Home

Mundo

Artículo

Pedro Castillo señaló que las actuales acusaciones en su contra no tienen fundamento ni pruebas, y que solo buscan desestabilizar su gobierno.
Pedro Castillo anunció que disolverá el Parlamento de su país y llamará a nuevas elecciones. - Foto: Twitter/ @PedroCastilloTe

perú

Presidente de Perú, Pedro Castillo, disuelve el Congreso y desata una fuerte crisis institucional

La decisión se conoce a pocas horas de que el órgano legislativo votó la tercera moción de vacancia en lo que va corrido de su mandato.

Este miércoles, cuando los ojos de Perú y la región estaban puestos sobre el Parlamento de Perú, órgano legislativo de ese país, que se aprestaba a votar este 7 de diciembre una nueva moción de vacancia en contra del presidente Pedro Castillo Terreros; el mandatario sorprendió con un mensaje a la comunidad, con el que anunció la decisión de disolver temporalmente el legislativo nacional, y convocar a las elecciones de una constituyente que tendrá como objetivo formular una nueva carta magna en un plazo no superior a nueve meses.

Luego de conocerse su decisión, Castillo también advirtió sobre su llamado a la aplicación de la ley marcial o toque de queda para preservar el orden público en el país, consciente de la reacción que esto puede despertar en la comunidad.

En referencia a ello, la ley marcial dispuesta por el presidente Castillo en su mensaje televisado establece la restricción a la movilidad entre las 10:00 p.m. de este miércoles, hasta las 4:00 a. m. del próximo jueves.

En ese mismo sentido, durante su pronunciamiento, el mandatario dispuso la reorganización de varios de los estamentos del poder en su país, refiriéndose a los órganos del poder Judicial, el Ministerio Público, la Junta Nacional de Justicia y el Tribunal Constitucional.

En relación con el orden público, en el que dispuso que el Ejército apoyará en las labores de control social a la Policía, el presidente Pedro Castillo también apuntó que todas las personas; civiles, que posean armamento, deberán ponerlo en poder de la Policía en un plazo no superior a las 72 horas, advirtiendo a su vez que quien desobedezca, incurrirá en un “delito”, amenazando incluso con ponerlos tras las rejas.

Tras la difusión del mensaje televisado de Pedro Castillo, una cascada de renuncias por parte de los miembros de su gabinete se han conocido, incluyendo el retiro de ministros de carteras como Relaciones Exteriores, Cultura y Trabajo, y Economía y Finanzas, entre otros.

A su vez, desde el Congreso se ratificó el llamado del presidente de la institución a la realización de la plenaria prevista para este miércoles a las 12:30 p. m., en la que está previsto que se realice la correspondiente votación de la moción de vacancia.

Esta sería la tercera moción de vacancia en lo corrido del mandato de Pedro Castillo, y según los cálculos de los expertos, los votos a favor de la decisión que dejaría por fuera al mandatario estarían cerca de ser los necesarios para lograr la recurrente iniciativa de sacarlo del poder.

Recientemente, la pelea entre Castillo y el Congreso también ha derivado en la negativa de tres permisos para salir del país, uno de ellos precisamente para acudir el pasado mes de agosto a participar de la toma de poder del presidente de Colombia, Gustavo Petro Urrego.

En el anuncio de la decisión de la disolución del Parlamento, Castillo ha advertido el deseo de una parte del Congreso de retirarlo del poder, pues no están de acuerdo con que una persona ‘del común’ ejerza el mandato, advirtiendo que estos están encaminados en “dinamitar la democracia y desconocer el derecho de elegir” de quienes lo erigieron como presidente.

¿Qué se necesita para que sea aprobada la vacancia?

De acuerdo con lo hasta ahora evidenciado, el Congreso sí llevará a cabo la cita para la votación de la tercera moción de vacancia en contra de Castillo, pese a la disolución del parlamento.

En ese sentido, la Constitución de Perú establece que la votación para determinar la vacancia del presidente, debe contar con el voto positivo de 87 de los legisladores, lo que equivale a dos tercios de la totalidad de los 130 miembros del Congreso.