Tendencias

Home

Mundo

Artículo

La renuncia del director de Inteligencia de Perú, se da tras el retiro del ministro de Interior, en un hecho que el funcionario calificó como un intento de Pedro Castillo para obstruir con la justicia.
La renuncia del director de Inteligencia de Perú se da tras el retiro del ministro de Interior, en un hecho que el funcionario calificó como un intento de Pedro Castillo para obstruir la justicia. - Foto: Twitrter/ PedroCastilloTe (API)

mundo

Director de inteligencia de Perú anuncia su renuncia y arremete contra Castillo

La salida de César Vallejos Mori, quien llevaba pocas semanas en funciones, fue argumentada desde “principios ético-morales”.

Polémica, así fue tomada en algunos sectores de Perú la renuncia del actual director de los servicios de Inteligencia de Perú, César Vallejos Mori, quien anunció la dimisión a su cargo este miércoles, 20 de julio, apenas pocas semanas después de haber asumido dichas funciones.

El funcionario advirtió que su salida es coherente con lo ocurrido la noche del pasado martes en ese país, cuando se conoció que el presidente Pedro Castillo cesó de sus funciones al ahora exministro de Interior Mariano González.

En su carta de renuncia, César Vallejos advirtió que su dimisión al cargo es irrevocable, explicando que se originaba en sus principios éticos y morales, y en respaldo al cesado ministro, quien ahora se convirtió en uno de los principales críticos del presidente Castillo.

Según el texto, revelado por medios locales, esta comunicación fue remitida directamente al designado nuevo ministro del Interior, Willy Huerta Olivos, y en ella se dice que la salida del exministro González atenta contra la democracia de Perú.

González había emprendido una política de persecución férrea a la delincuencia común y al crimen organizado; esta situación había originado la conformación de un grupo especializado para apoyar las labores de los entes investigativos, en casos puntuales como la lucha contra los hechos de corrupción en los órganos de poder.

Precisamente, dicha brigada entró a reforzar las funciones de la fiscal Marita Barreto, quien, según explican medios locales, adelanta una lucha frontal contra la delincuencia. Además, desplegó un operativo especial para dar con el paradero de algunas personas señaladas de anomalías, entre las que se cuenta a sujetos del círculo cercano de Castillo, entre ellos los prófugos Bruno Pacheco, Juan Silva y Fray Vásquez Castillo.

En un aparte de la carta de Vallejos, se puede leer cómo el funcionario arremete contra el gobierno Castillo por la decisión de retirar al ministro del Interior y destaca la función desarrollada por el saliente funcionario, González. “Resulta lamentable esta desatinada decisión (...) de remover de su cargo sin justificación a una persona honorable y bien intencionada, que solo quería recuperar la confianza y el respeto de la ciudadanía, cumpliendo y haciendo cumplir la ley, además buscando garantizar la tranquilidad, convivencia pacífica y seguridad personal y patrimonial de la población”.

En la carta, el encargado de la Inteligencia de Perú agradeció de antemano “las buenas gestiones para que el proceso de entrega y transferencia del cargo se realice de la mejor y más pronta manera posible”.

“No tengo dudas del compromiso que el señor Castillo tiene con la corrupción”

Tras ser retirado de su cargo, y en declaraciones entregadas a un canal de televisión local, el exministro González aseguró que, tras lo evidenciado, quedó comprobado que el presidente Pedro Castillo tiene una fuerte intención de interferir con la justicia, refiriéndose a las razones que, de manera extraoficial, se han esbozado sobre su salida del gabinete.

Hoy no tengo dudas del compromiso que el señor Castillo tiene con la corrupción”, dijo con respecto a su trabajo en pro de ubicar a los prófugos de la justicia, pertenecientes al círculo de Castillo, hecho que le habría incomodado al presidente.

González aseguró que su vinculación al gobierno se dio como ‘caballito de Troya’ y que él no había entrado para guardarle la espalda al presidente, sino para intentar restituir el orden democrático y ejercer control en medio de un ambiente turbio, que llamó a acabar.

El exfuncionario afirmó que la salida de Castillo del poder es necesaria, “con o sin el Congreso”, y aseveró que la vía legal para ello es una nueva moción de vacancia, como las dos de las que ya se ha librado el presidente.

“Haré lo necesario para que esta situación cambie”, sentenció, afirmando a su vez que el entorno de Castillo es de temer.

Según apartes de sus declaraciones, entregados a Panamericana, canal de televisión local, el exministro le pidió a la sociedad civil tomar medidas, independientemente de su ideología, para “defender el sistema democrático de Perú”.

Tras el retiro de González, Pedro Castillo designó y posesionó a Willy Huerta, quien se convirtió en el séptimo funcionario que asume esa cartera en menos de un año de Castillo en la Presidencia.