Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Aunque el senador brasileño José Serra ha sido históricamente adversario del PT, Partido de los Trabajadores, anunció que apoyará a Lula en segunda vuelta.

mundo

Histórico adversario político de Lula da Silva lo apoyará en segunda vuelta en Brasil

Con esta adhesión, Lula se acerca cada vez más a la victoria, tras haber obtenido el 48 % de los votos en la primera vuelta.

El próximo domingo 30 de octubre Brasil celebrará la segunda vuelta presidencial, entre los candidatos Luiz Inácio Lula da Silva, de 76 años, del Partido de los Trabajadores, de izquierda, y Jair Bolsonaro, de 67 años, del Partido Liberal, de derecha. El antiguo contrincante de Lula en elecciones, José Serra, ha hecho público su apoyo al candidato Lula da Silva.

A través de sus redes sociales declaró de manera contundente y tajante: “No me detendré en el tema. Ante las alternativas planteadas, votaré por Lula”. Serra fue el contrincante de segunda vuelta de Lula da Silva en 2002, así como de la exmandataria Dilma Rousseff, también de izquierda, en el 2010. Pertenece all Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB, de centroderecha. Su partido dio libertad a sus afiliados para elegir entre la opción que consideraran mejor.

Lo curioso del apoyo expresado por Serra es que anunció en el mismo trino que apoyaría en elecciones regionales a gobernador del estado de São Paulo, al bolsonarista Tarcísio Gomes de Freitas, ante lo cual muchos usuarios de redes sociales respondieron, indagando por la coherencia de la decisión. Sin embargo, el excandidato no le dio vueltas al tema, pues al anunciar el voto por el bolsonarista dijo: “Por la misma razón, en São Paulo, mi voto será para Tarcísio de Freitas”.

Lula ha sumado recientemente varios apoyos, entre esos el de Simone Tebet, la senadora brasileña que encabeza el Movimiento Democrático Brasileño, MDB, que obtuvo el tercer lugar en las presidenciales, con un 4,16 % de los votos.

Lula también recibió el respaldo del Partido Democrático Laborista, PDT, cuyo abanderado en las presidenciales fue el exministro Ciro Gomes, que terminó de cuarto en los resultados del domingo con el 3 % de los votos.

Una segunda vuelta impredecible

Con el 48,43 % de los votos y un total de 57.257.972, Lula espera el próximo 30 de octubre ganar el enfrentamiento contra el ultraderechista, quien obtuvo el 43,25 % con un total de 51.071.194 votos válidos a su favor. La diferencia en primera vuelta entre los dos candidatos fue de 6,18 millones, una diferencia que Bolsonaro tendrá que recortar a su favor en cuatro semanas.

De acuerdo con el análisis de los lugares donde votaron los brasileños, es claro que hacia el norte el candidato de izquierda obtuvo la mayor parte del apoyo, mientras que en los estados del sur se dio el mejor desempeño para Bolsonaro, es decir, las regiones que abarcan a São Paulo, Río de Janeiro y Brasilia.

Parte de la estrategia de la pelea de votos de ambos candidatos está en São Paulo, en donde ganó Bolsonaro, aunque no por mucha distancia. São Paulo es el mayor colegio electoral de Brasil, con cerca de 35 millones de votantes, además de ser el estado más rico e industrializado de Brasil.

Varios líderes han anunciado su apoyo para Bolsonaro, entre esos el exjuez Sergio Moro, némesis del expresidente izquierdista Lula da Silva. También los gobernadores reelectos de los populosos estados de Río de Janeiro y Minas Gerais.

El estado de Minas Gerais es también fundamental en las elecciones de Brasil, pues todos los candidatos a la Presidencia que han ganado el cargo han logrado allí una victoria, desde el año 1989. En esta primera vuelta este estado le dio la victoria a Lula, con un 48,29 % de votos frente a un 43,6 % de Bolsonaro.