mundo

Mujer guardia de seguridad se escapó con peligroso recluso en Estados Unidos

El hombre está condenado a 75 años de cárcel por una larga serie de delitos y se le acusa de asesinato después de haber reconocido que mató a una mujer de 58 años en 2015.


Las autoridades estadounidenses emitieron una orden de detención contra una agente penitenciaria que ayudó a la fuga de un preso “extremadamente peligroso”, anunció este lunes –2 de mayo– la Policía, que desconoce si ha actuado bajo coacción.

Casey White, un recluso que mide más de dos metros y pesa 118 kilos, escapó el viernes 29 de abril de la cárcel del condado de Lauderdale en Florence, Alabama (sur de Estados Unidos).

Está condenado a 75 años de cárcel por una larga serie de delitos y se le acusa de asesinato después de haber reconocido que mató a una mujer de 58 años en 2015.

El detenido, de 38 años, salió de prisión a las 9H41 bajo la supervisión de una funcionaria del servicio penitenciario, Vicky White, de la que no es pariente pese a llevar el mismo apellido. La agente lo iba a llevar al tribunal para una evaluación psicológica y después ella iría al médico.

Hacia las 3:30 p. m. las autoridades se dieron cuenta de que ninguno de los dos había vuelto. El vehículo fue encontrado vacío en el estacionamiento de un centro comercial.

“Sabemos que ella participó” en la fuga, dijo en rueda de prensa el sheriff del condado de Lauderdale, Rick Singleton. “Si lo hizo voluntariamente, o si fue coaccionada o amenazada de alguna manera (...), no estoy seguro”.

La agente de 56 años se llevó sola a Casey White, violando las reglas que exigen que los oficiales transporten a los presos en binomios, dijo Rick Singleton.

Tampoco estaba prevista ninguna evaluación psicológica para el prisionero ese día en la corte.

Los investigadores están intrigados por otros elementos: la agente iba a jubilarse y el viernes era su último día de trabajo. Según el sheriff, vendió su casa “hace aproximadamente un mes”.

Si participó voluntariamente en la fuga “no es la Vicky White que conocemos”, declaró Rick Singleton, confirmando que la Policía barajó la hipótesis de una relación sentimental entre los dos. Por lo pronto, es objeto de una orden de detención por “haber permitido o facilitado una fuga”.

La agencia federal especializada en la búsqueda de fugitivos, United States Marshals Service (USMS), ha ofrecido una recompensa de hasta 10.000 dólares por cualquier información que conduzca a la captura de Casey White.

Dirigiéndose al público durante la rueda de prensa, Marty Keely, del USMS, advirtió: “No intenten acercarse a ninguno de estos individuos, los consideramos peligrosos”.

Antes de escapar, Casey White “no tenía nada que perder”, agregó el sheriff. En Alabama, el recluso se enfrenta a la pena de muerte si se le declara culpable del asesinato que confesó haber cometido.

A la cárcel, joven que mató a su mamá después de que le recriminara por fumar dentro de la casa

Autoridades policiales del estado de Florida, en Estados Unidos, confirmaron la captura de un hombre de 19 años, identificado como Seth Settle, quien es el confeso asesino de su madre, una mujer de 52 años, a quien familiares encontraron muerta al interior de su casa, en el condado de Polk, el pasado jueves.

De acuerdo con el informe de la Policía, en palabras del alguacil del referido condado, Grady Judd, y recogidas por medios locales, Seth sería el responsable de la muerte de su madre, en una inesperada y violenta reacción después de que la mujer le recriminara por fumar al interior de la vivienda en que habitaban, más precisamente en la habitación del joven.

En la reconstrucción de los hechos, realizada el domingo pasado por el diario estadounidense The New York Post, los hechos ocurrieron en horas de la mañana, cuando la mujer y su hijo se encontraban solos en la casa, pues el padre había salido ya hacia su lugar de trabajo, donde, al llegar, fue informado de que su esposa había tenido que ser conducida a un hospital.

Según la reconstrucción del caso, la alerta a las autoridades fue entregada por otro de los hijos de la mujer, quien habría llegado a la casa y habría encontrado a la mujer que yacía en el piso, quienes tras acudir al lugar, decidieron trasladarla hacia el hospital, donde finalmente falleció.

Inicialmente, las autoridades habrían trabajado en intentar descartar un caso de suicidio; no obstante, no evidenciaron otro tipo de lesiones que pudiese haberse infringido la mujer, así como tampoco rastros de sangre en la vivienda.

En los procedimientos adelantados en el hospital, tras declararse la muerte de la mujer, una enfermera encontró rastros de aparentes heridas punzantes, pero la herida de arma de fuego también indicaba que había recibido un disparo directo a su corazón, que además de detenerlo, había derivado en la detención del flujo de sangre.

En medio de la investigación, y tras ser indagado por las autoridades, Settle, quien había escapado de su casa tras matar a su mamá, confesó que él era el responsable de la muerte de la mujer, afirmando que, tras lo sucedido, había decidido evadir la realidad y sus responsabilidades.

De acuerdo con las declaraciones del alguacil local, tras entrevistar al autor del asesinato, el joven había afirmado que, al momento de los hechos, él se encontraba en estado de depresión y que, incluso, había estado apuntando a su cabeza con un arma de fuego; no obstante, cuando ella llegó a la habitación, el arma se disparó accidentalmente en contra de ella.

Pese a la confesión, el alguacil afirmó que la versión que manejan las autoridades es que el disparo se generó por enojo, y sin revelar más detalles de la investigación, apuntó a que habría existido voluntad en el asesinato, refiriendo a su vez que en la reacción del joven se evidencia que, tras asesinar a su mamá, ni siquiera intentó auxiliarla, sino que, por el contrario, decidió abandonarla, dirigiéndose a la casa de un amigo, a quien le confesó lo ocurrido, y le pidió que se deshiciera del arma.