mundo

No esperen una vida fácil y estén listos para luchar: la advertencia de Xi Jinping a sus funcionarios

Durante un discurso, el gobernante chino les pidió no “ceder un ápice en nuestros principios”.


El presidente de China, Xi Jinping, realizó recientemente una advertencia a sus funcionarios. El gobernante les pidió que “descarten sus ilusiones” de tener una vida fácil y “se atrevan a luchar” para proteger la soberanía y la seguridad del país.

“Los riesgos y desafíos que enfrentamos están aumentando considerablemente. No es realista tener siempre días fáciles y no querer luchar”, afirmó Xi durante un acto en la Escuela Central del Partido Comunista, donde se capacitan cuadros de la colectividad.

Y agregó: “No debemos ceder un ápice en nuestros principios. Debemos defender la soberanía nacional, la seguridad y nuestros intereses”.

Según señala South China Post, aunque el presidente chino no precisó a qué se refería con la necesidad de luchar, los comentarios se hicieron en medio de una creciente tensión con Estados Unidos en una variedad de temas, que van desde la geopolítica hasta la tecnología.

El medio indicó que el régimen ha reaccionado en los últimos meses a hechos que ha considerado como “provocaciones”, que afectan sus intereses. En ese sentido, llevó a cabo simulacros militares cerca de Taiwán, en julio pasado, en respuesta a “las expresiones de apoyo de Estados Unidos a la isla”.

Adicionalmente, cuenta la publicación que las críticas que han hecho varios países a las medidas tomadas por el Gobierno chino en Xinjiang, donde se le acusa de detenciones masivas y de obligar a los reclusos a trabajos forzosos, ha hecho que este reaccionara intercambiando sanciones con los gobiernos de Estados Unidos, Reino y con la Unión Europea. Así mismo, el régimen decidió “congelar” un acuerdo comercial con la UE que llevaba más de siete años en negociaciones.

Según la opinión de altos funcionarios chinos, se espera que continúe la tensión con Estados Unidos, a pesar de las recientes visitas al país de altos funcionarios de la Casa Blanca, como la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, y el enviado especial para el clima, John Kerry.

El tono usado por Xi Jinping, durante su discurso de esta semana, ha sido similar a los realizados en los dos últimos años, según señala la publicación. Han sido constantes los llamados a los funcionarios a que “luchen” contra las amenazas al desarrollo de China.

“El tono de sus comentarios ha sido consistente desde el año pasado. La postura de China ha sido dura desde el brote de covid y las tensiones que se generaron”, dijo a South China Post Shi Yinhong, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Renmin en Beijing.

Críticas de Kerry

Durante su visita a China, John Kerry afirmó que la construcción de plantas de carbón en ese país amenaza con socavar los esfuerzos mundiales de lucha contra el cambio climático,

En declaraciones a los periodistas, tras reunirse con altos funcionarios en Tianjin, en el norte de China, Kerry afirmó que “la incorporación de nuevas centrales de carbón supone un desafío importante para los esfuerzos mundiales para gestionar la crisis climática”.

Agregó que había pedido a los funcionarios del país que más contamina del mundo que interrumpan la construcción de este tipo de plantas para “no arruinar la capacidad del mundo de lograr la neutralidad del carbono para 2050”.

Según él, las conversaciones fueron “muy constructivas”, pero dijo que fue “muy directo” sobre el tema.

China se fijó por objetivo alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono para 2060, pero el país sigue siendo aún muy dependiente del carbón, que constituye el 60 % de su fuerza energética.

Y pese a las promesas de limitar su consumo de carbón de aquí a 2030, China puso en funcionamiento el año pasado centrales de carbón diseñadas para producir 38,4 gigavatios, más de tres veces lo que produjo el resto del planeta en ese periodo.

No obstante, China advirtió que la cooperación ambiental se podría ver afectada por el deterioro en las relaciones bilaterales.

Kerry pidió a China que no deje que esas tensiones frenen las negociaciones climáticas.

“El clima no es ideológico”, dijo. “Es un desafío mundial”.

“Es esencial (...) sean cuales sean nuestras diferencias, que nos ocupemos de la crisis climática”, agregó.

China afirmó el jueves que la cooperación en materia climática con Estados Unidos depende de la buena relación general entre ambas potencias.

“La cooperación sino-americana sobre el clima no puede ser separada de la relación general entre los dos países”, había advertido el miércoles el ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, durante una conversación por video con John Kerry.

“La bola está en el campo de Estados Unidos, y Estados Unidos debe dejar de ver a China como una amenaza y un rival”, estimó Wang Yi.

“El mundo no puede resolver el problema del calentamiento global sin el compromiso total de China, que produce el 27 % de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo”, afirmó Kerry, pidiendo al Gobierno chino que cumpla “con una responsabilidad acorde con su estatus”.

China es el primer emisor mundial de CO2 (27 % de las emisiones) por delante de Estados Unidos, que históricamente es el país que más emisiones de carbono ha producido hasta ahora.

Con información de la AFP.