mundo

Histórico | En EE. UU. prestó juramento la primera mujer afroamericana para servir en la Corte Suprema

Los hombres blancos ya no son mayoría en el máximo tribunal del país por primera vez en 233 años.


Estados Unidos volvió a escribir una página memorable en su historia cuando Ketanji Brown Jackson prestó juramento como la primera mujer afroamericana en servir en la Corte Suprema. El nombramiento de esta mujer de 51 años de parte del presidente demócrata Joe Biden significa que los hombres blancos ya no son mayoría en el máximo tribunal del país por primera vez en 233 años.

Si bien su confirmación es un hito, esto no modifica la mayoría conservadora de seis magistrados contra tres de tono progresista en la Corte, impuesta durante el mandato del magnate republicano Donald Trump (2017-2021). La Corte viene siendo duramente criticada por sus últimos fallos, que amplían el derecho de civiles a portar armas, eliminan el derecho libre al aborto en el país y limitan el poder del Gobierno para frenar los gases de efecto invernadero.

El “histórico juramento” de Jackson “representa un profundo paso adelante para nuestra nación, para todas las jóvenes negras que ahora se ven reflejadas en nuestro más alto tribunal, y para todos nosotros como estadounidenses”, dijo Biden en un comunicado emitido el jueves 30 de junio. “La Corte Suprema acaba de ganar una colega con un intelecto de clase mundial, el temperamento digno que el pueblo estadounidense espera de un juez, y las credenciales más fuertes imaginables”, agregó.

En la misma tónica, Nancy Pelosi, la jefa de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes (Baja) del Congreso, subrayó en un comunicado que “al ocupar la jueza Ketanji Brown Jackson su puesto en la Corte Suprema, nuestra nación da un paso histórico hacia la realización de nuestros más altos ideales”. “En medio del cruel ataque de este tribunal a la salud, la libertad y la seguridad de los estadounidenses, ella será una fuerza muy necesaria para la igualdad de todos ante la justicia”, expresó.

Jackson asume al obtener el apoyo de tres republicanos del Senado durante un proceso de confirmación agotador y, en ocasiones, brutal, lo que le dio a Biden una aprobación bipartidista de 53-47 para su primer candidato a la Corte Suprema.

El nombramiento presenta una oportunidad para que el gobierno Biden se recupere de una serie de malas noticias en los últimos meses, con las calificaciones de las encuestas que dejan al presidente languideciendo por debajo del 40 % en medio de una inflación galopante antes de las elecciones de mitad de período en noviembre. De manera crucial, esto le ha permitido a Biden mostrarles a los votantes afroamericanos que rescataron su tambaleante campaña primaria de 2020 que él puede cumplir con ellos.

La noticia llega luego que la misma Corte Suprema afirmara que el gobierno de Biden tiene autoridad para poner fin al programa Quédate en México, introducido por Donald Trump y bajo el cual se envía de vuelta a solicitantes de asilo para que esperen la resolución de sus casos al otro lado de la frontera. El fallo judicial es una excelente noticia para la política migratoria de Biden, que se encontraba contra las cuerdas, y un balón de oxígeno después de varios reveses políticos por las últimas sentencias de la Corte Suprema sobre el aborto, el porte de armas o la lucha contra el cambio climático.

*Con información de AFP.