mundo

Cuatro jóvenes heridos por intercambio de disparos con la policía en Nueva York

Los hechos se presentaron en Queens, en la avenida Springfield Gardens.


El pasado sábado 6 de agosto, en horas de la noche, se presentó un intercambio de disparos entre jóvenes y el Departamento de la Policía de Queens

Nueva York (NYPD), en la avenida Springfield Gardens.

Entre los hechos que se dieron en una fiesta, resultaron cuatro jóvenes heridos de 16, 17, 18 y 24 años y otros cuatro más arrestados. Tres de los heridos fueron trasladaos al Hospital Jamaica y el otro fue trasladado al Hospital Cohen Children’s Medical Center. Según la NYPD, los cuatro están en condición estable.

Asimismo, la policía afirmó que los cargos estaban pendientes contra los arrestados en la fiesta, donde había unas 100 personas, según el medio de comunicación New York Post.

De igual manera, los investigadores están determinando si los policías hirieron a los sospechosos o fueron los mismos pistoleros que se encontraban en la fiesta.

Por su parte, el jefe de patrulla, Jeffrey Maddrey, manifestó en conferencia de prensa que ningún oficial resultó herido en el intercambio de disparos, además, afirmó que se recuperaron tres armas de fuego en la escena.

De igual forma, dos de los involucrados que abrieron fuego en el evento, se encuentran investigados por otros casos, incluido un robo y un incidente con armas, afirmó la NYPD.

Por otra parte, mediante un video publicado por el NYPD, se puede apreciar cómo varios ladrones interrumpieron en una joyería ubicada en la avenida Webster, en El Bronx, donde llevaron a cabo un millonario robo.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 2:30 p. m. del pasado viernes 5 de agosto y se puede apreciar cómo la persona encargada activó el timbre de seguridad, para darle ingreso al supuesto cliente, pero lo que sucedió fue que otras tres personas encapuchadas irrumpieron.

Acto seguido, uno de los involucrados utilizó un martillo para romper las vitrinas, mientras que los otros dos ladrones comenzaron a tomar las joyas, avaluadas en 2,15 millones de dólares, y que fueron guardadas dentro de bolsas.

Luego de llevar a cabo el robo, los cuatro delincuentes huyeron de la escena lo más pronto posible; el robo no duró más de dos minutos.

Las autoridades confirmaron que nadie resultó herido durante los hechos, como bien se puede apreciar en el video. Además, el NYPD le solicitó a la ciudadanía información para encontrar a los sospechosos.

Cabe mencionar que en Nueva York las denuncias por hurto a locales han aumentado en 81 % en lo corrido de este 2022, lo que agravó la reforma penal y la pandemia, informaron las autoridades de la ciudad.

Finalmente, la situación ha generado desempleo por cierre de tiendas y escasez de productos, a tal punto de presentarse desmanes, los cuales han dejado a varios empleados heridos al momento de enfrentarse a los ladrones.

Murió empleado de McDonald’s al que le dispararon

Luego de casi una semana de luchar por su vida, murió el empleado del restaurante de McDonald’s que recibió un disparo de un cliente luego de una disputa por unas papas fritas frías. El joven que fue herido había sido conectado a un soporte vital, luego de ser diagnosticado con muerte cerebral.

La noticia fue confirmada por la Policía de Nueva York el pasado viernes 5 de agosto, informó el medio local New York Post. Aunque no dieron mayores detalles sobre el fallecimiento, las autoridades indicaron que Matthew Webb, quien tenía 23 años, “sucumbió ante sus heridas”.

Lo último que se conoció del caso fue que, tras el disparo que recibió en el cuello, el joven Webb había sido diagnosticado con muerte cerebral, por lo que al agresor, Michael Morgan, de tanto solo 20 años, le sería imputado el delito de homicidio, dado que se pronosticaba que la joven víctima muriera en futuro cercano.

Al parecer, todo el incidente habría iniciado cuando la madre de Morgan, quien recibió las papas frías en un restaurante de McDonald’s, en Brooklyn, Nueva York, les pidiera a los empleados hablar con el gerente por la temperatura de la comida que le habían entregado. Sin embargo, ante la petición, los funcionarios del restaurante se habrían reído de la señora, lo que causó la furia del agresor.