mundo

Un hombre fue condenado a muerte tras arrojar a sus hijos desde el piso 15 de un edificio

El hombre cometió el doble homicidio en colaboración con su pareja.


La justicia de China condenó a muerte a un hombre identificado como Zhang Bo tras hallarlo culpable de matar a sus dos hijos al arrojarlos desde un decimoquinto piso en la ciudad de Chongqing, el 2 de noviembre de 2020.

De acuerdo con la prensa local, el hombre cometió el doble crimen en colaboración con su nueva pareja, quien también recibió la pena máxima.

Un tribunal de la ciudad central china de Chongqing afirmó que el doble homicidio fue intencional y extremadamente “extremadamente cruel” y traspasó “todas las líneas de la ley y la moral”, señaló el portal de noticias Sohu.

Los dos hermanos fallecidos fueron una niña de dos años y un niño de un año. Zhang comenzó una relación con la segunda acusada, Ye Chengduan, en abril de 2019, tras divorciarse de la madre de los pequeños.

De acuerdo con medios locales, Ye Chengduan presionó a Zhang Bo para deshacerse de los niños porque ni ella ni su familia podían aceptar una relación con un hombre que ya tenía hijos.

La madre de los pequeños narró que en medio del juicio su expareja dijo que, en el momento de los hechos, sostuvo una videollamada con Ye Chengduan, quien supuestamente lo amenazaba con quitarse la vida si él no procedía a acabar con la vida de sus propios hijos.

Por lo tanto, el tribunal consideró que el doble crimen fue producto de una conspiración entre Zhang y Ye.

A propósito del caso anterior, un hombre de 50 años, identificado como David Neal Cox, fue ejecutado el pasado 17 de noviembre tras matar a su esposa y violar a su hijastra de doce años mientras su madre agonizaba, en hecho ocurridos en mayo de 2010.

Inicialmente, el hombre había sido condenado por cometer crímenes como asesinato, secuestro, robo y agresión sexual. Ahora, su ejecución se convirtió en la primera tras casi una década en la que no se realizaron procedimientos de pena de muerte en Mississippi.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, David Neal Cox asesinó con un arma de fuego a su esposa Kim Kirk Cox, en momentos en que ella estaba en la casa de una hermana.

Posteriormente, aseguran que el hombre abusó de su hijastra que hoy en día tiene 23 años y, no satisfecho con todo lo anterior, tomó como rehén a uno de sus hermanos menores en la noche del 14 y 15 de mayo.

De acuerdo con The New York Times, dos años después de que fuera llevado ante la justicia, David Neal Cox se declaró culpable de “un cargo de homicidio capital, tres cargos de agresión sexual, dos cargos de secuestro, un cargo de robo con allanamiento de morada y un cargo de disparar contra una vivienda durante el enfrentamiento, que había llevado a un enfrentamiento de horas con la policía”, publicó ese medio.

Por lo tanto, un juez estadounidense lo sentenció a muerte, aunque la ejecución se venía aplazando desde hacía varios años atrás hasta que se llevó a cabo el mes pasado en la Penitenciaría Estatal de Mississippi, en Parchman.

El medio estadounidense también indicó que no fue el único asesinato que cometió el hombre. Aseguran que durante sus últimos días, este aceptó haber matado a su cuñada -cuyos restos aún no encuentran-, tres años antes de asesinar a su esposa y abusar de su hijastra.