Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Papa Francisco en el Angelus del 31 de Octubre
Papa Francisco/AP - Foto: AP

mundo

Detienen a un hombre que pretendía entrar con un cuchillo a una misa del papa Francisco en Chipre

La Policía de ese país entregó algunos detalles sobre lo acontecido.

La policía de Chipre arrestó a un hombre que intentó entrar con un cuchillo al estadio de Nicosia, donde el papa Francisco celebró su primera misa, en el marco de su visita al país. El hombre, de 43 años, fue detenido antes de entrar al estadio, según informó la policía este viernes.

El detenido, que no es de nacionalidad chipriota, argumentó que llevaba el cuchillo para su defensa personal, según indicó la policía, que no entregó más detalles.

La misa, celebrada al aire libre en el Estadio GSP de Nicosia en Chipre y a la que asistieron casi 10.000 fieles según los organizadores, no se vio afectada por este incidente.

El papa Francisco reiteró el viernes sus llamados a la “fraternidad” y al “diálogo” en una misa ante miles de personas en Chipre, en el segundo día de su visita a esta isla del Mediterráneo.

El papa pidió recuperar la “fraternidad” ante “nuestras propias sombras y los desafíos a los que se enfrenta la Iglesia y la sociedad”.

“Si no nos reunimos, si no hablamos, si no caminamos juntos, no podremos sanar plenamente nuestra ceguera”, dijo Francisco en italiano, bajo el cielo azul de la isla de Chipre, en presencia del presidente chipriota Nicos Anastasiades y de un importante dispositivo de seguridad.

El pontífice argentino pidió “mantenerse siempre unidos” a los fieles congregados en el lugar, que ondeaban banderas libanesas, argentinas e, incluso, filipinas. Un coro de 130 personas de diferentes nacionalidades entonó cantos en árabe, inglés y griego frente al altar.

“Mensaje de amor”

Entre los asistentes a la misa se encontraban miembros de la comunidad católica de Chipre, compuesta por unas 25.000 personas, en su mayoría trabajadores inmigrantes asiáticos y de África.

Janine Daou, de 39 años, vino desde el Líbano, “a pesar de las dificultades económicas”, para “pedir ayuda” para su país.

Con una camiseta con el rostro del papa, Jackylyn Fo Bulado, una trabajadora doméstica filipina de 31 años, confesaba: “Tenemos tanta suerte, esperamos un sencillo mensaje de amor y de paz del papa, y que bendiga a Chipre y al mundo”.

Este viaje está marcado también por la voluntad de diálogo con la Iglesia ortodoxa, separada de la católica tras el cisma de 1054 entre Roma y Constantinopla.

El viernes, el arzobispo Crisóstomo II, primado de la iglesia local, recibió al sumo pontífice poco antes de que Francisco se encontrara con el Santo Sínodo, que reúne a las máximas autoridades ortodoxas de la isla en la catedral de Nicosia.

Espero sinceramente que tengamos más ocasiones para encontrarnos, que nos conozcamos mejor, rompiendo los numerosos prejuicios y escuchando dócilmente las experiencias de fe de unos y otros”, declaró el papa, que aseguró a sus “hermanos” su “cercanía y la de la Iglesia católica”.

El jueves, Francisco lanzó una poderosa llamada a la “unidad”, ante la “terrible herida” de la isla chipriota, dividida desde 1974 tras la invasión turca que desencadenó la formación de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC).

Oración ecuménica

En una región golpeada por los conflictos y la crisis migratoria, el papa avisó de nuevo a Europa del peligro de “los muros del miedo” y los “intereses nacionalistas”.

Tras la visita de Benedicto XVI en 2010, se trata del segundo viaje de un papa a la isla de Chipre, que Francisco considera “un verdadero punto de encuentro entre diferentes culturas y etnias”.

Con este viaje, el número 35 desde su elección en 2013, el papa pretende atraer la atención sobre el tema migratorio, un problema mayor en Chipre y en la zona, que crea tensiones en la Unión Europea.

Francisco, de 84 años e hijo de migrantes italianos instalados en Argentina, no ha dejado de predicar la acogida de miles de “hermanos y hermanas”, sin distinción de religión, o del estatus de refugiado o migrantes económico.

El viernes presidirá también una oración ecuménica, un rezo de unión de todos los cristianos, junto a migrantes en una iglesia de la zona intermediaria de la isla administrada por la ONU.

A su vez, el papa piensa trasladar consigo a Italia desde Chipre a cincuenta migrantes, según anunció ayer el presidente de la isla. Aunque el Vaticano no ha confirmado este punto.

Las autoridades de Chipre aseguran que reciben el mayor número de solicitudes de asilo de la Unión Europea en comparación con su población, unos 10.000 durante los diez primeros meses del año.

*Con información de Europa Press y AFP.