mundo

Detienen a exprocurador mexicano a cargo de cuestionada pesquisa sobre estudiantes desaparecidos

El arresto se dio un día después de que el Gobierno presentara las conclusiones preliminares de la investigación.


Agentes de la Fiscalía General (FGR) de México detuvieron al exprocurador Jesús Murillo Karam, quien estaba a cargo de la investigación sobre los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en 2014. Este arresto se produjo solamente un día después de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentase las conclusiones preliminares de la investigación realizada por la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso, que indica que la operación podría catalogarse como crimen de Estado.

El ente de control llevó a cabo la detención por delitos de desaparición forzada, tortura y contra la administración de justicia en el caso Ayotzinapa. El detenido fue trasladado a las instalaciones de la Fiscalía y posteriormente será puesto a disposición de la orden de captura señalada, informó el periódico Milenio.

Murillo Karam fue el fiscal general de México entre diciembre de 2012 y febrero de 2015, durante el mandato de Enrique Peña Nieto. Estuvo al mando de las investigaciones sobre el caso Ayotzinapa.

El 28 de enero de 2015, Murillo Karam aseguró que la “verdad histórica” consistía en que los jóvenes fueron asesinados, “incinerados y sus cenizas arrojadas al río San Juan”, por orden de antiguas autoridades locales que integraban este grupo criminal.

El Gobierno mexicano reconoció este jueves que “no hay indicio alguno” de que sigan con vida los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa que desaparecieron en 2014 a las afueras de Iguala (Guerrero), en una operación que, según un nuevo informe, puede catalogarse de crimen de Estado.

El ataque contra los 43 jóvenes la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 ha simbolizado durante años la impunidad de los grupos armados y su connivencia con instituciones públicas. Las pistas apuntan a la organización Guerreros Unidos, pero también a la intervención de las fuerzas de seguridad.

El subsecretario de Derechos Humanos del Ministerio de Gobernación, Alejandro Encinas, reafirmó que en este suceso “concurrieron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano”, descartando que las víctimas puedan estar vivas.

“Todos los testimonios y evidencias acreditan que fueron arteramente ultimados y desaparecidos”, explicó Encinas ante la prensa, en una comparecencia en la que también ha aclarado que, pese a algunos testimonios, los estudiantes no estudiaron juntos tras su desaparición ni se desplazaron al vertedero de Cocula, informa Milenio.

Vale la pena recordar que en marzo de este año, el presidente de México negó que instituciones de su gobierno ocultaron información clave sobre la desaparición de 43 estudiantes en 2014 a la comisión de expertos independientes creada para investigarla, que denuncia una “simulación” en las pesquisas.

Se está entregando toda la información, se ha entregado, se han abierto los archivos como nunca y no se oculta absolutamente nada”, dijo el mandatario en ese momento.

Entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 los 43 jóvenes, normalistas de Ayotzinapa, desaparecieron en la localidad de Iguala (estado de Guerrero, sur), previo a unas manifestaciones estudiantiles.

López Obrador añadió que su Gobierno está comprometido “en dar a conocer lo que sucedió con la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa”.

Eso se dio porque una comisión de expertos independientes acusó a autoridades mexicanas de haber ocultado información clave sobre la desaparición de 43 estudiantes en 2014.

“Lamentablemente, no hemos podido (establecer el destino de las víctimas). Esto se debe a la destrucción de evidencia, el obstáculo, el ocultamiento y la construcción de una mentira desde las más altas esferas”, dijo a la prensa Francisco Cox, miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que investiga el caso.

*Con información de Europa Press.