mundo

Haití: capturan a médico que sería el cerebro del operativo para matar al presidente, ¿de quién se trata?

Este domingo fue arrestado Christian Emmanuel Sanon, quien sería el enlace entre funcionarios y los asesinos del mandatario.


El rompecabezas de la investigación por el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, apenas se empieza a ajustar tras la captura de 26 colombianos y dos haitianos, así como reveladoras pruebas de participación de personal de seguridad del alto mandatario en el crimen.

Asimismo, este domingo se conoció la captura de un médico haitiano en Florida, Estados Unidos. El profesional arrestado fue identificado como Christian Emmanuel Sanon, quien sería el enlace entre funcionarios y los asesinos de Moïse.

El arresto de Sanon lo convierte en la tercera persona de ascendencia haitiana que ha sido arrestada por el asesinato. James Solages, de 35 años, y Joseph G. Vincent, de 55, estadounidenses haitianos del sur de Florida, también están bajo custodia policial después de entregarse horas después del asesinato.

“Yo diría que el médico haitiano reclutó a CTU y CTU reclutó a los colombianos. Ese es el patrón “, dijo el jefe de la Policía Nacional de Haití, Leon Charles.

El arresto de Sanon se produce cuando la policía haitiana, en colaboración con la policía colombiana, intenta reconstruir los hechos que llevaron a la muerte de Moïse, quien recibió 12 disparos en el dormitorio del piso de arriba de su casa en la madrugada del miércoles.

¿Quién es el médico?

“Es un individuo que ingresó a Haití a bordo de un avión privado con objetivos políticos”, dijo Léon Charles, director de la policía nacional. A su llegada a su país en junio, Charles Emmanuel Sanon, de 63 años, de nacionalidad haitiana, estaba acompañado de varios colombianos encargados de velar por su seguridad, según detalles proporcionados durante una rueda de prensa en presencia de varios ministros.

Interrogatorios realizados a los 18 ciudadanos colombianos detenidos el miércoles permitieron a la policía saber que Charles Emmanuel Sanon había reclutado a los 26 integrantes del comando a través de una empresa de seguridad venezolana llamada CTU, con sede en Florida.

“Cuando nosotros, la policía, bloqueamos el avance de estos bandidos después de haber cometido su crimen la primera persona a la que llamó uno de los atacantes fue Charles Emmanuel Sanon. Se puso en contacto con otras dos personas a las que consideramos autores intelectuales del asesinato del presidente Jovenel Moïse”, indicó Léon Charles sin detallar la identidad de estos dos sospechosos.

Funcionarios estadounidenses del FBI, el Departamento de Estado, el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional llegaron a Haití el domingo y se reunieron con el director general de la policía nacional.

La delegación estadounidense mantuvo reuniones separadas con los principales actores políticos locales, entre ellos el primer ministro Claude Joseph.

“Me reuní con la delegación estadounidense y juntos valoramos la resolución del Senado que me eligió como presidente provisional de la República”, tuiteó el domingo Joseph Lambert, presidente del Senado.

Cuatro días después del asesinato del jefe de Estado, persisten áreas grises sobre el asesinato de Jovenel Moise, atacado en su residencia privada, fuertemente vigilada.

Así contactaron a colombianos

“Buenos días, señores, soy el Tc Guerrero Torres Carlos, he sido designado como comandante de este selecto grupo, agradecido con Dios y con nuestros jefes que nos dieron esta nueva oportunidad. Quiero que estén conscientes del compromiso y la lealtad para con ellos”. Este mensaje enviado por este coronel, en un grupo de WhatsApp, es uno de tantos que SEMANA conoció, pieza clave para la investigación sobre el papel que habrían jugado un grupo de militares retirados colombianos en el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

El coronel retirado Carlos Giovanni Guerrero Torres fue capturado en Puerto Príncipe por las autoridades haitianas, señalado de participar supuestamente en dicho asesinato. En las conversaciones, que serían de hace unos dos meses, el exoficial no les da a sus interlocutores mayores detalles.

“Vamos a cumplir una misión que requiere de toda nuestra concentración y disposición, no da lugar a distracciones”, les dice. Asimismo, les exige “disciplina” y que el día en que deban viajar todo será una operación relámpago. “En el momento que nos den luz verde deben llegar allá, organizamos los destacamentos con sus comandantes y al avión”, les dice el coronel retirado, al tiempo que les pide “absoluta reserva”, pues hay “mucho pato por ahí preguntando, cosas que no les interesa, y que ni nosotros sabemos”.

En los chats se suministran instrucciones precisas sobre los requisitos operativos que deben cumplir los aspirantes. Les solicitan cuentas de ahorros en bancos particulares para recibir los giros internacionales de sus pagos. Aún no es claro quién costeó los tiquetes y la estadía de las personas que viajaron a Haití, previa escala de unos días en República Dominicana.

“Señores aún nos falta personal para el vuelo ya casi tenemos todo el personal, pero aún nos faltan comandos, el que conozca personas buenas que puedan recomendar escriban a Mendivelso”, les dice el coronel. Según información en poder de SEMANA, se trataría de Gersain Mendivelso Jaimes, un soldado profesional retirado que salió de Bogotá y entró a Punta Cana el pasado 4 de junio.

En el grupo de WhatsApp, integrado, cuando menos, por 100 personas, se les anuncia, ante las dudas de quienes quieren viajar y están desesperados, que el contrato mínimo debe ser por cinco años. Les hablan de un proyecto grande y que podrá requerir de muchas más personas en el futuro. “Es necesario que cada uno de ustedes tenga en la maleta para traer un polo negro, sin estampados ni que diga comando, lo más sencillo que se pueda, y un pantalón caqui, más o menos ropa táctica, yo sé que muchos tienen, eso previendo que no alcancemos a uniformarnos los primeros días, en caso de que toque salir rápido”, les dicen.

En otro mensaje les piden los datos personales, los cursos de combate que han realizado, las unidades en las que operaron cuando estuvieron activos, cuál era su especialidad, les piden antecedentes, una foto del pasaporte y una foto en pantaloneta negra y camiseta blanca.