brasil

Lula da Silva, enfilado para las elecciones en Brasil, dio el ‘sí’ en el altar

La nueva esposa de Lula da Silva, una socióloga de 55 años, podría convertirse en la primera dama de Brasil si el expresidente logra derrotar a Bolsonaro en las elecciones de octubre.


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se casó este miércoles en Sao Paulo con Rosangela da Silva, una socióloga 21 años más joven que podría convertirse en primera dama si él vence las elecciones de octubre.

El exmandatario publicó una foto en Instagram en la que le parece estar dedicándole los votos a su compañera mientras le coloca el anillo de bodas, en un salón de fiestas del acomodado barrio Brooklin, de Sao Paulo.

Cerrado a la prensa, el evento convocó a cerca de 200 invitados, entre familiares, políticos y artistas, que solo conocieron la ubicación el día anterior. Al entrar a la fiesta, fueron instruidos a dejar el celular en el guardarropa, según los medios locales.

La expresidenta Dilma Rousseff, el exgobernador de Sao Paulo y candidato a vicepresidente de Lula, Geraldo Alckmin, y el cantante Gilberto Gil, entre otros, fueron vistos llegando a la fiesta, que empezó a las 7:00 p.m.

Es el tercer matrimonio de Lula, viudo dos veces

A sus 76 años, dio el “sí” a “Janja”, una mujer sonriente de 55 años, feminista y militante de larga data del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Lula vistió un traje azul y Rosangela un vestido blanco-crema diseñado por la estilista brasileña Helo Rocha: un modelo romántico con cuello bote, mangas holgadas y falda de organza, con delicados diseños de estrellas, lunas, cactus y otras plantas del semiárido brasileño, bordados a mano.

Según el canal CNN Brasil, la fiesta de nueve horas sería animada por un DJ y música en vivo y el menú incluiría “sabores típicos brasileños”, como guiso de camarón, platillos de cangrejo o arroz con carne.

En los últimos días, circularon diversos rumores en las redes y columnas sociales sobre el costo de la fiesta. Algunos seguidores del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, su principal rival en las presidenciales, acusaron a Lula de montar una fiesta ostentosa.

Romance discreto

La flamante esposa de Lula, afiliada desde 1983 al PT, estudió Sociología en la Universidad Federal de Paraná y trabajó durante casi 20 años para la empresa de energía Itaipú Binacional en Curitiba en el sur de Brasil.

Si bien la prensa brasileña afirma que ambos se conocían “desde hace décadas”, la asesoría de Lula asegura que iniciaron su relación a fines de 2017.

Pero el romance se mantuvo en secreto hasta mayo de 2019, cuando Lula ya llevaba más de un año preso en la sede de la Policía Federal de Curitiba tras ser condenado por corrupción en el caso Lava Jato.

Rosangela participó activamente en el campamento que militantes del PT montaron afuera de la prisión exigiendo su libertad y fue a buscarlo a su salida, en noviembre de 2019.

Desde que Lula tuvo sus condenas anuladas y quedó habilitado para disputar la elección, lo ha acompañado en varias de sus apariciones públicas, incluido el lanzamiento de su precandidatura este mismo mes en Sao Paulo.

Lula, nacido en una familia pobre del estado de Pernambuco (noreste), se forjó en la vida política a través de su actividad sindical como obrero metalúrgico en Sao Paulo y gobernó el país entre 2003 y 2010.

Se casó por primera vez, en 1969, con Maria de Lourdes da Silva, que murió dos años después por una hepatitis, y en 1974 con Marisa Leticia, con quien tuvo cuatro hijos, fallecida en 2017 de un accidente cerebrovascular.