ecuador

Guillermo Lasso se someterá a una operación de baja complejidad el próximo viernes

El Gobierno de Ecuador confirmó que la intervención a la que será sometido el presidente no lo obligará a cesar sus funciones.


A través de un comunicado de prensa difundido a comienzos de la presente semana por el Departamento de Comunicaciones del Ecuador, y replicado a través de las diversas redes sociales del Gobierno, la Presidencia de ese país dio a conocer que está previsto que el próximo viernes, 29 de julio, el presidente Guillermo Lasso se someta a una intervención quirúrgica previamente agendada.

En su explicación sobre la intervención a la que se someterá Lasso, quien asumió el mando de su país en mayo de 2021, el Gobierno ecuatoriano ha precisado que la intervención corresponde a una cirugía o procedimiento que está encaminado a “resecar una lesión en el borde libre del párpado inferior derecho”, lo que requerirá que el presidente solo sea anestesiado ‘localmente’, en una operación considerada de baja complejidad.

Por lo anterior, los expertos que tratan a Lasso explicaron que el presidente no deberá cesar sus funciones y que se podrá reintegrar rápidamente en tanto culmine el procedimiento ambulatorio, en tanto se espera que no presente complicaciones posteriores a la operación.

Medios internacionales han afirmado que este tipo de intervenciones, como la que se le practicará a Lasso, suelen realizarse en casos en los que requiere reparar algunas heridas o cambios en la piel que se espera sean ‘benignos’, pero que de no tratarse a tiempo podrían presentar empeoramiento.

En el comunicado expedido por el gobierno Lasso, no se precisó el nombre del centro asistencial al que acudirá el mandatario ecuatoriano para practicarse la operación.

En ese mismo sentido, medios locales de Ecuador recordaron que esta es la segunda cirugía a que se somete el presidente desde su llegada al poder en 2021, luego de que ese mismo año el mandatario tuviera una intervención quirúrgica especializada para reparar una lesión en su columna vertebral, la cual, en su momento, se explicó como un procedimiento que era necesario para corregir una mala práctica médica previa, referida a la aplicación de una inyección que habría tenido lugar en España hace cerca de una década con ocasión de una lesión de tobillo.

Aquella intervención fue practicada en Estados Unidos y fue considerada en su momento como una cirugía de “mediana complejidad”.

Dicha operación sirvió para combatir algunas de las condiciones o dificultades de movilidad que comenzaba a presentar el mandatario suramericano y que, incluso, le habían obligado a caminar con ayuda de un bastón.

Sobre dicha cirugía, el parte médico y la evolución presentada hasta ahora, es satisfactoria.

Pese a que el comunicado expedido por el Gobierno de Ecuador ha detallado que es una cirugía menor para ‘resecar una lesión en el borde del párpado inferior derecho”, la cual es evidente, algunos medios internacionales han afirmado que la intervención a la que se sometería Lasso, también podría ser una blefaroplastia, operación que se usa para corregir situaciones físicas como párpados caídos o eliminar el exceso de piel derivado del paso de los años, lo que es considerado, además de una intervención estética, una funcional, en tanto también ayuda a mejorar eventuales fallas o problemas de visión derivados de ello.

Por la naturaleza de la intervención, se espera que Lasso pueda cumplir la recuperación en su residencia, la casa presidencial.