mundo

Papa Francisco volvió a faltar a un acto de la iglesia ¿Cuál es su estado de salud?

En los últimos días, se ha visto al pontífice caminando con la ayuda de un bastón como punto de apoyo y sin la silla de ruedas que ha usado desde principios de mayo para desplazarse.


El papa canceló la cita que tenía prevista este jueves con una delegación del Comité Judío Internacional “debido al empeoramiento del dolor” que arrastra en la rodilla derecha, informó la oficina de prensa del Vaticano.

“El papa Francisco no ha podido reunirse esta mañana con la delegación del Comité Judío Internacional debido al empeoramiento del dolor en la rodilla”, indicó tras difundir a la prensa acreditada ante la Santa Sede, el texto preparado para el pontífice y leído en su nombre por el presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el cardenal Kurt Koch.

En los últimos días, se ha visto al pontífice caminando con la ayuda de un bastón como punto de apoyo y sin la silla de ruedas que ha usado desde principios de mayo para desplazarse.

Sin embargo, era notable su forma de caminar pausada y renqueante.

El papa, que cumplirá 86 años en diciembre y cuyo problema en la rodilla derecha le ha obligado a aplazar el viaje que tenía previsto del 2 al 7 de julio a la RCD y a Sudán del Sur, admitió a mitad de junio que la vejez impone “límites” como a él que para “caminar” tiene que usar “un bastón”.

“Cuando uno es viejo, no puede hacer las mismas cosas que cuando era joven. El cuerpo tiene un ritmo diferente, debemos escucharlo y aceptar sus límites. Todos tenemos límites: incluso yo tengo que caminar con un bastón”, dijo Francisco durante una audiencia general.

El papa mantiene en agenda el viaje apostólico a Canadá, del domingo 24 al sábado 30 de julio. La primera parada será en Maskwacis, donde se encontrará con las poblaciones indígenas first nations, métis e inuit.

El martes presidirá la Santa Misa en el Commonwealth Stadium de Edmonton y la liturgia de la Palabra en el Lac Ste Anne Pilgrimage. Al día siguiente pondrá rumbo a Quebec, donde se reunirá con el gobernador y el primer ministro. Ese mismo día tendrá lugar el encuentro con las autoridades civiles.

En Imágenes : Misil ruso impacta en centro comercial ucraniano
El papa Francisco condenó el “bárbaro ataque” con misiles contra un centro comercial en la ciudad de Kremenchuk (Ucrania), en el que murieron 20 personas y otras 59 resultaron heridas / REUTERS - Foto: via REUTERS

En Quebec también presidirá la Misa en el santuario de Sainte Anne de Beaupré, y mantendrá un encuentro con religiosos y agentes de pastoral en la catedral de Notre Dame.

El 29 de julio se verá en privado con los miembros de la Compañía de Jesús y viajará hasta Iqaluit para reunirse con alumnos de las escuelas residenciales implantadas en el siglo XIX y en activo hasta 1996 que forzaban la separación obligada de los niños y sus familias y se llevaba a cabo una política de asimilación que les impedía hablar su idioma o practicar su cultura. Muchas de ellas estaban apoyadas por la Iglesia católica.

El papa expresa su “dolor” por dramas de migrantes en Melilla y en Texas

En el más reciente pronunciamiento del papa Francisco, expresó su “dolor” por las “tragedias” sufridas por migrantes en el enclave español de Melilla y en Texas, que dejaron decenas de muertos en los últimos días.

“Recibí con dolor la noticia de las tragedias de migrantes en Texas y en Melilla”, dijo en Twitter el pontífice. “Recemos juntos para que nuestros hermanos que murieron buscando la esperanza de una vida mejor”, agregó.

El lunes, al menos 46 migrantes fueron encontrados muertos en un camión en una ruta cerca de San Antonio, en Texas, en Estados Unidos, en una de las peores tragedias migratorias de los últimos años.

El pasado viernes, 23 migrantes murieron en enfrentamientos con la policía cuando intentaban entrar en el enclave español de Melilla, en el norte de Marruecos.

Previamente, condenó el “bárbaro ataque” con misiles contra un centro comercial en la ciudad de Kremenchuk (Ucrania), en el que murieron 20 personas y otras 59 resultaron heridas y que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó como “uno de los actos terroristas más atrevidos en la historia europea”.

“Llevo cada día en el corazón a la querida y martirizada Ucrania, que continúa siendo flagelada por ataques bárbaros, como el que golpeó el centro comercial de Kremenchuk”, señaló el pontífice, tras rezar el Ángelus con motivo de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.

Francisco clamó contra esta “locura de guerra”, para que pueda llegar al fin” y pidió que “el Señor abra caminos de diálogo que los hombres buscan y no encuentran”, a la vez que instó a la comunidad internacional para que “no falte a la ayuda” en el conflicto en Ucrania.

* Con información de Europa Press y AFP