nasa

La NASA desmiente que pueda haber un apagón global por tormenta solar en la Tierra

En redes sociales se había viralizado una supuesta información en la que la NASA decía que este hecho ocurriría.


En días pasados se viralizó una información en redes sociales en la que la NASA supuestamente dijo que una tormenta solar detectada el pasado 3 de julio y que tenía dirección de forma muy rápida hacia la Tierra, traería como consecuencia un apagón global.

Por tal motivo, fue la misma entidad la encargada de desmentir la información, debido a que no se registrarán afectaciones en las redes de comunicaciones.

De manera sorpresiva, el Sol registró el pasado 3 de julio la erupción más grande desde 2017, evidencia de una reactivación del ciclo de once años de nuestra estrella.

La erupción se produjo a partir de una mancha solar llamada AR2838, a las 14:29 (UTC), y se registró como un poderoso evento solar de clase X1, según el Centro de Predicción del Clima Espacial de EE. UU. (SWPC), que rastrea el clima del Sol.

El evento causó un breve apagón de radio en la Tierra, dijeron funcionarios del centro en una actualización. No obstante, la tormenta solar iría rumbo a la Tierra a 1.6 millones de kilómetros (994,193.9 millas) por hora, y ese número podría aumentar aún más.

Descrito como una “corriente de viento solar de alta velocidad”, se espera que alcance guarismos de vientos de hasta 500 km (310.6 millas) por segundo.

Un portavoz de la NASA dijo que es prácticamente imposible que una erupción solar impacte a la Tierra esta semana, teniendo como base lo dicho por los científicos de la Dirección de Heliofísica de esa agencia.

Los mensajes falsos difundidos en las redes sociales que replicaron varios medios de comunicación decían que según el Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) de los Estados Unidos, el impacto puede causar “un apagón de área amplia de la comunicación por radio HF (alta frecuencia)” durante aproximadamente una hora.

Imágenes del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA mostraron la erupción de la llamarada desde la extremidad superior derecha de la estrella vista por la nave espacial, una de las muchas utilizadas para monitorear el clima del sol.

En este caso, se trata de una de las erupciones solares más fuertes, descubiertas precisamente por el servicio del NOAA (la National Oceanic and Atmosferic Administration) y divulgadas oficialmente por su web del clima espacial.

Las erupciones solares de clase X son el tipo de erupción más fuerte del sol. Cuando se apuntan directamente a la Tierra, las más poderosas pueden poner en peligro a los astronautas y satélites en el espacio, así como interferir con las redes eléctricas de la Tierra. Las erupciones solares de clase M más moderadas también pueden sobrecargar las auroras de la Tierra con pantallas deslumbrantes, informa Space.com.

La mancha solar AR2838 que se activó con la llamarada del sábado es una nueva región activa en el sol.

Spaceweather.com, un sitio web que rastrea los eventos del clima espacial, informó que la gran llamarada de la mancha solar se registró como una clase X1.5 en la escala utilizada para rastrear los eventos solares, y ahora ha girado hacia el lado más alejado del sol.

“Tan rápido como apareció, la mancha solar ya se ha ido”, informó Spaceweather.com. “El 4 de julio giró sobre la rama noroeste del sol y pasará las próximas dos semanas transitando por el otro lado del sol”.

El clima del sol sigue un ciclo de 11 años con fases activas y años de relativa inactividad solar. El ciclo actual, llamado ciclo solar 25, comenzó en 2020.