mundo

Exvicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en favor del FBI y no descarta comparecer por asalto al Capitolio

Pence aseguró que si recibe una invitación formal de la comisión que lleva a cabo la investigación, la estudiará para dar su versión de los hechos.


Este miércoles 17 de agosto, el exvicepresidente de Estados Unidos en el gobierno de Donald Trump, Mike Pence, dejó la posibilidad de comparecer en la comisión que investiga el asalto al Capitolio Nacional el pasado 6 de enero de 2021.

Cabe mencionar que el exvicepresidente era el responsable de presidir la sesión del Senado en donde se iba a ratificar la victoria del presidente Joe Biden, cuando un grupo de personas seguidores a Trump tomaron la decisión de invadir la sede legislativa.

Además, la Comisión que investiga en la Cámara de Representantes, promovida por el Partido Demócrata, considera que el magnate intentó convencer a Pence de que intercediera para confirmar las teorías, lo que habría llevado a la ruptura entre los dos.

En ese sentido, Pence, en un acto público en New Hampshire, confirmó a NBC News que está dispuesto a comparecer a dicha comisión, pero afirmó que no habrá ningún precedente. Además, agregó que “si nos entregasen una invitación formal, lo estudiaríamos”.

Asimismo, el exvicepresidente condenó los ataques al FBI, tras el allanamiento de la mansión del expresidente en Mar-a-Lago, en Palm Beach, estado de la Florida.

“Esta acción sin precedentes requiere una transparencia sin precedentes”, indicó Pence, lo que significa que se ha desmarcado de sus compañeros del Partido Republicano, quienes han criticado severamente la operación del FBI a tal punto que han asegurado que si llegan a tomar el control en Senado, abrirán una investigación para determinar las razones del allanamiento en la casa de Trump.

Finalmente, Pence aseguró que “los ataques contra el FBI deben parar”. Sin embargo, aseguró que el fiscal general, Merrick Garland, debe rendir cuentas, pero sin entrar en otro tipo de críticas.

El FBI entrevistó a exabogados de la Casa Blanca por el caso Donald Trump

El pasado martes 16 de agosto se dio a conocer que el FBI entrevistó a los exabogados de la Casa Blanca del expresidente Donald Trump, luego de terminar su gobierno, debido a la investigación por los documentos clasificados encontrados en su mansión en Mar-a-Lago, en Palm Beach.

Según el periódico The New York Times, los abogados Pat Cipollone y Patrick Philbin hablaron con las autoridades, quienes notificaron en su momento que hacían falta documentos clasificados.

Asimismo, los investigadores se comunicaron con Philbin en la primavera del presente año, al momento en que se estaban llevando a cabo las investigaciones para determinar por qué llegaron más de una decena de cajas de material, entre ellos material clasificado, a su propiedad. Sin embargo, el citado periódico no especificó cuándo fue la entrevista con Cipollone.

De igual manera, el Times manifestó que Philbin quiso ayudar a recuperar el material, pero, según el abogado, el exmandatario se resistió de una forma vehemente a las súplicas de sus demás asesores.

Además, sus asesores confirmaron que Trump respondía que los documentos eran de su propiedad. “No es suyo, es mío”, aseveró Trump. Por ahora, Philbin y Cipollone se han negado a dar declaraciones a los medios de comunicación en ese país sobre la situación que se vive al rededor del expresidente.

Cabe mencionar que Trump, en enero del presente año, devolvió un total de 15 cajas con material de Archivos Nacionales, pero el Departamento de Justicia emitió una citación en mayo por la falta de documentos que se encontraban en su residencia en el estado de la Florida.

Asimismo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos se opuso el pasado lunes a publicar el documento judicial que expone los motivos que llevaron al FBI a registrar la semana pasada la casa del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Florida.

Finalmente, varios medios de comunicación y congresistas han pedido a un juez de Florida que publique esta declaración jurada que posibilitó el allanamiento de la mansión en Mar-a-Lago, el cual desató una tormenta política en un país ya de por sí dividido.

*Con información de Europa Press y la AFP.