mundo

Hombre que está condenado a muerte pide que retrasen su ejecución para poder donar un riñón

El hombre será ejecutado en menos de dos semanas en Texas.


Como Ramiro Gonzales es identificado el hombre que recibirá en Texas, Estados Unidos, la inyección letal el próximo 13 de julio, pero sus abogados pidieron que retrasen esa decisión, de modo que el individuo pueda donar un riñón.

A través de una carta enviada el pasado miércoles 29 de junio, Thea Posel y Raoul Schonemann, abogados del hombre, solicitaron al gobernador republicano Greg Abbott que conceda un aplazamiento de 30 días para que este sea considerado donante vivo “para alguien que necesita urgentemente un trasplante de riñón”.

Los juristas del reo también hicieron una solicitud por separado a la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas para una suspensión de 180 días de su pena de muerte, mientras se podría llevar a cabo el procedimiento de donación del órgano.

En la petición al gobernador republicano Greg Abbott, los abogados incluyeron una carta de Michael Zoosman, un clérigo judío ordenado de Maryland que ha mantenido correspondencia con el reo.

“No tengo ninguna duda de que el deseo de Ramiro de ser un donante altruista de riñón no está motivado por un intento de última hora de detener o retrasar su ejecución. Iré a mi tumba creyendo en mi corazón que esto es algo que Ramiro quiere hacer para ayudar a que su alma esté bien con su Dios”, indicó Zoosman en la misiva.

Y agregaron los abogados en la carta: “Prácticamente, todo lo que queda es la cirugía para extirpar el riñón de Ramiro”.

Por lo tanto, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas votará el 11 de julio sobre la solicitud de Gonzales que también está dirigida al Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre la Pena de Muerte, dijo el pasado viernes que la solicitud de Gonzales de retrasar su ejecución por una donación de órganos es inusual entre los condenados a muerte en los EE. UU.

“Los escépticos pensarán que esto es simplemente un intento de retrasar la ejecución. Pero si ese fuera el caso, creo que vería muchas solicitudes (...) La historia de las ejecuciones en Estados Unidos muestra que las personas no hacen ofertas de donaciones de órganos con el fin de retrasar una ejecución que aún se llevará a cabo”, dijo Dunham.

No obstante, vale recordar que en el año de 1995 un reo de nombre Steven Shelton, en Delaware, donó un riñón a su madre.

En otro caso, en 2013, la ejecución de un preso llamado Ronald Phillips en Ohio se retrasó para que se pudiera revisar su solicitud de donar un riñón a su madre. Sin embargo, la solicitud de este fue denegada más tarde y finalmente le aplicaron la inyección letal cuatro años después, es decir, en 2017.

Ramiro Gonzales fue sentenciado a pena de muerte tras asesinar a bala a una joven de 18 años llamada Bridget Townsend, en hechos ocurridos en el suroeste de Texas. Los restos de la mujer fueron hallados por las autoridades casi dos años después de su desaparición en 2001.