada. “Me encargo de la desinfección, no puedo trabajar desde casa”, añadió.

Por su parte, en Shanghái, la cifra de contagios diarios se situó este 9 de mayo por debajo de los 4.000, después de haber superado los 25.000 a finales de abril.

El actual brote epidémico causó la muerte a más de 500 personas en Shanghái, según datos oficiales. En total, China ha registrado oficialmente unos 5.000 decesos debido al virus desde el inicio de la pandemia.

Tras cerca de 40 días de confinamiento y algunos problemas de suministro de comida, los habitantes de Shanghái empiezan a mostrar su exasperación. En el barrio de Zhuanqiao, varios vecinos se enfrentaron este fin de semana a funcionarios equipados con la protección integral anticovid, según un video difundido en las redes sociales.

“La policía actuó rápidamente para convencer a los curiosos de dispersarse y traer la calma”, informaron las autoridades locales.

“Según una investigación llevada a cabo en el lugar, los alborotadores tenían suficiente comida en casa”, aseguraron las mismas fuentes.

El confinamiento en la capital económica china, puerto de entrada y salida de las mercancías, tiene un gran impacto en la economía del gigante asiático. El mes pasado, las exportaciones de China avanzaron a su ritmo más bajo desde hace casi dos años (+3,9 %).

Los analistas contactados por la agencia Bloomberg estimaban que la ralentización sería más pronunciada (+2,7 %), tras un alza de 14,7 % en un año en marzo. Se trata del peor aumento de las exportaciones chinas desde junio de 2020 (+0,5 %).

*Con información de Europa Press y AFP.