paraguay

En medio de la indignación, familiares y amigos del fiscal Pecci le dan el último adiós en Paraguay

El cuerpo del fiscal paraguayo asesinado en Cartagena ya arribó a la ciudad de Asunción para sus honras fúnebres y una serie de homenajes.


“Mi hijo se ha ganado un lugar en la patria”, así titula este sábado el diario paraguayo La Patria, uno de los más reconocidos de ese país, citando las sentidas palabras del padre del fiscal antimafia, Marcelo Pecci, asesinado esta semana en la ciudad de Cartagena, Colombia, mientras disfrutaba de su luna de miel.

Las palabras del señor Francisco Pecci, de 84 años, hacen parte de la indignación que se ha despertado en Paraguay tras conocerse la muerte del funcionario judicial, reconocido como uno de los fiscales más destacados en contra de la lucha contra el lavado de activos y la corrupción en el sur de nuestro continente.

Precisamente, esa indignación y dolor generalizado, es el que prima este sábado en las honras fúnebres y homenajes de las que es objeto el cuerpo del asesinado fiscal, cuyos despojos mortuorios llegaron este sábado la ciudad de Asunción, procedentes de Colombia, donde peritos forenses determinaron que la muerte de Pecci se originó por la recepción de tres disparos, dos de los cuales le impactaron en el cuello, en un hecho sicarial presentado cuando departía con su esposa en la isla de Barú.

En la tarde anterior, Pecci fue homenajeado por varios de sus compatriotas a través de la realización de un acto simbólico en las calles, denominado “Marcha por la valentía y el coraje”, y que fue continuado este sábado tras la llegada del cuerpo, que fue llevado para su velación en el Memorial del Parque Serenidad, tras su paso por el Centro de Entrenamiento del Ministerio Público, donde se organizó una ceremonia con la presencia de sus compañeros, y la participación de miembros del Gobierno paraguayo, la Policía y los Bomberos.

Luego de las honras fúnebres, se espera que el cuerpo del fiscal sea trasladado al Cementerio de la Recoleta, en inmediaciones de la capital paraguaya.

Tras conocerse la noticia de la muerte del fiscal, a quien recientemente, en el marco de su luna de miel, también se le había informado que sería padre, la Presidencia de la República de Paraguay decretó el duelo oficial desde el pasado viernes y por tres días.

Familiares del fiscal anticorrupción asesinado han elevado peticiones a los medios de comunicación para que se evite violar su privacidad en momentos de inmenso dolor; incluso, medios locales han precisado que, tras la muerte del funcionario, su esposa, la periodista Claudia Aguilera, cerró sus redes sociales.

La viuda de Pecci regresó a su país el pasado viernes a bordo de un vuelo en el avión presidencial de su país, que la recogió en territorio colombiano.

Sobre la publicación del diario La Nación, de Paraguay, en las que se recogen apartes de una entrevista con el padre del fiscal asesinado, este afirmó que para él “es una satisfacción haber sido padre de un hombre honesto, que por trabajar en forma honesta fue barrido, asesinado”, recordando que, aunque siempre le preguntaba a su hijo por la existencia de amenazas en su contra, este siempre las negaba, y desviaba la conversación afirmando que la carga laboral era alta.

“Es duro para los mayores per­der hijos, terrible, es contra la naturaleza, pero en lo que me resta de vida nos queda la satis­facción del deber cumplido con patriotismo por Marcelo Daniel Pecci Albertini”, afirmó el padre en declaraciones recogidas por El Nacional, en las que también destacó el compromiso de su hijo, y añadió que su país necesita más personas como el fiscal.

En declaraciones entregadas por miembros del cuerpo diplomático de Paraguay, se confirmó que este sábado, durante una reunión sostenida entre los presidentes de Uruguay y Paraguay, Mario Abdo Benítez y Luis Lacalle Pou, además de la discusión sobre temas bilaterales, se versó sobre el caso del asesinado funcionario judicial, refiriendo la importancia de estrechar lazos entre los países de la región para la lucha contra el crimen organizado.