Home

Mundo

Artículo

Gustavo Petro en Caracas reunión con Nicolas Maduro
Este fondo será administrado por las agencias de Naciones Unidas en Venezuela y se utilizará un Mecanismo de Seguimiento y Verificación. - Foto: Presidencia de la República

mundo

Fondo de atención social: primer acuerdo firmado entre el chavismo y la oposición en México

Un acuerdo social destinado a la recuperación de recursos del Estado venezolano bloqueados en el sistema financiero internacional.

El diálogo político y negociación entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición representada por la Plataforma Unitaria de Venezuela, reinició este sábado en la Ciudad de México tras un año suspendido, donde finalmente suscribieron un primer acuerdo.

Este 26 de noviembre por la mañana se firmó el segundo acuerdo entre gobierno y oposición de ese país, según indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, anfitrional del evento.

En concreto, el Gobierno y la oposición de Venezuela firmaron en México un acuerdo de protección social instrumental para la paz.

Firmaron el llamado ‘Segundo Acuerdo Parcial para la Protección del Pueblo Venezolano’, un acuerdo social destinado a la recuperación de recursos del Estado venezolano bloqueados en el sistema financiero internacional a cambio de un plan conjunto de mejoras de infraestructuras, acceso a los medicamentos y desarrollo escolar, entre otros aspectos.

“Es un triunfo de la política y mérito a reconocer de los participantes. México es su casa. Felicitaciones !! Buenas noticias para el pueblo venezolano”, señaló la cancillería mexicana.

El jefe de la delegación del Gobierno de Venezuela ante la mesa de diálogo, así como presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, y el exalcalde de Caracas Gerardo Blyde, por la oposición, han estampado su firma en el pacto ante el representante mediador de Noruega, Dag Nylander y el ministro de Exteriores mexicano y anfitrión del encuentro, Marcelo Ebrard, todos reunidos en el Hotel Sofitel de Ciudad de México.

Ahora bien, este acuerdo estipula, por ejemplo, la cooperación entre el Gobierno y la oposición en un plan de gastos humanitarios, como la reparación de las redes eléctricas o el pago de proyectos de atención médica utilizando 2.700 millones de dólares de fondos actualmente congelados en cuentas internacionales gracias a las sanciones de Estados Unidos.

Según el chavismo, en el extranjero hay 5.000 millones de dólares congelados mientras que la oposición lo cifra en 3.000 millones de dólares.

Además, con este fondo se buscan apoyar proyectos dentro del país, como reforzar el sistema público nacional de salud con equipamiento, incrementar la dotación de medicamentos, insumos y vacunas y recuperar la infraestructura.

Este fondo será administrado por las agencias de Naciones Unidas en Venezuela y se utilizará un Mecanismo de Seguimiento y Verificación.

Además, con este fondo se buscan apoyar proyectos dentro del país, como reforzar el sistema público nacional de salud con equipamiento, incrementar la dotación de medicamentos, insumos y vacunas y recuperar la infraestructura.

Este fondo será administrado por las agencias de Naciones Unidas en Venezuela y se utilizará un Mecanismo de Seguimiento y Verificación.

En sus comentarios previos, el representante noruego felicitó a las partes, a las que avisó no obstante que cualquier medida unilateral que modifique los términos del acuerdo será considerada inválida.

“Los miembros de la comunidad internacional seguirán comprometidos con su apoyo pero los avances dependerán de los venezolanos”, manifestó antes de precisar que todos estos desarrollos ocurrirán bajo la mirada de una comisión de observación y verificación.

Las partes, además, podrán realizar acuerdos parciales anexos a la negociación general siempre y cuando consideren que han sido debatidos en la medida de lo posible, agregó sobre un acuerdo que, posteriormente, Jorge Rodríguez ha calificado de “histórico” y “el más importante que se ha firmado en la República (de Venezuela) en lo social”.

Por otro lado, para el ministro Ebrard, la firma es “una esperanza para toda América Latina”, que representa “buenas noticias” y “el triunfo de la política y solución de controversias (...) los recibimos con los brazos abiertos”.