Home

Mundo

Artículo

En Imágenes. Visita del Papa Juan Francisco a Eslovenia
El Papa Francisco hace un llamado al “diálogo” en su habitual mensaje en Navidad - Foto: AP

vaticano

El papa Francisco hace un llamado al “diálogo” en su habitual mensaje de Navidad

Francisco, de 85 años, insistió en las “inmensas tragedias” que están “olvidadas” en Siria y en Yemen, sumergidas en conflictos que “han provocado muchas víctimas y un número incalculable de refugiados”.

El papa Francisco llamó este sábado en su mensaje de Navidad a un “diálogo” en medio de “la tendencia a cerrarse”, en su tradicional discurso de Navidad, durante el que también insistió en los conflictos “olvidados”, como Siria o Yemen.

“En este tiempo de pandemia (...) se pone a prueba nuestra capacidad de relaciones sociales, se refuerza la tendencia a cerrarse”, afirmó el pontífice durante su mensaje desde la plaza de San Pedro del Vaticano, llamando al “diálogo”, ante los fieles que se congregaban bajo la lluvia en el Vaticano.

El Papa Francisco dirige una misa de Nochebuena en la basílica de San Pedro en el Vaticano el 24 de diciembre de 2021.
El papa Francisco llamó este sábado en su mensaje de Navidad a un “diálogo” en medio de “la tendencia a cerrarse”, en su tradicional discurso de Navidad, durante el que también insistió en los conflictos “olvidados”, como Siria o Yemen. - Foto: AFP

Como es tradicional el papa recordó las zonas del mundo azotadas por conflictos como Ucrania, Afganistán, Irak, Birmania, Etiopía, Sudán y la región del Sáhara, y también abordó las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria, que ensombrece la Navidad por segundo año consecutivo.

“En el mundo entero vemos todavía muchos conflictos, crisis y contradicciones. Parece que no terminan nunca y casi pasan desapercibidos” porque “nos hemos habituado de tal manera” que “corremos el riesgo de no escuchar los gritos de dolor y desesperación de muchos de nuestros hermanos y hermanas”, lamentó el papa.

Francisco, de 85 años, insistió en las “inmensas tragedias” que están “olvidadas” en Siria y en Yemen, sumergidas en conflictos que “ha provocado muchas víctimas y un número incalculable de refugiados”.

“Escuchemos el grito de los niños que se alza desde Yemen, donde una enorme tragedia, olvidada por todos, se está perpetrando en silencio desde hace años, provocando muertos cada día”, afirmó.

También pidió que no se permita “que se propaguen en Ucrania las metástasis de un conflicto gangrenoso”, por las tensiones entre Kiev y Moscú, que hacen temer una escalada militar.

Llamado de humildad

Francisco llamó el viernes a los fieles a “amar la pequeñez” en un nuevo alegato por la humildad durante la tradicional misa de Nochebuena en la Basílica de San Pedro de Roma.

Unas 2.000 personas, según la sala de prensa del Vaticano, asistieron a la celebración, con mascarilla y sentadas a distancia las unas de las otras.

Papa Francisco en el palpación presidencial de Atenas junto a la presidenta de Grecia Katerina Sakellaropoulou
En su homilía, el pontífice argentino de 85 años invitó a los fieles a “amar la pequeñez” como “camino para la verdadera grandeza” y a “redescubrir las pequeñas cosas de la vida”. - Foto: AFP

Entre los presentes en la ceremonia, celebrada en varios idiomas, había embajadores y representantes de otras confesiones cristianas, así como más de 200 sacerdotes, obispos, y cardenales. Los fieles que se quedaron sin entrada pudieron seguir la misa desde el exterior, en la plaza de San Pedro, a través de pantallas gigantes.

En su homilía, el pontífice argentino de 85 años invitó a los fieles a “amar la pequeñez” como “camino para la verdadera grandeza” y a “redescubrir las pequeñas cosas de la vida”.

Llamando a la Iglesia a ser “adoradora, pobre y fraterna”, Jorge Mario Bergoglio, infatigable defensor de los más vulnerables, alertó contra la “indiferencia” frente a la pobreza. “Jesús al nacer estaba rodeado precisamente de los pequeños, de los pobres (...) cerca de los olvidados de las periferias. Viene de donde la dignidad del hombre es puesta a prueba”, subrayó.

Volvamos a los orígenes: a lo esencial de la fe, al primer amor, a la adoración y a la caridad”, insistió el santo padre.

Esta es la segunda misa de Navidad consecutiva en tiempos de covid. En 2020, solo 200 personas, en su mayoría empleados del pequeño Estado del Vaticano, pudieron asistir a misa debido a las restricciones por la pandemia.

El jueves, el papa ya había pedido a la Curia romana que mostrara “humildad” y “sobriedad” y que huyera de la “mundanalidad” y el “orgullo” durante sus tradicionales saludos navideños.

*Con información de la AFP.