Tendencias
El expresidente Lula da Silva durante su discurso tras ganar las elecciones de su país
El expresidente Lula da Silva se reunió con un grupo de Franciscanos. - Foto: AFP

mundo

Elecciones Brasil: Lula da Silva tuvo que aclarar que no tiene un “pacto con el diablo”

El candidato ha insistido en que es cristiano y que es una “fake news” sus supuestos vínculos con el diablo.

Tras las elecciones de este domingo en Brasil, la campaña electoral para determinar quién será el próximo presidente de este país, que es considerado como una potencia regional, se agudiza, por lo que cada vez más se estarían reportando ataques en contra de los candidatos de parte y parte, a tal punto que el expresidente Lula da Silva tuvo que confirmarles a los ciudadanos que no tiene un “pacto con el diablo”.

“Lula no tiene pacto ni jamás conversó con el diablo”, dice exactamente un cartel que tuvo que publicar el partido de Lula, el Partido de los Trabajadores (PT), afirmando, además, de que su candidato ”cree en Dios y es cristiano”, puesto que se estaría atacando la fe del expresidente brasileño en medio de la campaña electoral.

Incluso, acompañando este post, este 2 de octubre Lula estuvo publicando una serie de trinos en su cuenta oficial de Twitter de su encuentro con un grupo de Franciscanos, con quienes compartió su doctrina y recalcó su creencia en Dios.

“Hoy me encuentro con fray Davi en honor al día de San Francisco. Vamos juntos por un Brasil de amor y respeto para todos”, escribió Lula, agregando una fotografía.

Y en un trino siguiente sentenció: “Nuestro papel ahora es convencer a las personas que aún no estaban convencidas. Por eso también me gusta la segunda ronda, porque la gente tiene una segunda oportunidad. En la Iglesia católica hay bautismo y luego confirmación, para darle a la persona la oportunidad de elegir su propio padrino”, haciendo referencia a la integración de la población creyente a su favor.

Incluso, el PT ha comenzado a publicar trinos que vinculan a Lula con la comunidad católica, así como los momentos que este político habría vivido con el papa Francisco.

Toda esta campaña viene acompañando la intención de obtener el voto de las personas católicas, entre otras religiones de Brasil, puesto que, desde su primera elección, Bolsonaro ha estado acompañado por los cristianos del país latinoamericano, y tras su primer mandato, este sector continúa apoyándolo para un segundo periodo.

Los apoyos clave que recibieron Bolsonaro y Lula

Mientras que Bolsonaro terminó segundo en la primera vuelta del domingo con un apoyo más fuerte de lo previsto por las encuestas (43 % de los votos), apenas cinco menos que el líder izquierdista (48 %). Lula, de 76 años, obtuvo por su parte el apoyo del excandidato Ciro Gomes, aunque a regañadientes.

Gomes quedó en cuarto lugar con 3,04 %, detrás de la senadora Simone Tebet, que también se espera apoye a Lula en el balotaje del 30 de octubre. Entre ambos candidatos sumaron 8,5 millones de votos. La diferencia entre Lula y Bolsonaro fue de 6,18 millones de votos.

El exjuez Sergio Moro, némesis del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, y los gobernadores reelectos de los populosos estados de Minas Gerais y Río de Janeiro se pronunciaron a favor del presidente ultraderechista, de 67 años.

Además del apoyo de aliados, Bolsonaro está intentando explotar el rechazo al izquierdista y su partido. “Contra el proyecto de poder del PT, declaro, en la segunda vuelta, el apoyo a Bolsonaro”, dijo el exjuez Moro, quien se convirtió en ícono de la lucha contra la corrupción que salpicó a Lula y a su Partido de los Trabajadores.